jueves, 19 de junio de 2014

La Tierra de Dios

Título: La Tierra de Dios 
Autor: Claudia Casanova 
Editorial: Planeta 
Páginas: 560 

Sinopsis 
Un reino en peligro. Dos religiones enfrentadas. Tras el éxito de La dama y el león, Claudia Casanova nos ofrece con La tierra de Dios un apasionante retrato de la España del siglo XII, el de «las tres culturas», judíos, árabes y cristianos conviven y luchan por su derecho a la fe y a la libertad. Las calles de Barcelona, la fuerza de Toledo y el refinamiento de la Córdoba musulmana son escenarios protagonistas de esta historia, en la que los reyes cristianos de la península, Alfonso VIII de Castilla, Fernando II de León y Alfonso II de Aragón mantienen un pulso por el dominio de las tierras de Dios. Una lectura de nuestro pasado que emociona, enseña, sorprende y entretiene. Una lectura de nuestro pasado que emocionará y sorprenderá a los hombres y mujeres del presente: la tensión entre los reinos cristianos y el poder moro, y las conspiraciones que sacuden la corte de Toledo, están reflejadas en el libro. Un fragmento de nuestra historia en las manos del lector. 

Opinión
La novela de Claudia Cassanova narra las aventuras de un grupo de franceses cristianos en tierras hispanas, primero en Barcelona, luego en Córdoba, con un cuidado histórico que es de agradecer nos lleva a acompañar a Alais y Auxerre por el siglo XII peninsular. 

Desgraciadamente una historia que tiene tintes de ser buena comienza a deshacerse en la nada cuando introduce elementos fantásticos que nada tienen que ver con una novela histórica y eso hace que uno que ya anda cansado de templarios buscando el santo grial, va aburriéndose de la lectura. Porque, y esto es más grave, los personajes no evoluciona y se introducen muchos, ¡demasiados! Y no encuentras una característica que les haga únicos, con la excepción hecha de Fátima, pero ni esta llega a estar bien perfilada. Por lo que el libro se desinfla y pierde todo el poder de atracción que inicialmente insinuaba. 

Para colmo la época tampoco queda bien plasmada y uno de los periodos más intensos de nuestra historia medieval queda dibujado con dos pinceladas, cuatro nombres y un par de relaciones familiares. Rematando así el libro para el lector que busca algo más que un conjunto de coincidencias que coloque a viejos enemigos en el mismo lugar luchando por el apoyo del mismo señor. 

Así, al final, se convierte en un libro más, excesivamente largo para lo que cuenta; que no avanza, no desarrolla los personajes y cuyos hilos son demasiados finos para ser creíbles. Si es que pudiera ser creíble la historia de un profeta musulmán que viene a conquistar el mundo. Definitivamente uno de esos libros para no leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario