domingo, 3 de enero de 2016

The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society

Título: The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society
Autoras: Mary Ann Shaffer y Annie Barrows
Editorial: Bloomsbury
Páginas: 248

Sinopsis


Enero de 1946: Londres emerge de las sombras de la segunda guerra mundial. La escritora Juliet Ashton está buscando el argumento para su próximo libro. ¿Quién podría imaginarse que lo encontraría en la carta de un desconocido, un nativo de la isla de Guernsey, a cuyas manos ha llegado un libro de Charles Lamb que perteneció a Juliet? A medida que Juliet y el desconocido intercambian cartas, ella se queda atrapada en un mundo maravillosamente excéntrico. La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey —nacida como una coartada espontánea cuando sus miembros fueron descubiertos rompiendo el toque de queda de los alemanes— contiene una galería de personajes profundamente humanos, divertidos, encantadores, todos amantes de la literatura, que sobrellevaron la ocupación nazi organizando reuniones de lectura sobre novelas clásicas, siempre alrededor de un pastel de piel de patata. Juliet empieza una importante correspondencia con los miembros de la sociedad, pequeñas joyas que hablan de libros y del placer de la lectura, de la amistad, de la vida cotidiana y del impacto reciente que la ocupación alemana ha tenido en sus vidas. Cautivada por sus historias, decide visitarles, y lo que encuentra le cambiará para siempre. 

Opinión

En estos meses que llevo de voluntariado en la tienda de libros de segunda mano he descubierto varias cosas geniales; una de ellas es la gente que me rodea. En su mayoría, los voluntarios que forman parte de la tienda de libros de segunda mano son personas mayores, ya jubiladas, que se niegan a convertirse en entes pasivos. Yo no puedo más que admirarles. La gran mayoría, además, comparten su pasión por los libros y la lectura, de ahí que entre nosotros siempre haya alguna que otra conversación interesante sobre gustos literarios. En mi caso ha quedado claro mi preferencia por las novelas victorianas. Y fue precisamente por ello, por lo que un voluntario me regaló la novela que vengo a reseñar hoy como regalo de Navidad, simplemente me dijo: "esta es para ti, no es una gran novela, pero la historia te va a gustar". Y lo cierto es que no se equivocó.

Admito que cuando le eché un primer vistazo me temí lo peor. Se trata de una novela epistolar, es decir, construida a partir de una sucesión de cartas y lo cierto es que nunca he sido una gran fan de este género, de ahí que no haya leído muchas novelas de este estilo. Pese a ello me ha cautivado por completo, ya que es una de esas historias que tienen un transfondo dramático pero que transmiten un mensaje esperanzador. Es decir, que cuando termina la novela no te quedas con lo malo, sino con la idea de que todo va a ir a mejor; es una novela que infunde optimismo. Y podéis considerarme algo moñas - yo mismo lo hago- pero este tipo de historias me encantan. Al respecto podéis ver, por ejemplo, la serie Call the midwife que pese a todo el drama de fondo, siempre termina con un mensaje optimisma.

Pero volviendo a la novela, como ya os he dicho, esta la componen una serie de cartas que nos presentan, en primer lugar a Juliet Ashton, una joven escritora que un día recibe una carta que supondrá el comienzo de su relación con la Sociedad Literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey y Dawsey Adams. Esta relación supondrá para Juliet un cambio total en su vida, ya que se dará cuenta que su objetivo como escritora será escribir sobre la gente de Guensey, especialmente las personas que componen la sociedad, y su sufrimiento durante la ocupación alemana. Y es este uno de los aspectos que más me han gustado de la novela, ya que sobre la II Guerra Mundial he leído mucho, sin ir más lejos el pasado año 2015 leí la novela que ganó el premio pulitzer, que estaba contextualizada en el mismo periodo y que trataba también un aspecto similar: la ocupación alemana de Saint Maló (podéis leer la reseña aquí). Pero parece ser que este tema nunca caduca, ya que parece haber multitud de hechos que aún se pueden novelar. En esta ocasión, la novela proporciona infinidad de detalles sobre la ocupación alemana de Guernsey, una de las islas que Gran Bretaña posee en el canal marítimo que une Inglaterra con Francia, que tuvo lugar en el verano de 1940. A través de varias de las cartas, el lector va conociendo poco a poco toda clase de padecimientos que tuvieron que sufrir los habitantes de la isla, por ejemplo, la evacuación de los niños a Inglaterra con el fin de que estuvieran a salvo, la falta de bienes básicos, el sometimiento a estrictas reglas impuestas por los alemanes, etc., pero lo peor fue el aislamiento y el convencimiento de que nadie iba a salvarlos. He de admitir que me ha resultado tremendamente interesante conocer estos hechos históricos, los cuales desconocía en su totalidad.

Pero, tal y como decía, tras este fondo dramático se esconde un mensaje optimista. Y ese mensaje lo transmite precisamente la Sociedad Literaria; una sociedad que crean los habitantes de la isla, casi por casualidad, con el fin de hacer más llevadera la ocupación. Una sociedad en la que prima la amistad de los miembros que la componen. Una amistad que se forja precisamente por la necesidad que sienten los habitantes de contar los unos con los otros en los momentos más duros, pero que también se forja gracias al amor a la lectura. Muchos de los miembros ya sentían ese amor, otros empiezan a sentirlo a partir de su inclusión en la sociedad. Y este es otro aspecto fundamental: la lectura, no obstante la protagonista, Juliet, se hace una escritora famosa precisamente por escribir sobre la guerra en forma satírica. Pero el planteamiento fundamental reside en la siguiente pregunta ¿Es posible que algo tan simple como leer pueda ser aliciente suficiente para querer sobrevivir? ¿Puede la lectura dar luz incluso en los momentos más oscuros? Los personajes de esta novela así parecen creerlo: lectura y amistad son dos elementos que hiceron más llevadero la ocupación alemana a todos ellos. Y así vemos que algunos se sumergen en la lectura de Charlotte Brönte, Charles Lamb, Séneca, Marco Aurelio, Oscar Wilde, etc. no importa género o autor, cada libro parece haber sido escrito para cada personaje. Y todos ellos ofrecen su opinión, haciendo al lector partícipe de la sociedad literaria también.

En definitiva. The Guernsey Literary and Potato Peel Pie Society me ha parecido una novela muy entrañable, protagonizada por unos personajes a quienes se les coge cariño, que contiene una de esas historias que emocionan. Se habla en ella de la guerra, de la amistad, del amor, de los libros, etc. Se puede decir que la he disfrutado enormemente. Como habéis podido comprobar yo la he leído en inglés, y no es muy complicada, pero he estado investigado y he encontrado en la página web de La casa del libro una versión en español publicada por la editoria RBA libros, así que no hay excusa para aquellos lectores que se sientan atraídos por la historia pero no manejen el inglés.


la sociedad literaria y el pastel de piel de patata de guernsey-mary ann shaffer-9788498678765

4 comentarios:

  1. No me llama demasiado . Gracias por la reseña! ;)

    ResponderEliminar
  2. Ayy le tengo ganas hace tiempo y nunca me animo a empezarla, a ver si ahora jejeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡ánimate!! porque se lee en apenas una sentada y es de esas lecturas que dejan el alma con buen rollo :)

      Eliminar