sábado, 22 de agosto de 2015

Emma. A modern retelling

Título: Emma. A modern retelling
Autor: Alexander McCall Smith
Editorial: Borough Press
Páginas: 361

Sinopsis


The best-selling author of the No. 1 Ladies’ Detective Agency series deftly escorts Jane Austen’s beloved, meddlesome heroine into the twenty-first century in this delightfully inventive retelling.

The summer after university, Emma Woodhouse returns home to the village of Highbury to prepare for the launch of her interior design business. As she cultivates grand plans for the future, she re-enters the household of her hypochondriac father, who has been living alone on a steady diet of vegetables and vitamin supplements. Soon Emma befriends Harriet Smith, the naïve but charming young teacher’s assistant at an English-language school run by the hippie-ish Mrs. Goddard. Harriet is Emma’s inspiration to do the two things she does best: offer guidance to those less wise in the ways of the world and put her matchmaking skills to good use. 


Happily, this summer presents abundant opportunities for her to do just that, as many friends, both old and new, are drawn into the sphere of Emma’s occasionally injudicious counsel: Frank Churchill, the attractive stepson of Emma’s former governess; George Knightley, Emma’s brother-in-law and dear friend; the charming yet self-important Philip Elton; and, of course, the perfect (and perfectly vexing) Jane Fairfax.

Opinión

Hace ya algún tiempo leí, no recuerdo si en un blog de literatura o en alguna revista, que se estaba llevando a cabo un proyecto de edición de las novelas de Jane Austen pero en forma de "retelling", es decir, adaptándolas a un contexto más actual. La idea me pareció buenísima -al contrario de lo que me ocurre con las secuelas, en especial las de Orgullo y prejuicio-, ya que en más de una ocasión me he preguntado cómo se desarrollaría Orgullo y prejuicio en un contexto actual (y El diario de Bridget Jones no cuenta). El caso es que, en cuanto leí la noticia, incluí en mi lista de deseos Emma y Sentido y sensibilidad (también se ha hecho la de la Abadía de Northanger, pero es una novela que no me gusta; y ahora se está llevando a cabo la de Orgullo y prejuicio). 

Ayer terminé de leer Emma y la sensación que me ha transmitido su lectura no ha podido ser más decepcionante -o quizás sí-. Son varios los errores que, bajo mi punto de vista, se cometen en este "retelling" que hace que no esté a la altura. El primero de ellos, y el más grave, es el hecho de que el autor se enrolle en exceso en lo que yo considero la introducción de la novela; en la que hace una presentación -larga- del personaje de Mr.Woodhouse, a la vez que se cuenta la orfandad por parte de madre de Emma. También se hace una presentación excesivamente larga del personaje de Miss Taylor. En la novela original, esta presentación se limita a unos pocos párrafos, ya que ni la historia del personaje del padre ni la de Miss Taylor son relevante para la novela, así lo entendió al menos Austen. Alexadre, sin embargo, hace una introducción demasiado larga y totalmente superflúa. De hecho, el retelling de la novela original no comienza hasta el capítulo 10 -más o menos-, por lo que son 135 páginas de introducción a las que yo no le veo sentido.

Otro gran error lo encontramos en los personajes mismos. En la caracterización de algunos de ellos Alexander lleva la sátira al extremo y la gran víctima es Mr.Woodhouse. Los que hayan leído la novela original sabrán que el padre de Emma se presenta aprensivo en extremo y poco favorable a los cambios. Un personaje que es, en cierta manera, entrañable y que no llega a molestar del todo aunque cause cierta exasperación. Austen sabe hasta que punto debe explotar ese carácter del personaje. Alexander, por ejemplo, lleva ese aspecto al extremo, creando un personaje totalmente caricaturizado que se hace del todo antipático. Un personaje realmente obsesionado del que el lector desea librarse. Otro personaje llevado al extremo es Emma, a quien Alexander convierte en una esnob odiosa casi con mal corazón. Hasta cierto punto parece la mala de la historia. En la novela de Austen, Emma también se presenta esnob pero bondadosa. Emma es lo suficientemente inocente como para creer que su manera de entrometerse en la vida de la gente es algo bueno. En esta versión moderna Emma tiene la misma idea pero actúa con cierta maldad, en especial con Harriet Smith a quien miente y manipula sin consideración alguna. Otros personajes, sin embargo, me parecen poco desarrollados, como George Kinghtley quien a pesar de ser uno de los protagonistas, apenas aparece en la historia; lo mismo podría decirse de Jane Fairfax. Por último, otros personajes, a quienes ni recuerdo de la novela original, alcanzan cierta relevancia como Mrs. Goddard.

Otro error es el hecho de que, al haberse desarrollado en exceso en la introducción, quedan ciertas líneas argumentales muy poco desarrolladas. Una de ellas es la que tiene que ver con el tonteo de Emma y Frank Churchill. Esta línea argumental, que en la novela ocupa bastantes páginas, en el retelling apenas se desarrolla en un diálogo en la que Churchill finge ser homosexual para tontear con Emma. La verdad no entiendo esta vuelta de tuerca del autor, cuando se podía haber desarrollado bien la historia original. Lo mismo puedo decir sobre la línea argumental de Frank y Jane Fairfax que se desarrolla con precipitación y mal. Y también precipitada es la historia de amor de Emma y Kinghtley. De hecho, la declaración de amor, narrada en la última página de la novela, carece de todo romanticismo.

Por último, creo que el autor ha cometido un error enorme en no saber adaptar ciertas concepciones. En especial me llama la atención que Emma no vea otra manera por la que Harriet pueda "ascender socialmente" que saliendo o casándose con un chico con dinero: "I mean that one can let men pay the bill [...]. You can still find men who are prepared to look after women. There still a few women who don't have to work" (Lo que quiero decir es que una puede dejar a los hombres pagar las facturas. Aún puedes encontrar hombres preparados para hacerse caro de sus mujeres. Hay algunas pocas mujeres que no tienen que trabajar). Es más, Emma no solo considera que casarse es la mejor solución para Harriet, sino que considera poco apropiado o digno que se dedique a enseñar inglés a alumnos extranjeros. Una concepción que en la época de Austen era perfectamente aceptable, pues lo mejor que podía hacer una mujer era casarse; enseñar o ser niñera era propio de mujeres sin recurso. Pero en la actualidad este tipo de ideas son muy poco apropiadas, e incluso, diría que hasta ofensiva. Asimismo, hay ciertos diálogos, de una inusitada profundidad, que están fuera de lugar, como el que tienen Kinghtley y Mr. Woodhouse sobre la esclavitud.

En definitiva, por si aún no os habéis dado cuenta, no me ha gustado en absoluto este "retelling" y no sé si leeré el resto de los "retelling" (aunque sean autores diferentes). Yo, como habéis podido comprobar, lo he leído en inglés y es una lectura muy sencillita. Desconozco se hay una edición en español. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario