sábado, 19 de diciembre de 2015

Lady Audley's secret

Título: Lady Audley's secret
Autora: Mary Elizabeth Braddon
Editorial: Oxford University Press (Oxford World's Classics)
Páginas: 455


Sinopsis

Lucy Graham es una institutriz seductora que se casa con Sir Michael Audley, el padre de su gobernanta. Robert, el apuesto sobrino de Sir Audley, se siente fuertemente tentado por encantos de Lucy - aunque convencido de que oculta un oscuro secreto sobre la desaparición de su buen amigo George Talboys. En medio de estas maniobras se encuentra Alicia, la hija de Sir Audley, como una jovencita que espera una propuesta de matrimonio de Robert, sin sospechar que se está hundiendo más y más en la obsesión con su madrastra, Lucy.



Opinión

Realizar un voluntariado en una tienda de libros de segunda mano tiene, sin duda, sus ventajas - aunque eso signifique caer en la ruina...-, y es que cada día pasan por mis manos obras de autores que no conozco pero a los que estoy deseando conocer. Mi sección favorita suele ser la de literatura y fue precisamente en esta sección en la que encontré la novela que hoy vengo a reseñar. Casualmente, a los pocos días de haberla comprado, una conocida mía que sabe de literatura y que conoce mi inclinación hacia las novelas victorianas, me recomendó leerla. Lo interesante es que es una de esas novelas que empecé a leer a ciegas, atraída por el título y por la portada, creyendo que se trataba de una novela de tinte romántico, pero que al final ha resultado ser una fascinante novela de misterio.

Tiene Lady Audley's secret varios aspectos en su narración que me recuerdan a The woman in white de Wilkie Collins. Por ejemplo, en el hecho de que se trata de una novela de misterio narrada con un ritmo más bien lento, cargada de descripciones (aunque no tantas como en la novela de Collins) y monólogos internos, que pueden alejar al lector más acostumbrado al ritmo trepidante típico de los thrillers. Si bien es cierto que Lady Audley's secret posee una particularidad que la distingue de la novela de Collins y es su narrador; un narrador en tercera persona omnisciente, pero que parece ser un personaje más. una especie de testigo del misterio, que narra al lector lo ocurrido y que en contadas ocasiones hace referencia a sí mismo. Es como si Mary Elizabeth Braddon hubiera querido introducirse a sí misma en la novela y dirigirse al lector.

Otra particularidad interesante, o a mí me lo parece, es que el misterio parece desvelarse desde el principio, o al menos se presenta fácilmente deducible. La novela, tal y como lo indica el título, gira en torno a un secreto que implica a Lady Audley, un personaje muy interesante del que haré referencia luego; pero este secreto se desvela al lector de una manera tan clara que resulta algo confuso, sobre todo porque una novela como esta busca precisamente mantener el misterio hasta el final. No obstante, el hecho de que el secreto parezca desvelarse casi desde el principio no resta interés a la lectura, al menos a mí no me lo ha parecido, ya que esta parece centrarse no tanto en cuál es el secreto, sino en el cuándo y en el cómo va a desvelarse este. De esta manera, todo el entramado que lleva precisamente al cuándo y al cómo se convierte en una lectura absorbente. Pese a ello, la autora se guarda un as bajo la manga y proporciona al lector un final casi inesperado.

Al igual que ocurre con The woman in white, el protagonista absoluto de esta novela es un hombre: Sir Robert Audley, sobrino de Sir Michael, esposo de Lady Audley. Se trata de un protagonista inesperado, ya que no aparece hasta el cuarto capítulo y cuando lo hace nada parece indicar que él vaya a ser el protagonista. Su personaje se va desarrollando poco a poco, presentándose en un principio como un caballero frívolo y con un humor cargado de ironía, para transformarse en nuestro héroe, un caballero sensible que no cesa en su empeño por descubrir el secreto de Lady Audley, así como la verdad en torno a su amigo George Talboys. Pero pese a que el protagonismo recae sobre una figura masculina, le acompaña un elenco de personajes secundarios eminentemente femeninos: Lady Audley, Alicia Audley, Phoebe Marks o Clara Talboys. Incluso el propio protagonista hace referencia a ello: What a world it is, and how these women take life out of our hands. Helen Maldon, Lady Audley, Clara Talboys, and now Miss Tonks - all womankind from beginning to end (p. 237). Todas estas mujeres juegan un papel más o menos relevante en la historia, aunque la más importante es sin duda Lady Audley. Un personaje profundamente complejo, una excelente villana que muestra su lado malvado muy sutilmente. Es el arquetipo de mujer malvada, de gran belleza, inteligencia, frialdad y, sobre todo, calculadora. Un personaje, en definitiva, fascinante y del que te puede esperar casi cualquier cosa. Llama la atención en este sentido que, aunque la mayor parte de los personajes sean mujeres y la autora de la novela una mujer, el discurso -o la opinión que Robet Audley tiene de las mujeres - sea en cierta manera misógino. Esto no debería sorprender al lector, si se tiene en cuenta el contexto histórico en el que se desarrolla la historia, pero sí que venga de la pluma de una mujer como Mary Elizabeth Braddon que se presenta como una mujer en cierta manera "moderna", pues fue una mujer que vivió de su pluma (no muchas tuvieron la suerte de mantenerse económicamente de su pluma), convivió con su pareja - el editor John Maxwell- durante diez años sin casarse con él y con el que tuvo seis hijos y fue la primera autora inglesa en conocer Flaubert. Solo en una ocasión puedo decir que se hace una alegato a la condición femenina: To call them the weaker sex is to utter a hideous mocklery. They are the stronger sex, the noisier, the more persevering, the most self-assertive sex. They want freedom of opinion, variety of occupation, do they? Let them have it. Let them be lawyers, doctors, preachers, teachers, soldiers, legislator -anything they like - but let them be quite - if they can ( p. 207).

En definitiva, Lady Audley's secret es una novela de misterio exquisita, que hará las delicias de aquellos lectores que disfruten de una buena novela victoriana, especialmente si disfrutan de Wilkie Colliens. En ella encontramos interesantes reflexiones, como la que hace Robert sobre el amor: He forgot that love, which is madness, and a scourge, and a fever, and a delusion, and a snare, is also a mistery, and very imperfectly understood by every one except the individual sufferer who writes under its tortures (p. 332); y elementos propios de la época, como el sentido del honor, el pavor al escandalo y el miedo a la pobreza. He de puntualizar, por si no lo habéis notado ya, que yo la he leído en inglés y no me ha resultado excesivamente complicada, eso sí, es necesario un nivel de inglés más o menos alto. En cualquier caso hay varias ediciones en español.





Adaptaciones

Lady Audley's secret cuenta con varias adaptaciones cinematográficas, aunque la más reciente es del año 2000. Podéis encontrar más información en IMDb.

1 comentario:

  1. !Hola!
    En principio, creo que podría gustarme, así que lo anoto. Gracias por compartir tus impresiones.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar