miércoles, 24 de agosto de 2016

Tres citas, tres días. II

"Soy capaz de tantas cosas y no se dan cuenta. O no quieren darse cuenta. O hacen todo lo posible por no darse cuenta. Necedades. Dicen que la vida se puede recorrer por dos caminos: el bueno y el malo. Yo no creo eso. Yo más bien creo que son tres: el bueno, el malo y el que te dejan recorrer”

("La conjura de los necios", John Kennedy Toole)

Esta frase dice tanto por sí misma que casi no necesita ser comentada, pero curiosamente siempre me ha dado mucho que pensar: ¿son dos, tres o cuatro los caminos que podemos recorrer? Desde la primera vez que me lo pregunté hasta hoy mi visión de la vida ha cambiado mucho. Antes, hace diez o quince años, estaba totalmente de acuerdo con ella: son tres los caminos que podemos recorrer, porque muchas veces nos imponen una senda por la que ir, que no sería la que nosotros elegiríamos libremente.

Ahora, quizá por ser más viejo o por haber "andado" mucho, me doy cuenta que esos caminos se entremezclan y, sin querer y sin saberlo, nos permiten recorrer un cuarto sendero: el que abrimos machete en mano. Con nuestros estudios, nuestras decisiones, con la fuerza de voluntad de enfrentarse a la adversidad y vencerla. Una cuarta vía que no siempre es visible pero que se convierte en la única que transitamos; una vía que a veces es buena, otras malas, o míseras o fantásticas pero que es la nuestra. No la que nos han dejado recorrer; la que hemos decidido recorrer aunque nos hayan impuesto otra. Esa a la que hemos llegado al salir corriendo en un recodo, o tras escondernos tras "una piedra", aunque los necios siempre pensaran que no seríamos capaces de hacerlo. 

Eso sí lo tengo claro: cuando no alcanzamos ese sendero, el nuestro, no es porque nos hayan obligado a ello, es porque nosotros mismos hemos acabado aceptando como válidas esas necedades que niegan nuestra capacidad. Nos hemos convertido en necios, silenciosos y anodinos, que caminamos por la tercera vía (la que nos dejan recorrer) por comodidad, por infravalorarnos, por vaguedad. Pero cuando somos capaces de sobreponernos a esa necedad, entonces, sí que somos capaces de convertir los obstáculos en ventajas y abrir ese camino que solo Dios sabe dónde nos llevará.

Sea como sea, esta frase es una de las que más me ha dado que pensar en mis miles (parece mentira con lo poco que este año reseño) de lecturas.

Tres días, tres citas: III entrega



No quería dejar pasar otro día para terminar el reto que me propuso Juan Carlos. En un principio iba a terminarlo con una cita de Jane Eyre, pero al final decidí sustituirla por la cita que os traigo en la imagen. Está extrñaía de un libro de autoayuda títulado La inutilidad del sufrimiento de la psicóloga María Jesús Álava Reyes. No es que yo sea de leer este tipo de libros, de hecho es el primero y único que leo, pero una persona muy cercana a mí me lo regaló considerando que me vendría muy bien y la verdad es que no se equivocó. Y es que, para qué mentir, soy una persona muy insegura que tiene de sufrir ante casi cualquier circunstancias, lo que al final me lleva a sufrir nerviosismo hasta el punto de no poder dormir. 

El libro está lleno de consejos, no al estilo de Paulo Coelho (la que lo escribe es una verdadera profresional y se nota la experiencia), con sí frases claves que se te quedan en la memoria. Podría haber puesto cualquier otra que tenía marcada, pero esta me pareció verdaderamente oportuna. La confianza es un valor que últimamente parecemos perder con mucha facilidad, por muchos motivos, pero el exceso de competividad en un momento en que hay pocas oportunidades para jóvenes como yo hace que minen nuestra seguridad y nuestra confianza. Volver a tenerla es prácticamente imposible, de ahí que esta frase me parezca mut oportunida: se debe luchar para no caer en la oscurdad y tratar de crear nuestro camino poco a poco, solo así seremos más felices.

Espero que os haya gustado y os invito a que compartáis vuestras citas conmigo. 

sábado, 20 de agosto de 2016

Harry Potter and the cursed child

Título: Harry Potter and the cursed child
Autores: J.K. Rowling, John Tiffany, Jack Thorne
Editorial: Little Brown
Páginas: 343

Sinopsis


Based on an original new story by J.K. Rowling, Jack Thorne and John Tiffany, a new play by Jack Thorne, Harry Potter and the Cursed Child is the eighth story in the Harry Potter series and the first official Harry Potter story to be presented on stage. The play will receive its world premiere in London’s West End on July 30, 2016.

It was always difficult being Harry Potter and it isn’t much easier now that he is an overworked employee of the Ministry of Magic, a husband and father of three school-age children.


While Harry grapples with a past that refuses to stay where it belongs, his youngest son Albus must struggle with the weight of a family legacy he never wanted. As past and present fuse ominously, both father and son learn the uncomfortable truth: sometimes, darkness comes from unexpected places.

Opinión


Una de las cosas que más aprecio de ciertos autores es que se tomen la molestia de añadir un epílogo a sus historias; cuatro o cinco páginas que nos cuenten con más detalle el "futuro" de esos personajes a quienes hemos ido acompañando a lo largo de la historia y que supone el broche final. J. K. Rowling tuvo la consideración de hacer eso precisamente con la última novela de la saga de Harry Potter. Añadió como regalo a sus lectores un epílogo en el que nos daba a conocer qué había pasado con Harry tras vencer en la batalla de Hogwarts y matar a Voldemort. No hizo falta grandes detalles, pero los lectores sabían que Harry había tenido un final feliz, había logrado casarse con Ginny y tener hijos y, además, conservaba su amistad con Ron y Hermiones, quienes también se habían casado. Rowling había puesto con este epílogo la guinda a un pastel perfecto. En mi opinión, ese epílogo cerraba una historia que ya no admitía ramificación alguna, ni secuela ni precuela y, de hecho, durante años me he negado a leer nada que estropeara esa historia. No obstante, cuando los rumores sobre la obra de teatro empezaron a tomar forma, me sentí tentada a darle una oportunidad a esta nueva historia, y tanto fue así que reservé el libro antes de que saliera a la venta. No por ello me enfrenté a su lectura menos escéptica, ya que había varios elementos que no terminaban de gustarme. El primero de ellos, obviamente, es el que fuera una obra de teatro, un género que no suelo leer de forma habitual. En segundo lugar, temía que se notara la ausencia de la pluma de Rowling, porque sí, el universo Potter es de su creación pero la obra de teatro no la ha escrito ella. Sin embargo, pese a mi escepticismo inicial, traté de leerlo lo más optimista posible y tratando de disfrutar al máximo. 

Harry Potter and the cursed child comienza justamente donde lo deja J. K. Rowling, esto es, en el epílogo que mencionaba anteriormente, en el que Harry aparece con 37 años,acompañando a sus hijos al andén 9 y 3/4, tratando de animar a su hijo Albus ante la terrible posibilidad de que termine en Slytherin.  Tras este inicio, la historia se desarrollará en torno a este y sus dificultades para adaptarse a Hogwarts y al mundo mágico en general. Un mundo en el que el legado de su padre es una carga demasiado pesada para soportar. Esto hará que la relación de padre e hijo no sea la mejor y que Albus, en un intento de llamar la atención o de alejarse del legado de su padre, se meta en verdaderos líos tratanto de cambiar la historia y provocando que la oscuridad vuelva al mundo mágico. Y todo ello lo hará junto a su mejor amigo: Scorpius, hijo de Draco Malfoy. Una mistad que no será bien recibida por todos.

El argumento de esta nueva historia del mundo de Harry Potter sorprendentemente me ha parecido muy acertada, increíblemente bien trabajada y muy respetuosa con la historia "original", esto es, con la historia de la saga escrita por Rowling. Hay un par de elementos que me han parecido especialmente interesantes y uno de ellos es que los creadores hayan querido jugar con la historia original, introduciendo parte de la misma en la obra. Y esto podría haber resultado terrible, pero se nota que John Tiffany y Jack Thorne han trabajado mucho para que no hubiera incongruencias, ni siquiera cuando pasado y presente se mezclan. Y lo cierto es que me ha provocado cierta nostalgia el recordar escenas de la historia original. Solo una cosa me ha chirriado un poco, y creo que a todos los lectores de la saga original también les habrá pasado, y es la explicación que se da en torno al personaje de Delphi que no voy a desvelar por no hacer spoiler; el resto me ha parecido super bien elaborado. El otro elemento es la posibilidad de conocer la vida de Harry ya adulto, y aquí nos encontramos con dos aspectos muy interesantes: el primero de ellos es cómo éste trata de lidiar con sus traumas personales, sobre todo los relacionados con su infancia en casa de los Dursley (vemo cómo Harry aún sigue sufriendo la carencia afectiva por parte de sus tíos). así como los surgidos a raíz de su enfrentamiento con Voldermort, con quien parece seguir conectado de alguna manera. Este aspecto provoca el segundo, y es cómo todo estos traumas afectan a su relación con sus hijos, en especial con esa "oveja negra" llamada Albus. Harry se verá totalmente incapaz de lidiar con él y esto hará que su hijo no tome las decisiones más acertadas con el fin de revelarse contra su padre, contra su legado. Los enfrentamientos padre e hijo desencadenarán toda una serie de hechos desafortunados.

He de decir que, pese a mi escepticismo general, he disfrutado bastante con la historia y he ido disfrutando más a medida que más leía. El hecho de que sea teatro no ha sido para nada un impedimento, pues yo ya contaba con las descripciones que Rowling había hecho de Hogwarts, o de la estación de King's Cross o de Godric's Hollow, así que los pequeños detalles que se dan para introducir la escena son más que suficientes para que imaginemos el resto. De hecho yo creo que a cualquier lector de la saga original le pasará lo mismo. Además, puedo decir que gran parte de los personajes conservan su esencia y es también agradable reencontrarse con aquellos que ya parecían haber desaparecido, como Dumbledore o Severus Snape. Asimismo, he de decir que me ha gustado el hecho de que le den la oportunidad a Draco de redimirse. Sin duda, un acierto.

Pero, pese a que la historia me ha gustado en general, ha habido ciertos elementos que no me han gustado nada. Uno de ellos es que se nota en exceso de que la obra de teatro va dirigido a un público amplio, a un público más bien familiar. Esto tiene sus ventajas, pero también sus desventajas y la primera de ellas es que la historia carece del dramatismo y la oscuridad de las últimas novelas de la saga, en mi opinión las mejores novelas. No puedo evitarlo, la oscuridad en la que se va sumando la historia de Harry me parece lo más interesante de la saga y en esta ocasión se pierde totalmente, pese a que al final gane en intesidad. Sí, se que las comparaciones son odiosas y que no debería hacerlo, pero no he podido evitarlo, Tampoco me ha gustado la caracterización de ciertos personajes, bueno en especial de uno: Ron Weasly. Es cierto que este personaje tiene cierto toque cómico en las novelas, pero aquí se ha llevado a tal extremo que parece casi idiota, un personaje al que nadie toma en consideración, ni siquiera Hermione.

Ya, para concluir, puedo decir que la historia me ha gustado y he disfrutado de su lectura; pero si me preguntarais si es necesaria yo lo tendría claro: No, no había necesidad de crear esta historia. Es más, tampoco pasa nada si no se lee, porque ni mejora la saga original ni tampoco la empeora. Para mí, el final que dio Rowling me parece demasiado perfecto para seguir añadiendo nada más. Aún así, es interesante, juega con la trama original y nos adentra a la vida de adulto de Harry y su relación con Albus y quizás, solo por eso, merece la pena leerla. 

martes, 16 de agosto de 2016

Encantamiento

Título: Encantamiento (En inglés: Enchantment)
Autor: Orson Scott Card
Editorial: Del Rey (En España: Obelisco)
Páginas: 415
Leído en su versión original

Sinopsis

En el momento en que Iván se encontró en un claro de un denso bosque de los Cárpatos, su vida cambió para siempre. Sobre un pedestal rodeado de hojas caídas, la bella princesa Katerina yacía tan quieta que pareciera muerta. Pero bajo el follaje, se movía una maligna presencia que hizo que, a sus diez añitos, Iván saliese corriendo a casa de su primo Marek. Años después, Iván se encuentra en América preparando su doctorado y a las puertas del matrimonio. Sin embargo, no puede olvidar aquel lejano día en el bosque ni convencerse a sí mismo de que sólo se trató de la fantasía de un niño asustado. Devuelto compulsivamente a la tierra que le vio nacer, Iván se encuentra con que aquel claro del bosque está exactamente igual a como él lo había dejado cuando todavía era un niño. Pero esta vez no echó a correr...

Opinión

El género fantástico es, o considero que es, uno de los géneros que más me gusta, pero paradójicamente, en los últimos años, ha sido el que menos he leído dado que le ha superado mi interés por la literatura clásica en versión original (me refiero clásicos ingleses principalmente) y la narrativa contemporánea. Por lo que vi una oportunidad maravillosa en la recomendación que uno de los booktubers que sigo hacía de la novela que hoy reseño. Su argumento me llamó muchísimo la atención y decidí darle una oportunidad, también movida por el deseo de salir de la "zona de confort" en la que nos anclamos algunos lectores. La experiencia, sin embargo, ha sido algo decepcionante.

Enchantment supone una especie de experimento literario, ya que nos presenta el qué ocurríria después de que el "príncipe" besara a la bella durmiente. Una especie de vuelta de tuerca al famoso cuento de la Bella durmiente que todos, o casi todos, conocemos principalmente por la versión de Disney que, a su vez, se basa en la versión francesa del cuento. No obstante, en esta ocasión, el autor se decanta por su versión rusa y no la francesa, lo que de la un punto interesante. Nuestro protagonista aquí no es un príncipe, sino un muchacho llamado Ivan, hijo de emigrantes ucranianos, quien durante una visita a su tierra natal se topa con un claro en el bosque donde se cuentra una muchaha plácidamente dormida en un pedestal, una muchacha que él ya había visto siendo un niño y que no había podido olvidar. En esta ocasion, en lugar de huir como hizo la última vez, decide despertar a la bella dama, pero para ello primero deberá enfrentarse a un terrible oso que vigila el sueño de la princesa. Poco puede imaginar Ivan lo mucho que va a cambiar su vida tras depertar a ese misteriosa muchacha. Ahora debe casarse y liderar a las gentes de Tania en una guerra contra una bruja muy podera: Baba Yaya

Sin duda alguna, Encantamiento destaca principalmente por su originalidad. Pocas veces, por no decir ninguna, logramos conocer qué ocurre tras el "y fueron felices y comieron perdices", por lo que la idea de Orson Scott Card de explorar e imaginar el después de este cuento de hadas me parece my interesante. Y no solo eso, sino que además logra crear todo un mundo fantástico lleno de magia, en un reino totalmente imaginado pero al que da cierto toque de realidad al situarlo geográficamente en lo que hoy se conoce como Ucrania y en un contexto histórico medieval. De hecho llega a mencionar personajes históricos, por lo que se mezcla la realidad con la ficción. Y creo que este es el punto más fuerte de la narración, el hecho de que de un halo de realidad lo que es en verdad un cuento de hadas imaginado por el propio autor. Historia, floclore, e incluso lingüística, están presentes en una narración, para la cual Orson se ha documentado en pronfundidad, tal y como él mismo indica al final de la misma.

No obstante, pese a esa orgininalidad y ese juego entre realidad y ficción, la novela no ha terminado de gustarme del todo. En ocasiones, me ha dado la sensación de que la narración iba algo a la deriva, con escenas que parecían un poco "paja" o bien con decisiones de los personajes que no tenían mucho sentido. Además ninguno de ellos me ha parecido especialmente interesante, ni siquiera la principal antagonista... Por lo que al final ha sido un tanto decepcionante. Sin embargo, no quiero ser excesivamente crítica y creo que por la originalidad del argumento es una novela que debe ser leída, sobre todo por los amantes del género que creo que pueden llegar a disfrutarla. 

lunes, 15 de agosto de 2016

Tres días, tres citas (I)



No creo que lo haga en tres días, pero como así lo ha titulado Alejandra, lo dejo y me uno a estos post.


Quizá empiezo con una cita que me dice más a mi que a otros, por eso de que vivo este mundo (el de la literatura) desde dos frentes: como lector y como escritor. Pero me ha parecido una frase que dice mucho de lo que ocurre hoy en día en los círculos literarios, sobre todo locales, con el aumento de las opciones para publicar.

La cita está sacada del libro que estoy leyendo en estos momentos —y que me trae algo loco, todo hay que decirlo—: "La misteriosa llama de la reina Loana", de Umberto Eco. Y dice tal que así:

"en este mundo o se lee o se escribe, los escritores escriben por desprecio hacia los colegas, para tener de vez en cuando algo bueno que leer"

Y, desgraciadamente, hay una parte de verdad. Parece que nunca se puede decir nada bueno de otros autores porque, en ese caso, es que quieres algo de ellos. Parece como si la literatura fuera una competición en la que los Góngoras y los Quevedos se reproducen en las puertas de los cafés-librerías. A lo que se une esa idea de que yo soy mejor que tú; de que escribir es sencillo y todo el mundo puede hacerlo, perdiéndose la capacidad de autocrítica y, peor aún, desapareciendo los filtros que antes existían para ver un libro publicado (aunque tan solo fuera el coste que supone la auto-edición)

Al final, entre todos, lo que se está consiguiendo matar la literatura y que para encontrar un buen libro, o un libro ameno, deban ir rechazándose y dejándose apartados cientos de títulos. Y todo por culpa del ego del escritor de creerse mejor que nadie.

jueves, 11 de agosto de 2016

La Primera Guerra Mundial contada para escépticos

Título: La Primera Guerra Mundial contada para escépticos.
Autor: Juan Eslava Galán.
Editorial: Planeta.
Páginas: 384

Sinopsis: 
La historia de la primera guerra mundial narrada de forma original y amena para conocer lo que no explican los libros de Historia. 1914. Hace ahora cien años Europa vivía una plenitud dorada. Los adelantos científicos y técnicos prometían un futuro feliz, sin hambrunas ni guerras.Pero un terrorista serbio asesino, durante un desfile en Sarajevo, al heredero del Imperio austro-húngaro y a su esposa. Ese hecho aislado provocó un efecto domino que arrastró a la guerra a mas de cincuenta países. En cuatro años de contienda, la Gran Guerra arrasó Europa y arruinó a los cuatro imperios que dominaban la Tierra. Las consecuencias de aquel cataclismo aun perduran en el mundo inestable que hemos heredado. A lo largo de estas paginas, contemplara el lector los inéditos estragos de la nueva guerra que, con el avance de la técnica, imponen la ametralladora, el tanque y los gases asfixiantes en los campos de fango y sangre surcados por laberintos de trincheras. Junto a esos horrores, conocerá a la seductora Mata Hari y al legendario Baron Rojo, que brinda con una nueva copa de plata por cada avión derribado. También a Rasputin, el inquietante y corpulento monje que seduce a las damas de la corte rusa. El lector viajara en el tren sellado que condujo a Lenin a Rusia en compañía de su esposa y de su amante, sobrevuela Africa en un zepelin, asistirá al asesinato dela familia del zar, se sorprenderá con los pasatiempos de la tropa, con las costumbres de los burdeles, con los espías que pululaban por los hoteles de lujo de Madrid y con mil historias particulares de anónimos muchachos y de futuros grandes hombres que jamas volverían a ser los mismos después de aquella decisiva experiencia.

Opinión:
Juan Eslava Galán es de esos pocos historiadores que pueden, además, vanagloriarse de realizar buenas novelas históricas. Y, en este caso, une su maestría como novelista para escribir una amena (sí, amena y hasta divertida) historia sobre la durísima I Guerra Mundial. Incluso para personas que conocen la historia de ese periodo, supone un acercamiento a los datos más curiosos, en ocasiones morbosos pero, en la mayoría de los casos, amable. Con bastante humor, Eslava Galán hace una critica de los líderes que llevaron a Europa a desangrarse, especialmente duro será con los militares prusianos, pero también franceses e ingleses, que permitieron la muerte de millones de hombres en las trincheras.

No faltan los datos estadísiticos sobre armamento, historias de guerra en la que los hombres (de un bando y otro) mostraron heroicidad o locura, como es el caso del último soldado muerto en la guerra. Pero, sobre todo, permite acercarse a la Historia de forma ágil. De hecho, aunque su título diga para "escépticos" hubiera sido más certero decir que es una historia para "dummies" porque se trata de eso, de permitir al neófito conocer qué y por qué pasó lo que pasó. 

Así que este ensayo, siendo Historia pura, podría casi incluirse en el apartado de novelas porque se lee como tal. Por el ritmo con el que le dota, por la aparición de algunos personajes —como los parroquianos El Siglo que nos cuentan cómo se veía la contienda en una España profunda que el autor sitúa en Jaén—, por el lenguaje fluido en el que se dejan para los pies de página los datos sesudos. Por todo ello, esta obra es una de las mejores formas de acercarse a la Historia para aquellos que gusten de ella pero no quieran (¿quién lo quiere?) tener que estar acudiendo a wikipedia para buscar cada dato, cada nombre, cada fecha. Galán lo da todo y lo da como debe hacerse: convirtiendo la Historia en algo divertido; en una lectura para una tarde de playa.

lunes, 8 de agosto de 2016

Tres días, tres citas: II entrega



Estoy realmente contenta (y sorprendida) por la buena acogida que ha tenido la entrada sobre el reto de las citas. A varios seguidores les gustó mucho mi anterior cita y no puedo más que agradecer que me lo dijeran y alegrarme porque les gustara. En mi elección de hoy espero estar a la altura. 

En esta ocasión, la he sacado de una novela que me gustó mucho, porque se trataba de una historia muy emotiva y porque detrás de ella había un verdadero homenaje de un hijo a su padre. Me pareció una forma muy bonita de amor filial y creo que merece estar en este reto. La novela es La lengua de los secretos de Martín Abrisketa, la reseña podéis encontrarla aquí, y la cita es la siguiente:

"La humanidad se encuentra siempre donde menos se la espera. Está ahí si se la quiere ver".

Creo que es una cita de una gran actualidad. En los tiempos en los que vivimos, cualquier gesto humanitario es más que necesario, ya sea dentro de nuestras fronteras como fuera. No hace falta irse a Mozambique para dar de comer al hambriento y no hace falta irse a Aleppo para dar cobijo al que no lo tiene, Todo gesto humanitario, por pequeño que sea, es necesario y sumamente valioso.

viernes, 5 de agosto de 2016

Tres días, tres citas: I entrega.


Juan Carlos, de "El blog de Juan Carlos", me propuso ayer participar en un reto de lo más interesante que consiste en publicar durante tres días, no necesariamente sucesivos, una cita tomada de algún libro que por la razón que sea tenga algún tipo de interés. Lo cierto es que no soy una gran coleccionista de citas, y si alguna vez tomo nota de alguna al tiempo se me olvida (memoria pez total), pero sí que en los últimos tiempos he estado guardando algunas en mi Kindle, por lo que este reto es una magnífica oportunidad para compartirlas.

La cita de hoy la extraigo de una de las novelas más surrealista que he leído: Orlando de Virginia Woolf (podéis leer la reseña pinchando aquí).

"La verdadera duración de una vida, por más cosas que diga el Diccionario Biográfico Nacional, siempre es discutible".

La razón de ser de esta cita se encuentra en la propia novela, pues Orlando trata sobre un personaje, hombre al principio y mujer al final, que vive la friolera de 300 años (año arriba, año abajo); ya que nace en la corte isabelina y en 1926 tiene 36 años. Pero me gusta porque, en realidad, vivir no debe estar relacionado, únicamente, con el concepto biológico de existir. Vivir es más que existir, y una persona puede seguir viviendo pese haber dejado de existir biológicamente. En mi opinión, siempre y cuando permanezcan los recuerdos de una persona en otra, esa persona sigue viviendo aunque haya dejado de existir, y como tal se puede seguir queriendo. 

El reto dice que debo nominar a tres personas, yo no voy a nominar pero os invito a que me dejéis en los comentarios (o si queréis hacer el reto) vuestras citas favoritas. En los próximos días publicaré las otras dos entras que me quedan.  

martes, 2 de agosto de 2016

La amiga estupenda

Título: La amiga estupenda
Autora: Elena Ferrante
Editorial: Lumen
Páginas: 392

Sinopsis

Con La amiga estupenda, Elena Ferrante inaugura una tetralogía deslumbrante que tiene como telón de fondo la ciudad de Nápoles a mediados del siglo pasado y como protagonistas a Nanú y Lila, dos jóvenes mujeres que están aprendiendo a gobernar su vida en un entorno donde la astucia, antes que la inteligencia, es el ingrediente de todas las salsas.  La relación a menudo tempestuosa entre Lila y Nanú tiene a su alrededor un coro de voces que dan cuerpo a su historia y nos muestran la realidad de un barrio pobre, habitado por gente humilde que acata sin más la ley del más fuerte, pero La amiga estupenda es mucho más que un trabajo de realismo social: lo que aquí tenemos son unos personajes de carne y hueso, que intrigan al lector y nos deslumbran por la fuerza y la urgencia de sus emociones.

Opinión

Sí, la carne es débil e inevitablemente he caído rendida en el fenómeno Ferrante. Las buenas críticas que estado leyendo y, por qué no decirlo, la curiosidad que ha despertado en mí el hecho de que Elena Ferrante no exista en realidad (es un seudónimo y nadie sabe quién se esconde detrás) me han llevado a sumergirme en esta saga/tetralogía "Dos amigas" con resultado muy positivo (cada vez más positivo a medida que más digiero la historia).

La amiga estupenda es el título de la novela que da inicio a esta saga napolitana que tiene como protagonistas absolutas a Lenú y Lila; a quienes vemos, en esta ocasión, en la infancia y adolescencia. A grandes rasgos, podría decirse que esta saga es la historia de una amistad. De hecho, esa es la intención de la propia Lenú quien, ante la desaparición de Lila y su deseo de no dejar rastro, decide contar cuándo y como se forjó su amistad. La historia, por tanto, comienza con un prólogo en el que Lenú ya es mayor, se le nota algo harta y distante de su amiga, pero el hecho de que haya huido le obliga a recordar y contar al lector una narración de de ritmo lento, algo confuso al principio, pero que va atrapando poco a poco, hasta el punto de que somos uno más en ese barrio napolitano en la que nuestras protagonistas han nacido, viven y se conocen. Un encuentro que, de alguna manera, forjará el destino de ambas: En el cuarto tramo de la escalera Lila se comportó de un modo inesperado. Se detuvo para esperarme y cuando la alcancé, me dio la mano. Ese gesto lo cambió todo entre nosotras para siempre.

La historia de estas dos amigas es, también, la historia de una fascinación: la que siente Lenú por Lila. Y es precisamente por esa fascinación por la que nace esta amistad: Decidí que debía guiarme por aquella niña, no perderla nunca de vista, aunque se molestara y me echara de su lado. Lila se nos presenta a través de los ojos de Lenú. Lo que conocemos de ella es lo que Lenú nos cuenta y, hasta cierto punto, no podemos más que entender su fascinación. Lila es una chica particular, con una manera de analizar la realidad brutal, consciente de lo que ocurre a su alrededor incluso en edad muy temprana, con una inteligencia superior al resto y una belleza que resalta a medida que va creciendo. Lila, por tanto, no es normal al resto de las chica, ni tampoco de los chicos, causa miedo y fascinación al mismo tiempo. Y Lenu nos hace creer que es especial. El lector se va dando cuenta que Lila es el contrapunto perfecto de nuestra narradora, que de alguna manera se complementan. Y, de hecho, Lenu acaba siendo lo que es por Lila y ella, además, es plenamente consciente de ello. No obstante, su fascinación no disminuye en ningún momento, ni siquiera en los momentos que parece superarla.

El lenguaje empleado por Elena Ferrante me ha parecido absolutamente brutal. Es muy directa y huye de los eufemismos. Quizás, por ello, me parece una novela tan fenemina, porque la autora no esconde aquellos temas que son tabú, habla claramente de lo que es la menstruación y de los primeros encuentros sexuales. Esto no quiere decir que crea que es una novela dirigida únicamente a mujeres, pero sí que rebosa de elementos claramente femeninos. De igual manera, creo que ha sabido captar muy bien la atmósfera de ese barrio pobre napolitano, pese a que no hay grandes descripciones. La autora nos habla de los vecinos que habitan en él, principalmente clase trabajadora (zapateros, pasteleros, carniceros, conserjes, etc.) y nos expone la jerarquía existente en él. Nos presenta a los personajes y con unos pocos detalles ya sabemos que rol juegan. Como he dicho, no hay grandes descripciones, pero no son necesarias. Por último, es de alabar el hecho de crear un retrato tan perfecto de la amistad entre dos chicas (dos mujeres en las próximas novelas). Una amistad en el que encontramos lealtad, confianza, incondicionalidad, complicidad, etc., pero en la que también está presenta la envidia, la competitividad. Lenú y Lila son, en realidad, dos polos opuestos que como tal se atraen, pero que no por ello dejan de tener personalidades muy distintas, habiendo, por ello, pequeñas rencillas y envidias. Pero esto no es sino las imperfecciones de una amistad perfecta, pues no en pocas ocasiones presenciamos cómo Lenú es capaz de dejar a un lado sus sentimientos más "oscuros" para poner la amistad por encima de todo.

Para ir concluyendo, La amiga estupenda es una novela que me ha gustado mucho, de hecho, a medida que más pienso en ella y en cómo se desarrolla más me gusta. Es una lectura que ha ido de menos a más, con un final que te deja con ganas de más. Si de he ponerle una pega, y esta es muy pequeña, es la confusión que crea tal cantidad de personajes con nombres y apellidos que fuerza al lector a recordar de dónde vienen y que papel juega, pero para ello hay una lista al principio que sirve un poco de guía. Lo cierto es que me ha sabido a poco y estoy deseando continuar con la historia de estas dos amigas... 

jueves, 28 de julio de 2016

La sonata del silencio

Título: La sonata del silencio
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial: Planeta
Páginas: 854


Sinopsis

Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo. La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Es la historia de una España de posguerra, de castañeras y carboneros, de cócteles en Chicote y de medias de nailon de estraperlo. Es un edificio cualquiera donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso solo están separados por un tabique.

Opinión

Hace unos meses se anunció que Televisión española estaba preparando la adaptación televisiva de la novela de Paloma Sánchez-Garnica, La sonata del silencio, una novela que ha encumbrado al éxito a su autora pese a que cuenta con varias novelas en su haber. Confieso que ya había leído reseñas muy positivas sobre la misma, pero por una cosa u otra, o simplemente porque no era el momento adecuado, no me había animado a leerla y mentiría si no dijera que ha sido el inminente estreno de su adaptación lo que ha hecho que me pusiera con ella, ya que no quería ver la serie sin haber leído el libro primero, después me habría dado pereza y habría acabado por no leerla. Y, la verdad, menos mal que lo he hecho porque su lectura ha sido todo un viaje de emociones. 

Si tuviera que elegir una única palabra para describir lo que he sentido leyendo esta novela, ésta sería, sin duda alguna, indignación. Una profunda indignación. Y no porque la novela esté mal narrada, todo lo contrario, sino porque todos y cada unos de los hechos que se cuentan en ella alcanzaban tal nivel de injusticia que en más de una ocasión me he visto forzada a parar de leer con el fin de reponerme. Y, la verdad, no es algo que me pase muy a menudo. Y es que la novela es la historia de dos familias que viven casi puerta con puerta, en un edificio de clase media de Madrid, cuyos habitantes se componen de señoronas de la época, dedicadas al rezo y al cotilleo por igual, viviendo en la apariencia de aquellos que se rigen por la moralidad impuesta y de señores que cumplen y hacen cumplir a sus señoras, de manera implacable, dichas normas, jueces oficiosos de una sociedad donde el hombre lo era todo. Estas dos familias, los Figeroa y Montejano, se hayan unidas y separadas al mismo tiempo debido a los secretos y traiciones que comparten varios miembros de las mismas. Secretos y traiciones que han hundido a los Montejano en la más absoluta miseria, en parte por el orgullo de su cabeza de familia, Antonio, en parte por la mala suerte que ha hecho que sus miembros dependan en todo de los Figueroa. 

En medio de este conflicto familiar sobresalen varios personales, en especial destaca una mujer que se ahoga, Marta Ribas, esposa de Antonio. Una mujer de una fortaleza increíble, que no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad por haber tenido una educación muy superior al de su marido y el resto de mujeres que le rodean, y por haber sido criada en un ambiente de mentalidad abierta y dedicada a la cultura. Es una mujer cargada de deseos de vivir, de ser libre y esa libertad se encuentra en la música. Es una mujer que con sus ansias de querer sobrevivir, pese a los múltiples obstáculos en su camino, se gana el respeto y la admiración del lector. En torno a ella, encontramos un elenco de personajes maravillosamente bien perfilados por la autora que ayudan a elaborar una historia perfectamente construida, que avanza con ritmo lento pero seguro y que va atrapando al lector poco a poco. La narración es sencilla, el lenguaje es claro y directo, no encontramos florituras en el lenguaje pues la historia es lo bastante intensa como para adornarla aún más. Pero, pese a la claridad y sencillez del lenguaje, en la narración se intercalan una serie de reflexiones sobre la vida y las decisiones que tomamos que no dejan indiferente al lector y que dan una profundidad aún mayor a aquello que se nos cuenta. 

Son varios los elementos que han hecho que esta lectura se convierta en una de las mejores que llevo en el año. El primero de ellos, la construcción de la historia que, pese a centrarse en Marta Ribas como protagonista, no ignora al resto de personajes que la acompañan, pues la autora se ha esforzado en darle a cada uno su lugar y el lector puede conocer la evolución de los mismos. Algunos, por ejemplo, se sumen en la más absoluta oscuridad como le ocurre al marido de Marta, Antonio, con un final que no deja indiferente; otros parecen redimirse, como le ocurre a Basilio, e incluso, a Rafael; de otros me hubiera gustado un final más duro, más vengativo, como por ejemplo Virtudes, que se me hizo antipática de principio a fin. Y otros personajes me han parecido absolutamente fascinantes, por ejemplo Roberta, una mujer extranjera que supone un contraste interesante. El segundo, es el contexto de posguerra que, como el de la Segunda Guerra Mundial, no deja de estar algo trillado pero por el que siento cierta debilidad (de hecho, Las tres bodas de Manolita, también una novela de posguerra, fue de las mejores lecturas de 2015). En esta novela, aunque no lo parezca, el contexto tiene especial relevancia pues, de alguna manera, marca el destino de ambas familias y también configura la vida de las mujeres. Y, por último, el aspecto que más me ha gustado de la novela es el protagonismo femenino y la importancia que tienen las mujeres en la historia. Todos y cada uno de los personajes femeninos que aparecen en ella son diferentes, y es interesante ver el contraste entre las mismas, entre aquellas que vivían acorde a los preceptos de la época (la de la mujer que debía ser esposa, madre, cumplidora de las normas morales y profundamente religiosa, tal y como lo es Virtudes) y aquellas que, pesen vivir de acuerdo a esos preceptos, se rebelaban internamente (hacerlo externamente era peligroso) y trataban de buscar una vía de escape. En esa rebelión se encuentra Marta y estoy segura que hubo muchas mujeres como ella en la época, a quienes la dictadura les puso una losa encima que les impidió seguir adelante. Como lectora femenina confieso que me ha indignando en muchas ocasiones lo injusto de la posición de la mujer en la época, y he sufrido con la absoluta vulnerabilidad de la misma en una sociedad en la que todo, absolutamente todo, estaba a favor del hombre.

Ya, para ir concluyendo, no me queda más que decir que La sonata del silencio es una novela que he disfrutado de principio a fin. Quizás, la única pega que podría ponerle es que parece estar demasiado dirigida a un público lector especialmente femenino, sobre todo para aquellas que han disfrutado de otras novelas como El tiempo entre costuras o Habitaciones cerradas, pero creo que también podría disfrutarlo el público masculino. A mi parecer La sonata del silencio es de esas novelas que tardas en olvidar. 

Adaptación

Ya lo decía al principio de esta reseñar, La sonata del silencio cuenta con una adaptación televisiva que creo que se estrenará en septiembre (no estoy segura). Contará con 9 capítulos y tiene un repato muy atractivo: Marta Etura, Daniel Grao, Eduardo Noriega, Claudia Traisac, etc. Yo no pienso perdermela, ya que tras ver Habitaciones cerradas, creo que la primera habrá hecho un gran trabajo.