miércoles, 29 de abril de 2015

Galveston


Título: Galveston
Autor: Nic Pizzolato
Editorial: Salamandra
Página: 288

Sinopsis

A Roy Cady, matón de poca monta al servicio del capo Stan Pitko, le diagnostican cáncer de pulmón, por lo que no vivirá mucho tiempo. Para colmo de males, su jefe no soporta que su actual conquista, Carmen, estuviera anteriormente liada con Cady, por lo que decide quitárselo de encima enviándole a una trampa mortal, con la que le tiene planeado ejecutarle a él y a otros personajes molestos. 

Por un golpe de fortuna, Cady es capaz de deshacerse en el último momento de los asesinos que le han tendido una trampa, y acaba huyendo junto a Rocky –una joven prostituta presente en el lugar de la masacre– a la ciudad costera de Galveston, en el Golfo de México, donde recuerda haber pasado una semana feliz con una ex novia años atrás. Por el camino, la chica recoge a una niña... 

Opinión 

Hay que investigar un poco para conocer la faceta literaria de Pizzolato. Y supongo que solo él sabrá en que momento decidió cambiar de formato para contar sus historias, después de un libro de relatos y esta novela. Pero estoy seguro de que los amantes de True detective disfrutarán con Galveston, ya que la estructura y sus personajes tienen el sello del autor. La narración de Pizzolato engancha y las vidas que plasma son palpables, así como sus motivaciones reales. 

El autor comprende nuestras necesidades y nuestros anhelos. Pero sabemos que Cady no tendría en un fotograma la mirada analítica de Rust Cohle. Los paisajes desoladores han dado lugar a una playa en la que buscar la salvación. Y el camino del personaje principal pasa por aprender a morir correctamente. 

El ritmo de las escenas de acción es espectacular. Si hay algo que me gusta de aquellos que dominan el género negro es el hecho de saber ir al grano. En este libro nos metemos en la piel del personaje y nos encariñamos. Por muy matón que sea, Cady ha descubierto que se morirá de cáncer y juntos recorreremos el camino de la redención. Sentiremos cada uno de los recuerdos en los que Cady se plantea si su vida ha valido la pena. Si ha vivido con sentido.

Y también es llamativa la facilidad con la que Pizzolato describe escenas. Se nota su amor al cine y en ese sentido quizá podamos encontrar una explicación de ese cambio hacía la narración audiovisual. Es un autor que busca la perfección en la estructura, en su estructura. Con recuerdos y flashbacks. Con cambios continuos. Y en el presente, en aquellos diálogos que requieren espontaneidad y naturalidad, él sabe muy bien como poner la puntillita para conocer la voz de los personajes; la manera en la que Rocky coge el cigarro mientras habla, o los movimientos de Cady mientras escucha. Porque él asiste como nosotros, lectores, a una historia llena de situaciones emocionales, acción, reflexiones y muchas de las cosas que los aficionados al género buscamos.

Solo me queda, después de este vacío que te deja Pîzzolato con su historia, la sensación de haber intimado con el autor. Y gracias a esta sensación, me veo en el privilegio de asumir la responsabilidad de reprocharle un final que no me ha gustado para Cady, para nosotros. 

Ustedes sabrán si ha merecido la pena el viaje a Galveston, si es que lo acaban de leer. A mi sí.

2 comentarios:

  1. "parece que la novela negra, por fin, es un argumento intelectual". Es que nunca dejó de serlo. Lo apreciamos en 2666, la obra de Roberto Bolaño... Personalmente, la novela negra, es un género que aprecio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre sus comentarios muy acertados Tommaso Santonastaso. Le manda un abrazo otro aficionado al genero.

    ResponderEliminar