domingo, 30 de abril de 2017

Voces de Chernóbil: Crónica del futuro

Image result for voces de chernóbilTítulo: Voces de Chernóbil: crónica del futuro.
Autora: Svetlana Alexiévich
Editorial: Debolsillo
Páginas: 408

Sinopsis

Chernóbil, 1986. «Cierra las ventanillas y acuéstate. Hay un incendio en la central. Vendré pronto.» Esto fue lo último que un joven bombero dijo a su esposa antes de acudir al lugar de la explosión. No regresó. Y en cierto modo, ya no volvió a verle, pues en el hospital su marido dejó de ser su marido. Todavía hoy ella se pregunta si su historia trata sobre el amor o la muerte.


Voces de Chernóbil está planteado como si fuera una tragedia griega, con coros y unos héroes marcados por un destino fatal, cuyas voces fueron silenciadas durante muchos años por una polis representada aquí por la antigua URSS. Pero, a diferencia de una tragedia griega, no hubo posibilidad de catarsis.



Opinión

Llevaba ya tiempo queriendo leer alguna obra de esta autora, puesto que había leído varias reseñas positivas por el mundo blogger, especialmente tras su galardón del Premio Nobel de Literatura en 2015. Me llamaba sobre todo ese experimento literario de dar voz a aquellos protagonistas anónimos de acontecimientos históricos tan relevantes como la Segunda Guerra Mundial, la explosión de Chernóbil, o la Guerra de Afganistán. Y me parece interesante porque, en ocasiones, tendemos a deshumanizar hechos históricos que nos pillan lejos (bien cronológicamente, bien geográficamente); tendemos a olvidar que tras esos hechos hubo personas como tú o yo que los sufrieron y, la mayor parte de las veces, de manera horrible. 

Tras un tiempo de indecisión, pues casi toda su obra me llamaba la atención, finalmente Amazon me dio la respuesta al poner en oferta el libro de Voces de Chernóbil: crónica del futuro y, aprovechando las vacaciones de Semana Santa, comencé su lectura. Yo, como muchos de mi generación, conocía a muy grandes rasgos lo que había pasado en Chernóbil. Bueno, sabía que había explotado un reactor, que había causado un verdadero desastre natural y que había provocado la evacuación de varias ciudades y había visto varias fotos, de esas que circulan en la red, de hospitales vacíos, parques de atracciones, etc. Como ya he dicho, de alguna manera había deshumanizado el hecho porque en ningún momento me había parado a pensar cómo había afectado esto a personas normales y corrientes. Y eso es lo que hace precisamente esta obra, humaniza lo que ocurrió en Chernóbil y nos trae varios testimonios de personas que vivieron de cerca lo que ocurrió un día de abril de 1986. El libro, por tanto, es una sucesión de voces, sin ningún orden en concreto, monólogo tras monólogo que puede llegar a saturar al lector que no esté acostumbrado a este tipo de libros. Y en todos estos monólogos la autora está prácticamente ausente, pues en ningún momento se manifiesta, deja que sean las personas quienes hablen desde el corazón.

He de admitir que he sentido verdadera fascinación por esta obra, dado que me ha sorprendido muchas de las reflexiones que hacen algunos de los testimonios. Por ejemplo, la idea del hombre soviético capaz de enfrentarse a esos peligros invisibles como la radiación. Le hecho de que ese concepto del héroe soviético estuviera hasta tal punto asimilado que se consideraba una responsabilidad el ir a limpiar una radiación que iba a provocarles la muerte y, es cierto, que muchos no lo sabían, pero otros sí y de todas maneras fueron. El posterior desencanto, la caída del héroe soviético que se siente traicionado por un gobierno que no les ha cuidado. La mujer sufriente que se mantiene al lado del marido hasta el agonizante final. Y el fin de los ideales soviéticos. Todas estas reflexiones se extraen incluso de los testimonios de personas más humildes… 

Al ser todo testimonios, el lenguaje empleado es muy simple, pues lo que interesa transmitir al lector son las vivencias de estas personas. Pero no por simple deja de carecer de profundidad y debo admitir que me he emocionado especialmente en los testimonios de las esposas que se mantuvieron con sus maridos hasta el final y debo destacar especialmente dos: el primero y el último. También me ha parecido acertado el amplio abanico de testimonios, que no se centran únicamente en un grupo social, sino que va desde ingenieros a simples campesinos que de un día a otro debieron abandonar sus causas por culpa de eso que no se veía pero que causaba la muerte de muchos. Sin duda alguna, la autora buscaba dar una visión amplia de cómo había afectado Chernóbil a la sociedad.

No obstante, pese a lo interesante que me resulta el hecho de dar voces a esos protagonistas anónimos, he echado de menos la intervención de la autora. En primer lugar, me hubiera gustado una introducción algo más extensa de los acontecimientos de Chernóbil, al menos para entrar en contexto. Creo que también hubiera sido una buena idea que la autora hubiera hablado más del proyecto literario, cómo surgió, como planteó las entrevistas, cómo entró en contacto con la gente y cómo se sintió ella al hablar con la gente. Y, por último, me hubiera gustado también un capítulo conclusivo en el que la autora hubiera contado qué reflexión hace ella de estos testimonios y de las ideas que yo he mencionado anteriormente. Quizás la intención de la autora no era la de hacer un estudio de Chernóbil, sino simplemente la de dar voz a esas personas, pero confieso que a mi simplemente las voces me ha sabido a poco. 

Voces de Chernóbil me ha parecido una buena obra para conocer a una autora a la que tenía cierta curiosidad. No tengo dudas de que leeré otros trabajos suyos, pues ya le tengo echado el ojo a La guerra no tiene rostro de mujer, solo espero que en esta ocasión la autora esté más presente en ella.

lunes, 24 de abril de 2017

Nuevos aires.

Acabo de Leer nació hace ya unos años de la mano de dos lectores empedernidos que quería compartir sus experiencias con todos. Javi y Alejandra han mantenido el blog activo hasta este año, en el que la falta de tiempo comenzó a pasar factura y las reseñas se espaciaron en el tiempo.

Pero hoy estamos felices: nuevos aires llegan a Acabo de leer de la mano de dos nuevas lectoras: Rosa y Sonsoles. Seguramente las temáticas se harán más variadas. Esperemos que os guste, como esperamos que os guste la nueva imagen del blog. 


domingo, 23 de abril de 2017

Villa en Fort-Liberté

Título: Villa en Fort-Liberté
Autor: Eduardo Flores.
Editoral: Dalya.
Páginas: 577.

Sinopsis


No se escuchan los tambores la primera noche que se llega a Fort-Liberté. Ni siquiera la segunda... hay que ser haitiano y muy negro para no sentir el escalofrío que produce escuchar la letanía de percusiones... como la tormenta.. En el impactante relato de Eduardo Flores un hombre, Chilo, busca su lugar en la vida a la vez que asistimos a la ruina de un país, Haití, descabezado por las armas con el beneplácito del primer mundo.. Conocemos a Chilo en un viejo hotel abandonado de Fort-Liberté, un pueblo al noroeste de Haití, próximo a la frontera con República Dominicana. Allí transcurre su existencia, rodeado por una sociedad castigada por la Historia y marcada por el influjo del Vudú, acompañado de personajes con los que comparte el peso de lo vivido y un duro presente. Cómo ha llegado Chilo hasta aquel lugar olvidado del mundo es un relato de violencia, pero también un debate entre la existencia del destino, el azar y la capacidad de elección del ser humano.. Mientras tanto el lector podrá navegar a bordo del Habana vieja y descubrirá el mar, y África, el tráfico de armas y el opio, la prostitución en el sudeste asiático; se postrará ante la inquietante y colosal presencia de el Francés, un hierofante oscuro, también una lucidez inalcanzable, un ser más allá del bien y del mal.

Opinión

Eduardo Flores demostró en su primera novela que no es un autor más. Y aquí vuelve a hacerlo alejándose mucho, en estilo, temática y genero a su primera novela. Villa en Fort-Liberté es mucho más compleja, más oscura y caótica. Una novela que no será del gusto de todos y que, desde luego, no es para todos los públicos. 

Y no lo es, porque Flores construye una historia caótica y violenta en la que, sin embargo, todo parece estudiado hasta el último detalle. Quizá lo más destacado sea el lenguaje empleado, que te produce una impresión de caos mientras lo lees, como si fueras enredándote en un hilo del que no sabes muy bien como salir pero del que, gracias a la historia, no quieres salir. El caos de la villa haitiana se traslada al papel mediante el uso de la puntuación y es aquí donde la historia dejará de gustar a todos por igual. Mientras algunos podrán aplaudir la genialidad del autor para recrear el caos de Fort-Liberté en la novela, otros pueden verlo como excesivamente enrevesado. 

Aun así, Villa en Fort-Liberté se sobrepone a cualquier pero gracias a una historia violenta y desgarradora que termina convirtiendo en único y verdadero protagonista a la crueldad humana. Eduardo Flores va adentrándose en un infierno de violencia y destrucción que le aleja de "Una ciudad en la nunca llueve" con la que nos sorprendió a muchos lectores con una historia tragicómica que aquí desaparece completamente.

No diré que es una lectura fácil y sencilla, porque no lo es. Es una historia caótica y violenta que, al menos a mí, ha logrado engancharme. Además, es la demostración de que Eduardo Flores es un autor diferente, que escribe lo que quiere y no lo que busca la inmensa mayoría de los lectores. Pero sí no existieran autores como él, perderíamos una parte muy rica de la literatura: la que cuenta cosas, la que experimenta con las letras, la que no busca entretener sino hacer pensar. 

viernes, 24 de febrero de 2017

La Iglesia

Título: La Iglesia
Autor: Alberto M. Caliani
Páginas: 364
Editorial: Cazador de ratas.

Sinopsis

La Iglesia de San Jorge es clausurada en 2005 tras la muerte de su párroco en extrañas circunstancias. Ocho años después, la diócesis encarga su reapertura al padre Ernesto Larraz, un sacerdote que ha sido apartado de la docencia por un polémico caso de agresión a un menor. Las obras de restauración del templo propiciarán el hallazgo de una cripta que esconde una antigua talla barroca de un crucificado de aspecto aterrador. ¿Acaso puede existir un ente maléfico más antiguo y poderoso que el mismísimo Dios? Si eres de los que confían en que no hay lugar más seguro que el suelo sagrado de una iglesia, mejor no leas esta historia.

Opinión

Tengo que reconocer que me lo he leído por una recomendación pero que, de inicio, la literatura de terror no es mi genero preferido. Pero la sorpresa ha sido mayúscula cuando me he encontrado un libro sencillo de leer, con un lenguaje cercano, mundano y racional, algo que se agradece en este tipo de obras. Pero La Iglesia, es una historia casi costumbrista con personajes cotidianos y casi anodinos que van ganando peso con el transcurrir de los acontecimientos. Y que te enganchan a sus historias y en la forma de contarla, porque Caliani cautiva con sus descripciones y te hace participe de lo narrado.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es, precisamente, que el autor ha logrado que recorra las calles de Ceuta como si las conociera de toda la vida, cuando jamás he pisado la ciudad. Y esa "normalidad" hace que este thriller-sobrenatural sea especial y pueda engancharnos a los que no gustamos de este tipo de historias. Y es que La Iglesia es una obra muy visual, que te atrapa del todo y, aun intuyendo lo que ocurre, te hace desear conocer el desenlace y saber qué pasará con San Jorge y con los protagonistas.

Si debo reconocer que pese a que la sinopsis hable de Ernesto Larraz como la historia principal, el sacerdote va quedando oculto bajo la sombra de su vicario y del encargado municipal de la restauración -para mí, el verdadero protagonista-. Aunque todos ellos se encuentran perfectamente construidos y aportan cosas a la historia para terminar siendo una novela coral y completa.

Sin duda, ha sido un acierto, una novela que me he leído en un santiamén (nunca mejor dicho) y que, desde luego, recomiendo a todo el que quiera pasar un buen rato con una historia diferente. Pero ojo,  si lo que buscas es una historia que te quite el sueño en las noches, no es La Iglesia, ya que no es una novela de terror sino una historia de personas que viven un fenómeno sobrenatural. Pero, lo importante, es la evolución de cada uno de ellos ante lo que están viviendo. Aun así, algún momento, te hará replantearte tus miedos infantiles.



domingo, 22 de enero de 2017

Los seres infrecuentes

Título: Los seres infrecuentes
Autora: Isabel Garzo
Páginas: 198
Editorial: Pie de Página

Sinopsis

¿Es posible parecerse a alguien por dentro? ¿Y pertenecer a un lugar en el que nunca antes se había estado? ¿Quién decide qué personas conocemos, cuáles solo están de paso y cuáles vienen para quedarse?

Brais ha construido una vida sin fisuras en Madrid: adora su trabajo, a su mujer y a su hijo y cuenta los días que faltan para un nuevo y emocionante acontecimiento. Pero las circunstancias le hacen viajar al pequeño pueblo gallego en el que nació y al que no ha vuelto desde que su abuelo lo llevó a la capital para criarlo. Esa aldea será su punto de conexión con sus orígenes, con historias que ignoraba y, quizá, si cierra los ojos y respira despacio, con una dimensión mágica que le ayudará a entender de qué está hecha la estructura invisible que conecta todo y a todos.


Los seres infrecuentes es un canto a las coincidencias, a los momentos —a veces diminutos— que van dando forma a las vidas y a esas personas inesperadas e inevitables que llenan de luz todo aquello que tocan.

Opinión


La primera vez que leí algo de Isabel Garzo fue justo hace un año con su novela Las reglas del olvido, cuya reseña podéis encontrar en este blog también. Es una novela de la que aún guardo un grato recuerdo, porque contenía una de esas historias que te invitan a pensar sobre detalles de tu vida aparentemente nimios. Por eso cuando Isabel me ofreció leer su última novela no pude negarme, pese a que por cuestiones laborales no haya podido leerla antes. Ahora así, por fin he conseguido equilibrar un poco mejor mi trabajo con mis hobbies y ahora trato de leer un poco más los fines de semana, lo que me ha permitido terminar esta novela. 

Los seres infrecuentes es una novela difícil de definir. Su argumento puede parecer sencillo, aunque a mí me ha parecido de una profundidad apabullante. Su protagonista es Brais, un hombre de familia que acaba de adoptar a una niña y que, sin sospecharlo, va a experimentar un viaje emocional en el que se va a cuestionar su propia existencia. Una pequeña confesión de su abuelo antes de morir va a provocar que Brais se pregunte por su propia vida y también por las relaciones que ha forjado, en especial con su abuelo. Y es que, nos puede parecer una tontería, pero las relaciones lo son todo y algunas vienen ya dadas, por ejemplo, las que tenemos con nuestros padres, hermanos, etc. son relaciones "innatas", otras, sin embargo, las vamos creando nosotros y cada una de esas relaciones forman nuestra vida. Y ¿Quién decide las relaciones que vamos creando? ¿nosotros? ¿El destino? Y esa es la idea, en líneas generales, que quiere transmitirnos Isabel. Los encuentros con esos seres infrecuentes con los que forjamos relaciones.

La autora vuelve a utilizar la primera persona, quizás para ayudar al lector a sentirse identificado con Brais, de quien conocemos absolutamente todo. El lector se convierte de esta manera en un testigo directo del viaje emocional de Brais, conoce todos sus pensamientos e incluso sus secretos más oscuros. Y me parece una decisión acertadísima, porque es de esas historias en la que el lector necesita conocer absolutamente todo. Es, además, un viaje que transcurre lento. El lector debe, por tanto, ser paciente porque la historia se va introduciendo poco a poco, sin tener del todo claro qué es lo que nos quiere contar la autora. Pero ese ritmo pausado, como el de todas las buenas historias, es constante hasta el punto de que es casi imposible parar de leer porque el lector necesita conocer el final de ese viaje. 

La narrativa de Isabel vuelve a parecerme sencilla, no hay florituras del lenguaje, aunque en esta ocasión ese tono intimista de su anterior novela está mucho más acentuado. Se nota, además, por el tipo de historia y por cómo está escrita de que  hay cierta madurez. Lo que no ha cambiado es ese interés por parte de la autora por hacernos reflexionar, enfrentándonos a una serie de preguntas que no son fáciles de responder, pues Brais es quien es por caprichos del destino ¿o quizás no? ¿Por qué surgen los lazos afectivos? ¿Es necesatio tener un vínculo biológico para parecernos? ¿por qué estamos destinados a una serie de personas? ¿Quiénes son nuestros seres infrecuentes? Podría seguior escribiendo preguntas y no me enfado con la autora por planteármelas, porque para mí una buena historia es la que te mueve algo por dentro. Con respecto a las relaciones me quedo con una cita que se me ha quedado grabada: Nuestro paso por la vida es tan absurdamente breve que más nos vale centrarnos en las personas que elegimos y que nos eligen. 

Los seres infrecuentes es de esas novelas que hay que leer despacio, disfrutándola poco a poco y ¿por qué no? parándonos a pensar. Es una de esas historias aparentemente sencillas, profundamente intimista de las que al terminar de leer se te queda una sonrisa en la cara. Sé desde ya que me costará olvidarla. 

domingo, 15 de enero de 2017

The duff

Título: The Duff
Autora:  Kody Keplinger
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 301

Sinopsis

Bianca no se considera la más guapa del instituto, pero sí demasiado lista para dejarse engañar por el atractivo y mujeriego Wesley Rush. Por eso, cuando Wesley la llama Duff -apodo que utiliza para referirse a la chica menos agraciada de un grupo de amigas-, lo último que ella espera es acabar besándose con él.  Pero ha pasado y, aunque lo odia con todas sus fuerzas, el beso le gusta. Y sin apenas saber cómo, empiezan una relación secreta de amigos (o enemigos) con derecho a roce.  Poco a poco, Bianca descubrirá que tienen algo en común: ambos esconden un problema familiar. Resulta, además, que él la comprende y la escucha. De pronto se da cuenta, con horror, de que tal vez haya algo más que sexo entre ellos




Opinión
Hace tiempo que la literatura juvenil dejó de estar de entre mis prioridades lectoras, pero, de alguna manera, cada año se me cuela alguna en mi lista de lecturas. Creo recordar que hace dos años, por ejemplo, leí Bajo la misma estrella o la trilogía de Los juegos del hambre, dos lecturas de las que disfruté mucho.  Pero por norma general no es un género al que le dedique mucho tiempo. No obstante, me decidí leer esta novela porque en Navidades vi la película con mi hermana y me pareció tremendamente entretenida e intuía que el libro sería algo mejor, y lo cierto es que me he encontrado con algo totalmente diferente, ni peor ni mejor, sino que libro y película parecen contar dos historias totalmente diferentes aunque con los mismos tópicos.

The Duff nos cuenta la historia de Bianca Piper, una chica de 17 años con una gran personalidad, opiniones muy sólidas y una visión un tanto cínica del mundo. Destaca por su personalidad e inteligencia, pero no por su aspecto físico lo que hace que, en comparación con sus amigas, se convierta en la Duff, o sea, la amiga gorda y fea (Designated ugly and fat friend). Y Bianca no tiene ni idea de ello hasta que el machito del colegio, el "promiscuo" Wesley Rush, se lo dice y hará cambiar su forma de ver su lugar dentro de su grupo de amigas y en el colegio. Las cosas se complican aún más para Bianca cuando su madre decide divorciarse de su padre, un ex-alcohólico, lo que le llevará a lanzarse a los brazos de Wesley, a quien usará como juguete sexual. Lo peor es cuando se de cuenta que ha atravesado una línea muy delgada y lo que antes era sexo ahora es amor. A grandes rasgos, The Duff no hace más que repetir los mismos clichés de las historias juveniles del cine adolescente americano, con la novedad de que ahora los adolescentes tienen acceso a miles de redes sociales, y son algo más "despiertos" que antes. Pero, seamos sinceros, a muchos nos gusta este tipo de historias, nos despierta ese lado nostálgico hacia una época en la que las películas de John Hughes eran todo nuestro mundo y cuando soñábamos que Freddie Prince Jr. vendría a rescatarnos como en Alguien como tú. Y en cierta manera ese el punto fuerte de la novela, pero también su punto débil porque como lectura no aporta absolutamente nuevo a la literatura juvenil. No he encontrado nada, ni en su argumento ni en sus personajes, que me haya sorprendido, se trata de repetir una serie de clichés que funcionan en este tipo de historias, pero que también del algún modo las encasillan, 

Asimismo, la protagonista me parece muy llevada al límite con esa visión tan absolutamente cínica de todo lo que le rodea. Y se trata con una absoluta superficialidad aspectos que tienen su punto dramático como el abandono familiar, el alcoholismo o el acoso escolar. Y sí, muchos me preguntaréis ¿Y qué esperas? Pues quizás espero que una literatura juvenil trate estos temas como se merece, porque en la vida hay mayores preocupaciones que el haberte enamorado con el chico que te has estado acostando y creo que las novelas juveniles deberían ser valientes al tratar estos aspectos. Eso sí, agradezco y mucho que se trate la cuestión del sexo, que en ocasiones se intuyen en este tipo de novelas pero no se tratan de manera explícita. La sexualidad entre los jóvenes es una realidad y es normal que este tipo de historias lo retrate con normalidad.

En definitiva, una novela que no pasa de ser entretenida, de esas que se leen para evadirnos un ratito de la realidad y pasar el rato y que lo único que despierta es nuestro lado más nostálgico.

Adaptación

Como mencionaba anteriormente, The duff cuenta con una adaptación cinematográfica, aunque llamarla adaptación sería abusar descaradamente del término porque a mí me han parecido dos historias muy diferentes. Si la novela repite los tópicos de las historias de adolescentes americanos, la película ya ni os cuento, además está está mucho más suavizada porque no aparece lo de la relación sexual que viven Bianca y Wesley, pero es una película entretenida. Os dejo el tráiler por si os llama la atención




jueves, 12 de enero de 2017

La encrucijada de las Libélulas

Título: La encrucijada de las Libélulas
Autor: J.L.Scott.
Editorial: Sin publicar.
Páginas: -

Sinopsis

En el siglo siglo XVIII los muchachos que concluían sus estudios en la Universidad llevaban a cabo un viaje cultural e iniciático, conocido como el Grand Tour. El joven Aubrey, sin embargo,  deseaba emprender una aventura diferente. Quería descubrir Europa a su forma y perseguir las experiencias que a él de verdad le entusiasmaban: cambiar las tertulias con intelectuales por los bosques antiguos, las ciudades de lujosos edificios por aldeas llenas de misterios, o conocer personajes de cuento y criaturas de leyenda en vez de pensadores ilustrados y artistas famosos. Y para ello, nada mejor que iniciar el periplo llevando a cabo una fantasiosa misión, la búsqueda de las libélulas de lapislázuli, unas joyas mágicas que supuestamente guardaban una curiosa leyenda tan maravillosa como absurda.   Lo que no sabía nuestro intrépido e incauto viajero era que no solo se iba a tener que enfrentar a todos los que opinaban que su viaje era una estupidez, sino que además un sin fin de peligros y aventuras le esperaban en el camino.


Opinión

Siempre he sentido una profunda admiración por toda aquella persona capaz de sentarse delante de un ordernador y escribir una historia de cero, quizás porque a mí siempre me ha resultado más fácil escribir Historia, que se apoya en una serie de fuentes y es mucho más fácil de estructurar. No surge de tu imaginación, sino de tu trabajo investigador. Y lo cierto es que, cuando uno empieza a escribir una historia no importa si no es perfecta, el ejercitar la imaginación (o simplemente el tenerla) ya es todo un logro. Por eso, cuando mi compañero de profesión J.L.Scott me pidió que leyera su primera novela no pude negarme. Yo ya había leído cosas suyas en su blog y sabía que escribía bien y, además, conocía su pasión por la historia. Una combinación que prometía mucho.

La encrucijada de las libélulas es una novela de ficción histórica que tiene como protagonista una ciudad: Santiago de Compostela, en un contexto histórico verdaderamente apasionante, en el que la ciencia de la Ilustración convivía con las creencias populares y suspersticiosas. Y este es, sin duda alguna, el punto fuerte de la novela, pues se aprecia la capacidad de su autor para trasladarnos a ese contexto y con ello puede intuirse la enorme labor de documentación que hay detrás. J.L.Scott no ha querido que el lector se pierda detalles de ese Santiago dieciochesco y, sin duda alguna, lo logra con unas descripciones minuciosas y para nada pesadas, en la que nos permite conocer todo tipo de elementos culturales e históricos que muy probablemente pocos lectores conozcan. Confieso que yo me he visto inmersa en una serie de datos y hechos que desconocía, a la vez que me entretenía con una serie de desventuras en las que el protagonista se ve inmerso. 

Otro punto fuerte son los personajes. Creo que J.L.Scott ha sabido dar vida a unos personajes memorables y no puedo más que admirarlo por ello, pues no creo que sea nada fácil. He de admitir que he sentido una inclinación especial hacia Bieto, hasta el punto de que en ocasiones he deseado que él fuera el protagonista. Es un personajes con sus luces y sus sombras, de esos que son muy humanos por la gama de grises que tiene y porque demuestra que en ocasiones la vida se impone y nos fuerza a asumir una serie de roles que no nos define pero que nos vemos forzados a ejercer. No obstante, pese a que este es un punto fuerte, debo poner una pega y es que, en mi opinión, hay un exceso de personajes que resultan del todo irrelevantes, de la misma manera que, en ocasiones, falta constancia entre los mismos lo que da lugar a una serie de contradicciones.

Ahora viene lo negativo. ¿Qué es lo que falla? Pues falla algo que yo considero que es muy común entre los autores noveles: falta una línea argumental sólida, eso que da unidad a toda la historia, una razón de ser. La novela comienza presentando a su protagonista, que explica que va a empezar su Gran Tour en Santago de Compostela por alguna razón que no logra comprender, pero que le lleva ahí. Parece que unas piedras en forma de libélula tienen algo que ver, y el lector puede sentir el misterio, se siente cautivado. No obstante, ese misterio, esas libélulas empiezan a desaparecer. A medida que va desarrollándose la historia cada vez tiene menos presencia y esa línea argumental aparece y desaparece para volver aparecer al final, solucionando en parte ese defecto. He de admitir que durante gran parte de la novela pensé que era una mera sucesión de aventuras sin conexión alguna y mi ritmo iba resentiéndose. Quizás el autor ha pecado de exceso y, en ocasiones, cantidad no significa calidad. En mi opinión, una historia más corta pero con una línea argumental más sólida hubiera sido lo más conveniente y esta novela tiene la posibilidad de eso con un poco de trabajo.

A nivel general, La encrucijada de las libélulas me ha parecido una propuesta de ficción histórica muy ambiciosa, que peca de exceso pero que entretiene de principio a fin. Una novela que nos enseña una Santiago de Compostela muy diferente, en un contexto en el que la Ilustración y las viejas supersticiones aún conviven. Un prometedor primer trabajo en el que se aprecia el perfil historiador de su autor, que no es perfecto pero en el que se intuye su potencial. No puedo más que terminar animando a su autor a que continue creando historias.

martes, 10 de enero de 2017

Lecturas 2016

Image result for libros

2016 ha sido un año interesante, en todos los sentidos que un año puede serlo. En mi caso ha habido un poco de todo, alegrías, penas, fin de proyectos, comienzo de otros... En cuanto a lecturas, pues ha sido un poco decepcionante, por dos motivos: no he leído lo que me hubiera gustado leer y de lo que he leído poco, o muy poco, me ha emocionado. Empecé el año apuntándome al reto de Goodreads y decidí que 50 libros era una cantidad a mi alcance, básicamente porque el año anterior había leído más de 40 y como ya había terminado la tesis doctoral creí que tendría más tiempo. Pero, ilusa de mí, este año ha resultado ser el peor de los últimos años, quizás porque durante la primera mitad pasé gran parte preparando la defensa de la tesis y mi matriculación para el curso de profesorado en UK (que incluía examen de inglés y matemáticas) y la segunda parte del año ha sido el curso en sí, que más que un curso es una tortura, trabajando diariamente en torno a las 8 y 9 horas, por lo que cuando he tenido tiempo libre he leído un poco o muy poco, o básicamente nada. Esto se ha visto reflejado en la actividad del blog, que se ha reducido drásticamente. Me he hecho el propósito de que no muera, pero lo cierto es que si apenas leo no sé cómo voy a mantenerlo activo. Aún así, no quiero cerrarlo, aún no y voy a tratar de ponerme las pilas, quizás en este segundo trimestre, ya más acostumbrada a la profesión, pueda equilibrar todo más.

Pero yendo a lo que verdaderamente importa ¿Cómo ha sido mi año lector de 2016? Puedo resumirlo en una palabra: decepcionante. No solo no he cumplido mi recto de Goodreads, pues solo he leído 30 libros, sino que tampoco llegué a completar el Reto Serendipia. He leído nueve libros en inglés, osea casi un tercio del total, y la nota media de mis lecturas está en un siete aproximadamente.

Tres libros son los que debo destacar entre mis mejores lecturas, aunque ya digo que no hay ninguno que me haya emocionado o marcado especialmente, destacan simplemente por ser mejores que el resto. Y son: La sonata del silencio de Paloma Sánchez-Garnica, La amiga estupenda de Elena Ferrante y Rebecca de Daphne du Maurier. Son tres novelas estupenda de las que aún guardo un gratísimo recuerdo y que recomiendo leer (las reseñas podéis encontrarlas en el blog). Mención especial merece Jane Eyre de Charlotte Brontë que releí en inglés gracias a la tertulia organizada en el blog de Carmen y amig@s y  Forastera de Diana Gabaldón que me gustó y me entretuvo muchísimo.























Cuatro libros se encuentran entre mis peores lecturas, básicamente porque no eran para mí desde el principio y los leí por encargo. Casi que esto me hace replantearme si debería seguir aceptando libros, básicamente porque no me siento cómoda haciendo reseñas negativas de libros de aquellas personas que con ilusión me mandan sus historias para que las reseñe. Así que es muy posible que de ahora en adelante, y  porque tampoco dispongo de tiempo, me limitaré a leer lo que me apetezca. Esos cuatro libros son los siguientes: El hombre del parque de David Castells, Aunque todo esté perdido de Carlos Garvín, Enchantment de Orson Scott Card y Nunca es tarde para morir de Pablo Palazuelo.

¿Cómo se presenta el 2017? Pues, como apuntaba más arriba, el 2017 se plantea muy, muy ocupado y con muy poquito tiempo, pero quiero seguir manteniendo el blog en la medida de lo posible. Tengo una reseña pendiente de un libro que he tardado casi tres meses en leer (para que veáis como está el tema) y he empezado el último libro que leeré por encargo y que espero reseñar también. Por lo demás, no me apuntaré en ningún reto ni me propondré nada, aceptaré las cosas tal y como vengan y disfrutando de la lectura que es lo que hay que hacer. Espero que vuestro año 2016 haya sido genial en todos los sentidos y que el 2017 lo sea aún más. Felices lecturas. 

domingo, 13 de noviembre de 2016

Concurso "Un viaje al centro de mis mujeres"


No quiero dejar pasar más tiempo sin anunciar este magnífico concurso que está organizando Alicia Domínguez, autora de Un viaje al centro de mis mujeres, cuyo premio es dos noches de hotel en Portugal, país donde tiene lugar parte de su novela. ¿Quieres saber qué debes hacer para participar? Simple:

1. Adquiere tu ejemplar de la novela en librerías o Amazon.
2. Di a los cuatro vientos #yoiniciémiviaje
3. Envía un email con la información contenida en la imagen de esta entrada.
4. ¡Cruza los dedos!

Así que ya sabes, si se te apetece una escapada al país vecino esta puede ser tú oportunidad. 

martes, 25 de octubre de 2016

Nunca es tarde para morir

Título: Nunca es tarde para morir
Autor: Pablo Palazuelo
Editorial: Autopublicado
Páginas: 608

Sinopsis


«Las Trompetas de Jericó tronaron desde el cielo anunciando la inminente llegada de la muerte». 


Así arranca esta novela negra y de misterio, en la que cinco enigmáticos veteranos de sus respectivos servicios secretos conocen a una cautivadora adolescente, de mala vida y peor fortuna, que desatará una espiral de sorprendentes fatalidades y los arrastrará hacia un enemigo despiadado. 

Opinión

Suele ocurrir, aunque no queramos, que a la hora de valorar un libro lo más objetivamente posible, el género al que pertenece suele influir y bastante. Cierto es que hay muchísimos lectores eclécticos, es decir, que lo mismo leen romántica que thrillers, que literatura clásica que cómics manga; vamos que el género les da igual. Y yo, hasta hace no mucho, me declaraba lectora ecléctica, pero me estoy dando cuenta de que hay algunos géneros con los que no comulgo, por ejemplo, no leo poesía ni teatro, no me gustan las novelas de terror y, normalmente, no suelo disfrutar con thrillers, novela negra o de suspense. Y lo cierto es que basta con darse una vuelta virtual por mi blog para darse cuenta de ello... Y es por eso que cuando un autor o autora se pone en contacto conmigo para ofrecerme su novela y esta es un thriller o novela negra o de suspense siempre pienso dos cosas: o bien no conoce el blog en profundidad (no tiene por qué hacerlo, aunque se agradece), o conociéndolo considera que su novela, pese al género, podría gustarme (básicamente nadie quiere una reseña negativa ¿no?). Por eso, cuando Pablo Palazuelo se puso en contacto conmigo, en un primer momento no supe si aceptar su novela, sabiendo que no me iba a gustar demasiado, pero su enorme amabilidad y el hecho de que estuviera dispuesto a mandármela en físico a Inglaterra (algo que no ocurre muy a menudo), hizo que cambiara de opinión y desde aquí se lo agradezco. Pero basta ya de preámbulos, aquí va mi opinión.

Nunca es tarde para morir es un thriller, una novela de suspense, que tiene como protagonistas a cinco amigos sexagenarios que cada año se reúnen en la ciudad de Nueva York para jugar al póker. Los cinco soy muy diferentes y a los cinco les une una amistad un tanto particular. Junto a ellos, comparte protagonismo una joven detective, Marian, que se hará cargo del caso de estos cinco amigos, a quienes una mujer de gran belleza parece querer cobrarles los errores del pasado. Sin entrar en muchos detalles, sino se perdería el suspense, me ha parecido una novela que argumentalmente es muy sólida, lo cual sorprende siendo la primera novela del autor. No hay hilos sueltos y el autor ha sabido desarrollar una historia que a mi parecer es bastante compleja, no tanto por la línea argumental en sí misma, sino por ciertos hechos y personajes. No es que yo sea una experta en el género, ya que confesado que no soy amante del mismo, pero si que parece un thriller de corte clásico, quizás muy del estilo de John Le Carré, a quien conozco por las adaptaciones de sus novelas al cine, y lo digo por el hecho de que hay ciertas historias de espías e incluso alguna que otra vinculación con la Guerra Fría. Pero como digo, no quiero entrar en detalles porque sino pierde su gracia. 

No obstante, pese a que me ha gustado ciertos elementos de la novela, confieso que se me ha hecho terriblemente lenta, hasta el punto de que en ocasiones me costaba ponerme a leerla. No ha sido hasta prácticamente el final que me he sentido "atrapada" por la historia y aún así creo que el autor peca de incluir demasiados giros argumentales. Especialmente el último, aunque es una interesante vuelta de tuerca, también me parece del todo innecesario y creo que hubiera sido mejor que la historia hubiera acabado en el capítulo "Nunca es tarde para morir", porque parece que la novela tiene como varios finales. Igualmente, debo hacer mención de que el detonante de toda la historia en sí me ha parecido bastante flojo y es que la manera en la que uno de los personajes se interesa por la mujer que va a hacerles tanto daño me parece demasiado casual, un tanto cogido por pinzas, y es que de todos los personajes que intervienen, el rol de Valentina es el que menos he entendido ¿Qué le lleva a ella a llevar tal venganza? ¿Qué pinta en toda esta historia? Pese a ello, si se deja este aspecto de lado, la historia fluye bastante bien. 

Desde un punto meramente formal, la novela está bastante bien escrita. El autor utiliza un lenguaje directo, sin florituras que no son típicas de este género, y lo único que chirrían son los diálogos que en algunos casos parecen algo forzados. Se aprecia, además, una enorme labor de documentación por parte del autor, sobre todo a la hora de describir la ciudad de Nueva York y algunos detalles curiosos sobre la misma, así como de algunos aspectos de la Guerra Fría y sistemas de espionajes de la KGB y demás. Eso sí, y esto es una observación personal de alguien que ha tenido que escribir muchas notas al pie de página, creo que el autor abusa de las mismas ya que si en la novela incluye un dato curioso, por ejemplo, de  la ciudad de la Nueva York, no es necesario poner una nota al pie de página que indique que ese detalle es verídico, es querer demostrar en exceso que se ha habido una documentación cuando esta se aprecia a simple vista. 

Ya, para ir concluyendo, Nunca es tarde para morir me ha parecido una buena novela, muy trabajada y bien construida. Creo que el autor comienza con buen pie en el mundillo literario y le aconsejaría a Pablo que siguiera explorando en este género del suspense, pues ha demostrado en esta novela de que es capaz de construir una buena historia de espías y asesinatos. Desafortunadamente, no ha logrado que cambie de opinión con respecto al thriller, que sigue siendo un género que no me entusiasma demasiado. Pero creo que esta novela puede gustar, y mucho, a aquellos que disfruten de una buena novela clásica de espías.