sábado, 11 de junio de 2016

Aunque todo esté perdido

Título: Aunque todo esté perdido
Autor: Carlos Garvín
Editorial: SB e-book
Páginas: 162 (aprox.)

Agradecer al autor el envío del ejemplar.


Sinopsis 

Tristán es un hombre que se alimenta de literatura. Cada martes por la tarde se reune con sus compañeros del club de lectura, buscando evadirse de una vida anodina. Allí conoce a Arturo, un sexagenario obsesionado por publicar sus viejas novelas; también a Sofía, una jovencita cleptómana de libros que tiene muy baja autoestima; y a Celia, su amor platónico, que está pasando por una mala época tras sufrir malos tratos por parte de su marido. Todos ellos se aferran a esas reuniones literarias para olvidar sus problemas. ¿Pero qué ocurrirá cuando un nuevo miembro entre a formar parte de sus vidas? Alguien perfecto, seductor, que conoce el éxito y es al mismo tiempo antagonista de todos ellos. Aunque todo esté perdido es un homenaje a esas lecturas que tantas veces nos salvan de la desdicha.

Opinión

Pocas veces me ocurre que termino de leer un libro igual que lo empiezo, es decir, sin tener del todo claro qué es lo que me ha querido contar el autor o autora. Está claro que los autores siempre quieren contar algo, pero bien éste/ésta no ha logrado su objetivo o bien yo no he estado lo suficientemente receptiva. Algo parecido me ha pasado con esta novela, Aunque todo esté perdido, cuyo argumento se desarrollaba demasiado lento y con un título que no he llegado a entender del todo. Pero no voy a adelantarme...

Aunque todo esté perdido se centra, en teoría, en la figura de Tristán, un personajillo patétito que más que despertar lástima causa antipatía. Es un joven vendedor de seguros que pasa la mayor parte de la novela lamentándose de sí mismo, la vida que le ha tocado vivir, su trabajo, la indiferencia de la mujer que ama, la hostilidad de la sociedad que le rodea, etc. No es una víctima, ni mucho menos, simplemente es una persona que se victimiza constantemente, lo que ha hecho que en más de una ocasión no pudiera seguir leyendo. Porque no es que sea un personaje que quiera mejorar su vida, sino que predomina en él una dejadez exasperante: Aunque lo que no sabía Tristán es que se equivocaba. Al encerrarse en su particular victivismo se estaba perdiendo la parte bonita de la vida. Se dejaba vencer, sin esforzarse por luchar para tener una vida mejor. Esta dejadez y este pesimismo general del personaje son contagiosos, porque el resto de personajes no parece llevar una vida mejor. Y no se trata de personajes secundarios, de hecho creo que tienen casi la misma relevancia que Tristán, de ahí lo de que "en teoría" se centrara en la figura de este. Y como digo, el mismo pesimismo parece predominar en Arturo, un sexagenario que desea ser escritor sin conseguirlo, en Celia que es maltratada por su marido o Sofia que es una cleptómana acomplejada. Todos ellos forman un club de lectura peculiar, donde no solo comentan los libros que han leído sino que además sirve de grupo de apoyo de alguna manera. Todos los miembros, además, están perfectamente perfilados, conocemos todo de ellos y este es un de los puntos fuerte de la novela.

Sin embargo, a pesar de que la novela cuenta con una baraja interesante de personajes, la trama argumental me ha parecido demasiado lenta y, hasta casi la mitad de la misma, sin rumbo claro. De hecho, si no hubiera leído la sinopsis hubiera pensado que la novela iba a limitarse a contar los vaivenes de este elenco de personajes, pero a mitad de la misma el ritmo parece agilizarse gracias a la aparición de Héctor. Desde el punto de vista de Tristán, podríamos calificarlo como el "antagonista" de toda la trama. Un personaje totalmente opuesto a él que llega para desbaratarlo todo: La importancia recaía en la vida de Héctor, un Héctor triunfador, a diferencia de los allí reunidos, un tipo que no conocía la derrota ni el fracaso, en definitiva una persona completamente feliz. Esta felicidad de Héctor, su capacidad de adaptarse a este grupo de inadaptados y convertirse en su líder es lo que le va a dar juego a la trama. Su simple aparición trastoca el mundo de Tristán, pero aún más cuando se apodera de todo lo que más ama: el club de lectura y Celia. Amar y leer son los dos pilares para Tristán: Cada día requería su dosis de lectura para mitigar las asperezas que aparecían a lo largo de la jornada. Necesitaba escapar, vivir otras vidas ficticias, creerlas como ciertas, que le permitieran olvidar. Ante una realidad miserable, Tristán se refugia en la lectura. Pero con la aparición de Héctor, ni esta puede mitigar su dolor. Solo lamento que el autor no haya sido más atrevido con el final, pues hubiera pegado algo más violento. De hecho, un personaje tan terriblemente frustrado como Tristán lo pedía a gritos. Por lo que admito que me he quedado poco satisfecha con el mismo.

En definitiva, Aunque todo esté perdido es una novela que no ha llegado a gustarme del todo. Reconozco en ella todos los ingredientes necesarios para una buena historia, en especial ese elenco de personajes "patéticos" y el encuentro con el triunfador, pero la trama argumental me ha parecido que ha cogido el ritmo tarde, cuando ya creía que la novela no iba a dar más de sí. 


viernes, 10 de junio de 2016

"Viaje al centro de mis mujeres" de Alicia Dominguez

Título: Viaje al centro de mis mujeres
Autora: Alicia Dominguez
Editorial: Circulo Rojo
Páginas:


Sinopsis
Tras la ruptura con su pareja, Lola recibe la trágica noticia del suicidio de un hombre cuyo desahucio ella ordenó. Su prima Sara, fotógrafa y activista del 15M, es imputada por ocupar el emblemático edificio Valcárcel de Cádiz. Sus destinos volverán a encontrarse en un viaje a Portugal, en el que ambas intentarán dejar atrás sus particulares demonios. En este viaje, lleno de sorpresas y fascinantes encuentros: un anciano centenario que cuenta historias fabulosas; una fadista, a la que su padre y su marido prohibieron cantar; un homosexual, con un insólito pasado, que viaja con su pareja y sus dos hijos; un echador de cartas, que despierta en Lola una pasión largamente dormida, y una seductora mujer, propietaria del hostal La Menuíta, un lugar donde «verdaderamente se calma el dolor», Lola y Sara descubrirán lo que son y, sobre todo, lo que fueron las mujeres que las precedieron y cuyas energías aún llevan pegadas a la piel.

Opinión
Tengo que reconocer que comencé la lectura con cierto recelo pues solo el título ya invitaba a pensar lo peor: una nueva novela para mujeres. Pero la lectura, pausada y tranquila, ha terminado con todos mis miedos. Estamos ante una novela de mujeres, en la que estas son las protagonistas indiscutibles, pero para narrarnos sus propias historias. Y lo hacen a través de un viaje personal y físico que les llevará desde Cádiz hasta Lisboa.

Alicia Dominguez, de la que tenía conocimiento por su labor histórica, ofrece una narración fluida, con una prosa muy cuidada y donde los sentimientos cobran protagonismo para que los personajes crezcan según avanza la lectura. Unos personajes que se hacen reales y, mucho más importantes, creíbles, como si la autora escondiera parte de sí misma en ellos y nos lo ofreciese como un regalo.

Sin duda, ha sido una sorpresa en todos los sentidos —o que ha golpeado los sentidos—.

lunes, 6 de junio de 2016

Atrapada en el tiempo y Viajera (Forastera #2 y #3)

Títulos: Atrapada en el tiempo y Viajera
Autora: Diana Gabaldon
Editoriales: Salamandra (Versión Kindle) y Planeta (Versión Kindle)
Páginas: 768 y 1019

Sensibles a los spoilers, no leáis a partir de aquí.

Sinopsis 

Atrapada en el tiempo

Veinte años después de haber experimentado la aventura más extraña de su vida - un viaje a través del tiempo hasta la Escocia del siglo XVIII-, Claire Randall regresa con su hija Brianna a las imponentes y misteriosas montañas escocesas donde todo comenzó. Con la ayuda de Roger, un joven historiador, Claire se lanza a una obsesiva búsqueda de las tumbas de los caídos en la batalla de Culloden, en 1745. 

Viajera

Cuando Claire Randall concibe la esperanza de que su amado James Fraser pudo haber sobrevivido a la guerra entre ingleses y escoceses, decide emprender un nuevo viaje en el tiempo para intentar reunirse con él.

Y pese a que lo consigue, Claire y James se ven obligados a iniciar una larga travesía hacia las exóticas y desconocidas costas del Caribe, donde, entre las amenazas de los piratas y los misterios del vudú, procurarán forjarse una nueva vida lejos de las brumosas y beligerantes islas británicas.





Opinión

He de empezar esta reseña por partida doble con una pequeña "confesión". En un principio tenía pensado hacer dos reseñas diferentes, correspondientes a Atrapada en el tiempo y Viajera, sin embargo, cuando me disponía a escribir la reseña de la primera me di cuenta de que ya tenía más del 80% leído de la segunda novela, así que ya me pareció una tontería hacer dos reseñas cuando tenía los dos libros prácticamente listos, así que ya mataba dos pájaros de un tiro.

Uno de los problemas que tienen las historias que acaban convirtiéndose en saga, como la que hoy os traigo, es que es muy difícil que el autor o autora mantenga el nivel (por no decir prácticamente imposible). De hecho yo, que no soy lectora habitual de sagas, considero que la única que ha sabido mantener el nivel, e incluso superarlo, es Harry Potter ya que cada libro me gustó más que el anterior (aunque tenga especial preferencia por el tercero, Harry Potter y el prisionero de Azkaban). Esto no es un reproche ni mucho menos, sino una mera observación. Y es que, en líneas generales, suele ocurrir que cuánto más se quiere alargar una historia más desvaría y al final no queda nada, o prácticamente nada, de la idea original o de la esencia de la historia. Y eso es precisamente lo que creo que está pasando con esta saga de Forastera, pues la primera novela me pareció increíblemente original (Quizás lo de viajes en el tiempo no, pero el planteamiento sí) y enormemente entretenida, y confieso que el tono histórico me conquistó por completo. Sin embargo, a medida que iba leyendo estas dos novelas, los elementos históricos y de fantasía que me conquistaron en el primer libro iban poco a poco desapareciendo, así como mi fascinación hacia la misma. Pese a ello, las tramas están muy bien planteadas y son terriblemente adictivas, no por nada son consideradas un "guilty pleasure", pero sí que no he podido evitar cierto desencanto por mi parte.

Centrándome en lo que es la segunda novela, Atrapada en el tiempo, agradezco a la autora que se haya atrevido a experimientar un poco trasladando a los protagonistas a un ambiente completamente diferente. No obstante, no sé hasta qué punto el resultado de este experimiento es positivo, porque la primera parte acaba siendo un verdadero tedio y aún más increíble que toda la primera novela. Y es que, no puedo evitar pensar que todo ocurre demasiado rápido y demasiado fácil, sobre todo la manera en la que los Fraser pasan a convertirse en miembros importantes de la sociedad francesa ¡son invitados  Versalles! y cómo Jaime pasa a ser mano derecha de Bonnie Prince. Sí, es cierto, a estas alturas de la película no podemos ponernos tiquismiquis, pero a mí me ha chirriado un poco este aspecto. Asimismo, en esta primera parte de la novela hay una sobrecarga dramática innecesaria, pero que desaparece en un abrir y cerrar de ojos. No obstante, la novela mejora notablemente cuando los protagonistas deciden volver a Escocia y se inicia el conflicto bélico, culminando en un final que obliga a leer el siguiente libro sí o sí.

Con la tercera novela, sin embargo, tengo sentimientos encontrados. Por un lado creo que es un libro de aventuras muy entretenido, por el otro se aleja demasiado de lo que fue la idea original. Y me ocurrió exactamente lo mismo que con el segundo libro, que la primera parte se me hizo algo cuesta arriba, sobre todo las partes dedicadas a Jaime, porque las de Claire había cierta intriga que hacía que quisiera seguir leyendo; mientras que la segunda parte mejora bastante y me pareció más entretenida. No obstante, no puedo evitar pensar que la historia va desvariando demasiado, e incluso me he llegado a decepcionar con la evolución de algunos personajes, sobre todo la de Jaime, y también me ha parecido demasiado forzada la aparición de otros.

A modo de conclusión solo puedo decir que es imposible mantener el nivel de una saga, hacer que la historia no desvaríe hasta convertirse en una mera caricatura de lo que algún momento fue. Con esto no quiero decir que estas dos novelas sean terriblemente malas, pues insisto en que son tremendamente adictivas y entretenidas, perfectas para el verano que ya se asoma. Pero el hecho de que se aleje tanto de la idea original, sobre todo el hecho de que "elemento escocés" vaya desapareciendo, ha podido conmigo. No descarto leer las siguientes novelas, pero sí que doy un parón por ahora... Finalmente, he de admitir que la lectura de las novelas me han confirmado lo que ya sospechaba, que la serie me gusta más que los libros.