miércoles, 18 de febrero de 2015

Agnes Grey

Título: Agnes Grey
Autora: Anne Brontë
Editorial: Penguin Popular Classics
Páginas: 302

Sinopsis
Cuando su familia queda empobrecida tras una especulación fnanciera desastrosa, Agnes Grey decide colocarse como institutriz para contribuir a los escasos ingresos familiares y demostrar su independencia. Pero su entusiasmo se apaga rápidamente al tener que luchar contra los difíciles hijos de los Bloomfeld y el doloroso desdén con que la trata la familia Murray. Inspirada directamente en las infelices experiencias de la autora, Agnes Grey describe las temibles presiones a que se sometía a las institutrices en el siglo XIX.

Opinión
Esta es la tercera novela que leo de las hermanas Brontë, ya había leído Cumbres borrascosas, que me pareció terriblemente deprimente, y Jane Eyre. que aún teniendo su toque de "querer cortarse las venas" me gustó bastante. Pero con esta me reafirmo en mi idea de que las Brönte tenían una depresión de caballo, algo de lo que no les culpo teniendo en cuenta sus vidas: muerte de la madre cuando eran relativamente jóvenes, internamiento en un colegio donde sufrieron una epidemia de tuberculosis de la que murieron otras dos hermanas, un hermano borracho y drogadicto que dio muchísima lata, un padre pastor con pocos ingresos, etc. En fin, un drama, hasta la misma Anne murió joven, con apenas 29 años. Es por eso que entiendo ese tono deprimente de sus novelas, no hubiera podido ser de otra manera...

En el caso de Agnes Grey podemos apreciar que tiene mucho de autobiográfica, en el sentido de que la propia Anne fue institutriz durante mucho tiempo. Y creo que es uno de los elementos más interesantes porque la novela no deja de ser una ventana abierta a las condiciones laborales -y diría casi vitales- de las jóvenes bien formadas en Inglaterra durante el periodo victoriano, dado que muchas no vieron otra salida que la de ser institutriz. Un trabajo muy duro y poco gratificante, y casi que lo digo por experiencia porque fui au pair por un año y me pareció el trabajo más desagradecido del mundo. Aquí Agnes más que narrar una historia parece recoger su propia experiencia, de manera sencilla y sin mucho argumento, es por ello que el libro se hace bastante pesado y aburrido y solo se pone algo interesante al final cuando introduce la "trama" amorosa dando a Agnes el final feliz que se merece. 

Pese a que no es una lectura excesivamente entretenida lo recomiendo para aquellos lectores y lectoras que sientan pasión por la época victoriana, por ejemplo, para mí es un periodo fascinante. Eso sí, aconsejaría a que se leyera poco a poco y acompañada con otro tipo de lecturas, precisamente por lo que vengo diciendo de que no es una lectura que engancha. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario