miércoles, 16 de septiembre de 2015

Go set a watchman

Título: Go set a watchman
Autora: Harper Lee
Editorial: William Heinemann
Páginas: 278

Sinopsis 


Maycomb, Alabama. A los veintiséis años Jean Louise Finch, Scout, vuelve a casa desde Nueva York para visitar a su padre, Atticus. Con el trasfondo de la lucha por lo s derechos civiles y los disturbios políticos que estaban convulsionando el Sur, el regreso de Jean Louise a casa se torna agridulce. El descubrimiento de perturbadoras verdades sobre su familia, la ciudad y las personas que más quiere, unido a los recuerdos de su infancia, va a hacer que se cuestione todos sus valores. Ve y pon un centinela capta a la perfección la dolorosa transición vital de una joven que deja atrás las ilusiones del pasado en un viaje que únicamente puede ser guiado por la propia conciencia. 


Opinión

Tras terminar de leer Matar a un ruiseñor, no tardé en sumergirme en la lectura de Go set a watchman ya que tenía bastantes ganas de comprobar si era verdad o pura exageración todo lo que se decía de ella. El resultado ha sido bastante interesante, al menos para mí. Recomiendo a aquellas personas que no han leído Matar... que no lean esta opinión; no tanto por los spoilers sino por el hecho de que ellos mismos puedan juzgar la novela y no guiarse por mis impresiones. Creo que lo mejor que se puede hacer con Ve y pon... es leerla sin prejuicios ni opiniones ya dadas.

He leído en alguna que otra reseña, e incluso en el periódico, que Ve y pon... se puede leer sin haber leído Matar... no sé hasta que punto esto es productivo. Es cierto que la historia de la primera no depende de la segunda, asimismo los personajes están igualmente construidos en una que en otra. No hay que olvidar que Ve y pon... fue escrita antes que Matar... por lo cual se nos presentan a los personajes desde cero. No obstante, yo creo necesario haber leído Matar... para adquirir una visión global de ambas historias y entenderlas mejor en su contexto. La principal diferencia que he notado entre las dos novelas, al menos a nivel estilístico, es la voz narrativa. En Matar... Lee optó por la primera persona, por lo que el lector se ponía en la piel de la pequeña Scout; mientras que en Ve y pon... Lee hace uso de la tercera persona. Pese a ello las dos novelas comparten la misma esencia, es decir, ambas siguen siendo un retrato de la sociedad sureña de los Estados Unidos, usando para ello la pequeña sociedad de Maycomb. Los personajes siguen siendo los mismos, con las mismas personalidades. Esto se observa especialmente en Scout, por ser la protagonista absoluta de la secuela, que es descrita como una mujer de espíritu libre, propio de su educación "salvaje", con fuertes convicciones y actitud independiente: She was easy to look at and easy to be with most of the time, but she was in no sense of the word an easy person. She was afflicted with a restlessness of spirit he could not guess at...La Scout mujer es el reflejo de la Scout niña, criada sin madre y en unos principios fuera de lo normal y considerados eminentemente masculinos: That girl should have had a mother. Atticus had let her run wild since she was two years old, and look what he had reaped.  De ahí los encontronazos con su tía Alexandra.

Los dos grandes temas que veíamos en Matar... siguen presente en esta novela, esto es, las diferencias sociales y raciales. La primera tiene un protagonismo menor que el que tenía en Matar... aunque sigue estando presente, ahora en la figura del propio Henry Clinton, al que la tía Alexandra considera uno de los miembros de la "basura" de parte de la sociedad de Maycomb: Fine a boy as he is the trash won't was out of him. Esa basura que, en opinión de tía Alexandre, permanece en la sangre de la persona pese al haber recibido una educación y haberse convertido en una persona decente. La basura marca al ser humano de por vida y los distingue del resto. No importa lo que haga, basura será siempre basura. La diferencia racial, sin embargo, está mucho más presente, quizás porque la propia autora escribió la novela en la década de los 50', cuando se llevó a cabo la campaña de desagregación en los estados del sur de Estados Unidos impulsada por la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People), que aparece mencionada en varias ocasiones en la novela. Es debido a este tema que se produce lo que yo llamo "la desmitificación de Atticus". En teoría, este personaje conserva su esencia, se nos sigue describiendo como una persona de moralidad intachable, respetuoso con la ley, un caballero sureño. No obstante, parece que sus convicciones dan un giro en la dirección opuesta en esta novela, al menos un giro que el que haya leído Matar... no se espera, ni tampoco la propia Scout. El personaje sufre en su piel el despertar de la conciencia. Se siente engañada, traicionada, decepcionada. Siente que la persona a la que más a querido, quien le ha inculcado unos valores y unos principios le ha engañado toda su vida y ha cambiado hasta el punto de no conocerlo - o quizás siempre fue así y nunca lo ha conocido-: The only human being she had ever fully and wholeheartedly trusted had failed her; the only man she had ever known to whom she could point and say with expert knowledge, "he is a gentleman, in his heart he is a gentleman", had betrayed her, publicly, grossly, and shamelessly. Scout se ve a sí misma odiando a su padre y lo que más le asusta es comprobar es que no solo su padre ha cambiado, sino también toda la sociedad de Maycomb, que se ha radicalizado a raíz de la propia lucha de los negros por querer acceder a unos derechos que siempre se les había negado; una radicalización que da voz a los seres humanos más extremistas y más despreciados por ella. Scout no entiende y no acepta esta actitud y llega a la conclusión de que quizás no es Maycomb el problema, sino ella: Everything I have ever taken for right and wrong these people have tought me- these same, these very people. So it's me, it's not them. Something has happened to me. Se puede decir que es en esta novela cuando Scout abre los ojos a la sociedad que le rodea, que hasta entonces no había sido plenamente consciente de la fuerte segregación que existía en su sociedad donde los blancos (civilizados, educados, superiores) ocupaban un lugar y los negros (incivilizados, sin educación, inferiores) debían ocupar otra  y no salir de ella. Al final, a Scout no le queda más remedio que entender y aceptar el mundo que le rodea tal y como es (incluyendo a su padre), y decidir entre huir de ello o quedarse y tratar de cambiarlo.

La novela, además, contiene otros detalles que a mí me han parecido interesantes. Uno de ellos es la cuestión del lugar de la mujer en la sociedad y como debe comportarse. En este sentido resulta ilustrativo una de las muchas conversaciones que Scout tiene con Henry, el hombre con el que supuestamente está destinada a casarse. Henry sabe que Scout es una mujer independiente, con fuertes convicciones, de ahí que se atreva a darle un par de consejos sobre cómo debe ser una mujer casada: First [...] hold your tongue. Don't argue with a man, especially when you know you can beat him. Smile a lot. Make him feel big. Tell him how wonderful he is, and wait on him. Pero Scout le responde irónicamente: Hank, I agree with everything you've said. You are the most perspicacious individual I've met in years, you are six feet five, and ma I light your cigarrette? How's that? Como punto negativo debo señalar que hay conversaciones y ciertos detalles que no se llegan a entender del todo sino se conoce el contexto en el que se encuadra la novela. A mí me resultó especialmente complicada de entender en su totalidad al conversación que Atticus y Scout tienen al final de la novela, cuando hablan de leyes, constitución, etc. No sé si este es un sentimiento compartido con otros lectores.

En definitiva, Go set a watchman me ha parecido una vuelta de tuerca muy interesante del clásico Matar a un ruiseñor y de la pluma de la misma autora. Sé que aquellos lectores que tenían mitificada la figura de Attticus Finch se habrán sentido decepcionados, y en cierta manera los entiendo, pero si se lee bien la historia hasta el final - y sobre todo el final- acabaran entendiendo que el cambio de Atticus no es tal y que este no es más que el reflejo de la sociedad de la época, especialmente del sur de Estados Unidos. De esta manera, seguirán queriendo al personaje de Atticus y disfrutarán de una novela que se presenta, en cierta manera, como un viaje personal que hace la protagonista. 

3 comentarios:

  1. ¡Hola!

    No conocía este libro pero me ha llamado bastante la atención así que lo apunto.

    Me quedo por aquí, ya te sigo, nos leemos♥

    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo que leas primero Matar a un ruiseñor, ambos hacen una historia interesante! Gracias por seguirme 😊

      Eliminar
  2. Hola. No he leído aun a este autor, pero la verdad es que este libro no acaba de ser de mi estilo. Un beso :)

    ResponderEliminar