jueves, 5 de julio de 2012

El Peso de la Historia

Título: El peso de la historia. Las frases célebres comentadas por grandes historiadores.
Autor: Michael Leventhal, ed.
Editorial: Crítica
Páginas: 247 p.

Sinopsis:
Esta es una antología de citas históricas famosas que tiene una característica muy especial: Michael Leventhal ha pedido a un grupo de más de un centenar de historiadores de nuestro tiempo –de Mary Beard a Eric Hobsbawm, pasando por nombres tan diversos como Antony Beevor, Terry Jones o John Elliott- que sean ellos mismos quienes escojan su cita histórica preferida y la comenten, explicando su significado. El resultado, enriquecido por las ilustraciones de Chris Riddell, es un auténtico tesoro de curiosidades y sorpresas, de hallazgos ingeniosos y de reflexiones muy serias sobre el pasado y el presente, a través de los comentarios que estos grandes historiadores hacen sobre un conjunto de los textos más diversos, que abarcan desde un proverbio de Nigeria a una frase de Antonio Pérez, pasando por otras de Maquiavelo, Napoleón, Churchill, Camilo José Cela, Tony Judt, Al Capone o Gengis Kan.

Opinión:
Desde las frases célebres elegidas por cada uno de los historiadores, el centenar de especialistas acaba desarrollando un profundo ensayo sobre la visión que de la historia y de la profesión, sus implicaciones en el presente y en la política. Entre frases del pasado, son los comentarios de los diversos historiadores lo más importante del libro. Comentarios que van desde su propia visión de la historia hasta el profundo análisis de la realidad para realizar no pocos avisos sobre la situación que vivimos  o sobre el egocentrismo occidental.
Todos ellos hablan de una Historia que es maestra del presente, pero a la que se debe acudir con cuidado, pues ni los hombres ni los tiempos son los mismos y para ello se ofrecen ejemplos encaminados a mostrar las insalvables diferencias entre los líderes políticos y los estadistas de mediados del siglo XX y los de inicios del XXI, centrándose una y otra vez en las figuras de Churchill y G. W. Bush al que, como todos ellos dicen, la historia acabará juzgando por más que los vencedores escriban  nuestro pasado de acuerdo a sus intereses comunes.

Una frase, como historiador que soy, me ha marcado profundamente del libro: “Si la historia es la versión de los acontecimientos del pasado en los que la gente ha decidido ponerse de acuerdo, entonces los historiadores son esos hombres y mujeres, lo bastante valientes o temerarios, que cuestionan estas mismas ideas y que al oponerse a ellas, les ponen fin” (Charles Esdaile)

Quizá sea mi condición de historiador lo que me ha llevado a beberme sus páginas y, quizá por eso mismo no sea objetivo en mi opinión, pero “El peso de la historia” me ha resultado ágil y ameno. Ha logrado sacarme la sonrisa y hacerme reflexionar. Me ha hecho pensar sobre mi profesión y su importancia en los tiempos que corre, pero también –y esto es más importate- me ha empujado a plantearme muchos aspectos del presente desde una perspectiva historicista, con objetividad, visto “desde fuera”, pensando no solo en mi contexto, sino contextualizándolo en la sociedad global en la que vivimos, en al que –como dice Geoffrey Blayne- la distancia “ha sido domada, aunque no está muerta”.

Y termino con una frase de Tony Robinson que he vivido en carne propia: “si usted cree que la farándula está llena de reinas, tendría que ver la cantidad de reinas que hay entre los arqueólogos académicos” o entre los historiadores de pasillos de facultad, añado yo. Y es que, pese a ser un ensayo, este pequeño libro está más cerca de mi realidad de lo que me gustaría reconocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario