viernes, 31 de octubre de 2014

Regreso a tu piel

Título: Regreso a tu piel
Autora: Luz Gabás
Editorial: Planeta (También disponible en Kindle)
Páginas: 528.

Sinopsis

Brianda de Lubich, única heredera del señor más importante del condado de Orrun, ve como el mundo a su alrededor se desmorona tras la muerte de su progenitor. En una tierra convulsionada por las guerras, en la que ella y otras veintitrés mujeres serán acusadas de brujería, solo podrá aferrarse a un hombre: aquel a quien juró amar más allá de la muerte. El desenlace de esta historia de amor inquebrantable llegará siglos después, cuando una joven ingeniera comience a recuperar fragmentos de un mundo pretérito y a sentir un amor irracional hacia un extranjero llegado a un recóndito lugar de las montañas para reconstruir la mansión familiar heredada de sus ancestros. Los impenetrables paisajes que separan la Francia y la España del siglo XVI albergan una historia única de lucha, amor y justicia.


Opinión personal

Mientras leía los primeros capítulos de Regreso a tu piel, no paraba de pensar en que temía que me pasara lo mismo que con la segunda novela de María Dueñas (Misión olvido), que no me gustó absolutamente nada aunque me había encantado El tiempo entre costuras. Pero seguí leyendo porque recordé que esta misma sensación la tuve cuando empecé a leer Palmeras en la nieve, y al final me terminó encantando, Parece que a Luz Gabás le gusta empezar sus historias muy lentamente, como preparando al lector sobre lo que vendrá después: una fascinante historia de la que es díficil desengancharse. Me pasó con Palmeras... y me ha vuelto a pasar con esta. Las cien últimas páginas tuve que leerlas de un tirón, y al final no pude evitar sentir una sensación de vacío al despedirme de los personajes a quienes había llegado a coger un gran cariño. Luz Gabás sabe como construir una historia, y con su segunda novela lo ha demostrado.

Dos detalles son de resaltar en ambas novelas (Palmera... y Regreso...), y es que la autora sabe cómo construir una historia que se mueve en dos espacios temporales diferentes: pasado (ya sea muy lejano o cercano) y presente. Y a mi me gustan mucho las historias así, esas que tienen una trama central ambientada en el presente, pero con un argumento que se desarrolla también en el pasado. Quizás sea por mi vena historiadora, pero historias así y bien construidas me encantan. Y creo que es por eso que Luz Gabás, si sigue con historias así, nunca me defraudará. En Regreso a tu piel, por ejemplo, la protagonista es una mujer de 38 años actual que tienes regresiones a su vida pasada, la de una muchacha de un pueblo de Aragón del siglo XVI. Puede parecer fantástico, pero la manera en la que Luz construye su historia se aleja mucho de la fantasía. En segundo lugar, otro detalle a resaltar, es la gran documentación que la autora realiza para construir sus novelas, y que siempre indica al final del libro. En esta ocasión me ha gustado mucho que mencionara a la grandísima historiadora María Tausiet, especialista en el tema de la brujería en Aragón durante la Edad Moderna. Hay que tener en cuenta que Luz Gabás no intenta hacer una novela histórica, pero sí que tanto Palmeras... como Regreso... se ambientan en un contexto histórico particular y la autora sabe respetar eso y a mí me gusta. Esta novela, además, se inspira en un hecho real. No quiere decir que lo reconstruya, sino que su autora se sintió inspirada por un hecho histórico que tuvo lugar en el siglo XVI y, a partir de ahí, decidió escribir su propia historia.

En definitiva, puedo decir que Luz Gabás me capturado con su segunda novela de igual manera que lo hizo con la primera. A pesar de mi escepticismo, la historia logró atraparme hasta el final y no puedo más que recomendarla a todos aquellos a los que les gustaron Palmera en la nieve, porque esta no les va a defraudar. 

1 comentario:

  1. Como tú misma decías, estamos de acuerdo en nuestros puntos de vista. Me encanta el manejo de esos dos tiempos que hace Luz Gabas y estoy deseando leer otra novela suya. Además también hay que destacar que la labor de información tiene que ser increíble, porque está todo muy fundamentado...
    Un beso!

    ResponderEliminar