miércoles, 10 de agosto de 2011

Olvidado rey Gudú


Título: olvidado rey Gudí
Autor:  Ana María Matute
Editorial: Destino
Nº páginas: 768 p.

Sipnosis:
"Olvidado rey Gudú" es citada como la obra maestra de Ana María Matute y una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterio Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y exuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una niña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

Opinión:
Quizá me llamen de todo por decir esto, pero esta entrada del blog bien pudo llamarse “lo que acabó de dejar de leer” y es que la obra de Ana María Matute, considerada por muchos una obra maestra de la literatura en castellano y la más importante del género fantástico patrio me ha resultado simple y llanamente soporífera. Diría que su neófito en este del genero fantástico, pero estaría faltando a la verdad al ser el que más me gusta. Aun así he sido incapaz de terminar la historia de Gudú, de hecho, prácticamente, he abandonado el libro al inicio del reinado del muchacho por agotamiento físico y mental al ver que era incapaz de avanzar por el estilo pesado y repetitivo. Con una narración densa y carente de ritmo, que se retuerce una y otra vez en paralelismos y un uso cargante de juegos del lenguaje que retrasa el avance de los historia, liada personaje a personaje con nombres similares y meras sombras de lo que deberían ser. Sin lugar a dudas, una de las peores elecciones literarias que he tomado en los últimos tiempos.

martes, 2 de agosto de 2011

Zapatos Italianos


Título: Zapatos italianos
Autor: Henning Mankell
Editorial:Tusquets
Páginas: 376 pág.


Sipnosis:

Fredrik Wellin, médico retirado, vive solo en una isla cercana a la costa sueca, hasta que la llegada de un antiguo amor al que abandonó en el pasado irrumpe en su monótono pero buscado aislamiento. Se trata de Harriet, quien, gravemente enferma, ha venido a pedirle que cumpla la antigua promesa de juventud de llevarla a una laguna al norte del país. Harriet trae consigo a Louise, una hija de ambos, de cuya existencia él nada sabía. Obligado, ahora, a asistir al lento final de Harriet y a crear unos vínculos paterno-filiales con quien, en realidad, es una desconocida, Fredrik iniciará un viaje hacia su propio dolor. Los errores del pasado sepultados en la soledad de la isla reavivan sus remordimientos. Entre ellos, el terrible secreto que lo alejó de la profesión y por el que decidió huir del mundo.

Así, el implacable invierno nórdico y el inhóspito paraje en el que habita el protagonista son un reflejo de su interior. Y la atmósfera de vacío y muerte que se extiende en esa inmensidad glaciar es el castigo que se inflinge a sí mismo. Atormentado por la culpa, Fredrik deberá saldar cuentas con el pasado para, ya en la vejez, recuperar la capacidad de vivir en compañía sin esconderse de la realidad.

Opinión:
Zapatos Italianos nos muestra al Mankell más íntimo, que deja de lado el género policíaco donde es el gran maestro, para mostrar que también puede mantener al lector pegado a las páginas cuando se aleja del crimen y se adentra en la vida. La visión pesimista que acompaña todas sus obras vuelve a aparecer aquí, con una salvedad: No es ya Suecia la que está cambiando. Wellin nos representa un poco a todos, la humanidad que se ha estancado a la puerta de su casa, escribiendo un diario que no cuenta nada y acompañado del silencio. Pero Mankell juega con la muerte y transforma la vida de Wellin para mostrar la realidad otros: del cartero hipocondriaco, de la infatigable luchadora de causas perdidas, de la que acoge chicas, de las propias chicas, del guardacostas y del mismo Wellin, cuya vida se transforma antes nuestros ojoso.

No importa la catástrofe que marque la vida de cada uno –o de todos-, esconderse entre los hielos de una isla apartada no hace más que matarnos en vida. Hermosa metáfora la usada por Mankell: las ganas de vivir de una Harriet moribunda, frente a la muerte en vida de Wellin. La obligación de vivir de aquel que ya se da por muerto, hasta que encuentra la razón para vivir; frente a la que tiene una razón para vivir ante la obligatoriedad de la muerte.

Un libro, sin duda, que deb ser leído por los que como yo adoramos la literatura políciaca del genial sueco, y para todos aquellos que desean buena literatura sin más.