miércoles, 13 de enero de 2016

The taming of the Queen

Título: The taming of the Queen
Autora: Philippa Gregory
Editorial: Simon & Schuster
Páginas: 436

Sinopsis

Kateryn Parr, a thirty-year-old widow in a secret affair with a new lover, has no choice when a man old enough to be her father who has buried four wives - King Henry VIII - commands her to marry him.   Kateryn has no doubt about the danger she faces: the previous queen lasted sixteen months, the one before barely half a year. But Henry adores his new bride and Kateryn's trust in him grows as she unites the royal family, creates a radical study circle at the heart of the court, and rules the kingdom as Regent.   But is this enough to keep her safe? A leader of religious reform and the first woman to publish in English, Kateryn stands out as an independent woman with a mind of her own. But she cannot save the Protestants, under threat for their faith, and Henry's dangerous gaze turns on her.The traditional churchmen and rivals for power accuse her of heresy - the punishment is death by fire and the king's name is on the warrant...

Opinión

He de empezar esta reseña haciendo una pequeña confesión, y es que con los años me he ido alejando, cada vez más, de la novela histórica. Quizás esto es debido a que he aprendido a disfrutar más de un buen libro de historia, con una buena investigación, que con una novela que en ocasiones se aleja o distorsiona los hechos que narra o el contexto en el que se sitúa. En cualquier caso, Philippa Gregory es una de esas autoras que llevaba tiempo llamándome la atención (en mi Kindle aún espera su novela La otra Bolena) y es que hace un par de años pude ver en la BBC la adaptación televisiva de su novela The white queen y la disfruté bastante. Además, me llamaba la atención el hecho de que era historiadora, por lo que daba por hecho que sus novelas tendrían un interesante y bien elaborado transfondo histórico. Gracias a un regalo de Navidad por fin he podido estrenarme con una de sus novelas y el resultado ha confirmado lo que ya sabía: no, no soy de novelas históricas.

Pero empecemos hablando de la novela, The taming of the Queen nos narra los últimos cuatro años de vida del rey inglés Enrique VIII, que vienen a coincidir con los cuatro años de matrimonio con su sexta y última esposa: Katherine Parr. En este sentido, la novela presenta un panorama bien dibujado de lo que era la corte del monarca Tudor, una corte dominada por un rey -Enrique- tremendamente volátil, ya que según sus caprichos cambiaba de una opinión a otra totalmente opuesta. La autora ha sabido transmitir con gran maestría la inseguridad constante con la que los cortesanos, y sobre todo las reinas, debieron vivir bajo las órdenes de una persona tan inconstante en sus deseos; y se trataba de un miedo real ya que la vida de todos ellos dependía de un monarca cuya opinión cambiaba tanto como el viento. El favor real se ganaba tan pronto como se perdía, así como el amor hacia sus esposas duraba hasta que él quería y luego se deshacía de ellas bien por divorcio, bien por decapitación. Y de hecho, este es el punto más destacable de la novela, la capacidad de la autora a la hora de presentarnos una corte en constante tensión.

No obstante, pese a ello, la novela llega a hacerse pesada, terriblemente lenta. El fallo está, quizás, en el hecho de que llega un punto en que la autora se centra únicamente en la cuestión religiosa, ya que un rey tan volátil como Enrique nunca llegó a tener claro cómo debía ser la religión que debía implantarse en Inglaterra: ¿Católica? ¿Reformista? ¿O una totalmente nueva creada por él? Un conflicto religioso realmente interesante, pero que en la novela se hace repetitivo, dando la sensación de que la historia no avanza... Y solo hay un momento en que esta se vuelve realmente interesante, y es cuando parece que la reina va a ser detenida bajo el pretexto de ser reformista y, por tanto, hereje. Tras ese punto, la novela vuelve de nuevo a ser aburrida y lo es prácticamente hasta el final.

Por otro lado, tampoco me ha gustado ciertas "libertades" artísticas de la autora. Una de ellas es la del perfil del rey, en este sentido es indudable que Enrique VIII no fue precisamente un santo (aunque no sé mucho de la historia inglesa, sé que tuvo seis esposas, a dos de ellas las decapitó, a una la alejó de la corte de malas maneras y a otra casi la detuvo); pero en la novela llega a un punto en el que rey es una caricatura de sí mismo y mentiría si en ocasiones no me ha recordado al dictador norcoreano Kim Jong-un. Enrique VIII se nos presenta, por tanto, como un verdadero tirano llevado por sus caprichos, un ser bipolar (o casi), con aires de erudición y sádico; un ser repugnante del que el lector solo puede sentir asco (y lo cierto es que a veces lo he sentido, sobre todo cuando describe esas escenas en las que el rey no para de comer). Y sí, Enrique VIII era despreciable ¿pero lo era tanto? Me da la sensación de que la autora ha ido más allá a la hora de perfilar al rey y al final solo ha quedado una terrible caricatura.

Asismismo, también me da la sensación de que Philippa siente verdadera adoración por los personajes femeninos, de hecho todas sus novelas están protagonizadas por mujeres. Y si Enrique VIII aparece caricaturizado, la reina es perfilada con un halo de erudición y bondad poco creíble. Es decir, en Historia ni todos los buenos son muy buenos, ni todos los malos son muy malos, en definitiva son seres humanos que vivieron en un contexto determinado. Y en esta novela se ha presentado a Enrique como un verdadero villano y a Katherine como una simple víctima, y yo me pregunto hasta qué punto es cierto... De igual manera, la historia de amor entre Katherine y Thomas Seymour me parece muy forzada, pese a ser cierto que fueron amantes, pero esa pasión descontrolada de Katherine en la novela me parece de todo menos creíble.

A modo de conclusión, solo puedo decir que se indudable que la autora conoce la época en la que ambienta su novela, e incluso los personajes, no obstante su manera de exagerarlo todo no hace más que crear cierto rechazo hacia la misma (Al menos a mí me lo parece). Destaco, sin embargo, la bibliografía final, ya que el contexto en el que está situado la novela sí que me llama la atención, así que lo mismo leo un libro de historia sobre ello. De todas formas, pese a esta crítica tan negativa, creo que es una novela que puede interesar y gustar a los amantes de la novela histórica. Simplemente esta no es para mí. 


6 comentarios:

  1. No me hace demasiada gracia la verdad sobre todo por tema narración....de lo que si me has dado ganas es de que lea alguna novela histórica que ya hace un tiempo que no he leído.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mi esta vez no me llama la historia. La novela histórica, a veces, si es muy densa se atasca, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar

  3. Pues no sé, creo que esta vez no termina de convencerme
    Besos

    ResponderEliminar