miércoles, 20 de abril de 2016

Rebeca

Título: Rebeca
Autora: Daphne du Maurier
Editorial: Debolsillo
Páginas: 464

Sinopsis


Maxim de Winter regresa a Menderley, la casa en la que vivía con su primera esposa, Rebecca, que murió ahogada en el mar. Regresa con su nueva e inocente mujer, la cual descubrirá que Menderley no es el mundo perfecto que ella cree: allí vive también la inquietante señora Danvers, el ama de llaves, quien no sólo no acepta a la joven, sino que constantemente le recuerda la figura de Rebecca, la única e insustituible señora De Winter.

Opinión

A veces me ocurre que empiezo una novela con total excepticismo y acabo totalmente cautivada ¡cuánto me gusta que me pase esto! Y eso es precisamente lo que me ha ocurrido con la novela que reseño hoy, Rebeca, la cual muy probablemente sea una de mis mejores lecturas del año. Y su descubrimiento se lo debo a Carmen, del blog Carmen y amig@s, por organizar esa lectura conjunta (de Thornfield Hall a Manderley) que tantísimo he disfrutado, pues en ella no solo he intercambiado opiniones, sino que también he conocido nuevos blogs literarios muy interesantes.

Pero volviendo a Rebeca, ¡Qué descubrimiento! Erróneamente podríais pensar que la protagonista de la historia que hoy os presento es Rebeca y nada mas lejos de la realidad. Sin embargo, pocas veces ocurre que un título dice tanto sobre la novela como en esta ocasión. Porque no, Rebeca no es la protagonista, sino la sombra que persigue a la misma: la segunda señora de Winter, quien llega a Manderley con la ilusión de una chiquilla (sí, chiquilla) recién casada con un hombre al que ama profundamente, para darse cuenta que sobre la casa (esa casa de ensueño tan admirada) pesa una sombra difícil de vencer: Rebeca. La segunda señora de Winter, cuyo nombre no conocemos, quizás con la intención de hacerla aún más pequeña e insignificante, se nos presenta como una muchacha débil, falta de carácter, inocente y muy soñadora. No deja de ser interesante cómo recrea en su mente conversaciones y hechos, totalmente inventados, fruto de su inseguridad. Es una muchacha que representa todo lo opuesto a Rebeca, como así se lo deja caer su recién estrenada cuñada: ¡Qué distina de Rebeca! Una muchacha que parece incapaz de estar a la altura de su nueva posición social, y no solo por el peso de la primera esposa, sino también por esa sensación de hostilidad que parece enolver a toda la casa, criados incluidos. En este caso juega un papel esencial la señora Danvers, sirvienta incondicional de Rebeca, que se presenta como una especie de "antagonista" machacona. Mentiría si no dijera que me exasperaba enormemente que nuestra protagonista no fuera capaz de dejar de lado a Rebeca, y tratar de disfrutar su matrimonio y su nueva vida. 

El segundo protagonista en cuestión es Maxim de Winter, el señor de la casa. Se presenta en un principio como un pobre viudo que decide casarse para superar la pena por la muerte de su primera esposa. Se trata de un hombre mayor, que no necesita el romanticismo de los muchachos jóvenes para declararse a su nuevo amor. Se presenta, además, como algo distante y cínico. De hecho, si en un principio parece caer bastante bien, a medida que van pasando las páginas su presencia se reduce cada vez más y se vuelve un personaje oscuro. Y es que, al igual que le ocurría al Señor Rochester, de Winter guarda un secreo que de alguna manera define su carácter. 

En cuanto al argumento, yo lo divido claramente en dos partes. La primera parte tiene como protagonista absoluta a la segunda señora de Winter. Ella es la narradora de la historia y conocemos todos sus pensamientos en todo momento, pero es en esta primera parte en la que ella tiene relevancia. Y más que ella, diría sus inseguridades. Como persona insegura que soy, no me ha costado ponerme en su piel. Recuero estar leyendo esta parte y sentirme profundamiente agobiada, pues el peso que ejercía la sombra de Rebeca se hacía cada vez más insoportable, a lo que no ayudaba el hecho de tener que usar su gabinete, seguir las reglas que habían sido establecidas por ella (sobre donde colocar las flores, la hora del té, el menú del almuerzo, etc.) más los comentarios inoportunos y desagradables de la señora Danvers. Y a todo ello se une el comportamiento distante de un esposo que parece pasar de todo. Un ambiente del todo hostil. A medida que avanza la historia, la obsesión de nuestra protagonista con Rebeca se hace mayor: Rebeca, siempre Rebeca. Fuera donde fuera, en Manderley, me sentase donde me sentase, incluso en mis pensamientos y sueños, allí me encontraba Rebeca". Ella misma se ve en una lucha que no puede ganar: Yo podía luchar contra los vivos, mas no contra los muertos....

La segunda parte de la historia comienza, en mi opinión, cuando se produce un giro argumental totalmente inesperado, y ese agobio del principio se transforma sobre todo en tensión. Y es en este punto cuando la historia se vuelve absorvente. Yo básicamente no pude parar de leer y lo devoré prácticamente en un día hasta que llegué hasta el final que me resultó pletórico. Creo que no hubiera podido terminar de otra manera y si no doy más detalles es porque hay que llegar a ese final como lo hice yo, en la más completa ignoracia. Sí que quiero resaltar un detalle que me ha parecido realmente interesante, y del que me fui dando cuenta poco a poco, y es el hecho de que la autora juega con los cambios medioambientales para indicar que se va a producir un giro argumental. Así, por ejemplo, en toda la primera parte predomina el calor del verano, que hace la situación sea mucho más agobiante, en el momento en el que se desvela el secreto por fin llega la lluvia tan deseada. Creo que es un detalle que nos ayuda a meternos en situación.

Anoche soñe que había vuelto a Manderley.... yo me despido de Rebeca con la sensación de que he descubierta una novela de diez. Poco más puedo añadir, ya solo queda que os animéis a leerla. 

Adpatación

Resulta curioso que, cada vez que he mencionado la novela, muchos me hayan respondido ¿es la de la película de Hitchcock? Pues sí, este es otro ejemplo en el que la adaptación cinematográfica es más conocida que la novela en sí, una lástima. Alfred Hitchcock dirigó Rebecca en 1940 y contó con pesos pesados de la industria cinematográfica. Su produtor fue  David O. Selznick, el mismo que había producido la maravillosa Lo que el viento se llevo y estuvo protagonizada por Laurence Olivier (casualmente, la pareja de Vivien Leigh) y Joan Fontaine, como los señores de Winter. Estuvo nominada a 11 Oscars, incluyendo mejor actor, mejor actriz, mejor actriz secundaria y mejor dirección, pero al final solo se llevó dos (Destacando mejor película). Aquí os dejo el tráiler en inglés.





3 comentarios:

  1. Pues si dices que es una novela 10 habrá que apuntársela. Gracias por la reseña .
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita reseña, aunque yo piense distinto e incluso llegara a serme agobiante y sobrecargada.
    Sí, es cierto que desde ese giro, la novela se vuelve mucho más interesante e intrigante.
    El final es lo mejor que podría haber pasado!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Pues no le diría que no. Algo tiene que me llama.
    Excelente reseña.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponderEliminar