jueves, 28 de julio de 2016

La sonata del silencio

Título: La sonata del silencio
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial: Planeta
Páginas: 854


Sinopsis

Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo. La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Es la historia de una España de posguerra, de castañeras y carboneros, de cócteles en Chicote y de medias de nailon de estraperlo. Es un edificio cualquiera donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso solo están separados por un tabique.

Opinión

Hace unos meses se anunció que Televisión española estaba preparando la adaptación televisiva de la novela de Paloma Sánchez-Garnica, La sonata del silencio, una novela que ha encumbrado al éxito a su autora pese a que cuenta con varias novelas en su haber. Confieso que ya había leído reseñas muy positivas sobre la misma, pero por una cosa u otra, o simplemente porque no era el momento adecuado, no me había animado a leerla y mentiría si no dijera que ha sido el inminente estreno de su adaptación lo que ha hecho que me pusiera con ella, ya que no quería ver la serie sin haber leído el libro primero, después me habría dado pereza y habría acabado por no leerla. Y, la verdad, menos mal que lo he hecho porque su lectura ha sido todo un viaje de emociones. 

Si tuviera que elegir una única palabra para describir lo que he sentido leyendo esta novela, ésta sería, sin duda alguna, indignación. Una profunda indignación. Y no porque la novela esté mal narrada, todo lo contrario, sino porque todos y cada unos de los hechos que se cuentan en ella alcanzaban tal nivel de injusticia que en más de una ocasión me he visto forzada a parar de leer con el fin de reponerme. Y, la verdad, no es algo que me pase muy a menudo. Y es que la novela es la historia de dos familias que viven casi puerta con puerta, en un edificio de clase media de Madrid, cuyos habitantes se componen de señoronas de la época, dedicadas al rezo y al cotilleo por igual, viviendo en la apariencia de aquellos que se rigen por la moralidad impuesta y de señores que cumplen y hacen cumplir a sus señoras, de manera implacable, dichas normas, jueces oficiosos de una sociedad donde el hombre lo era todo. Estas dos familias, los Figeroa y Montejano, se hayan unidas y separadas al mismo tiempo debido a los secretos y traiciones que comparten varios miembros de las mismas. Secretos y traiciones que han hundido a los Montejano en la más absoluta miseria, en parte por el orgullo de su cabeza de familia, Antonio, en parte por la mala suerte que ha hecho que sus miembros dependan en todo de los Figueroa. 

En medio de este conflicto familiar sobresalen varios personales, en especial destaca una mujer que se ahoga, Marta Ribas, esposa de Antonio. Una mujer de una fortaleza increíble, que no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad por haber tenido una educación muy superior al de su marido y el resto de mujeres que le rodean, y por haber sido criada en un ambiente de mentalidad abierta y dedicada a la cultura. Es una mujer cargada de deseos de vivir, de ser libre y esa libertad se encuentra en la música. Es una mujer que con sus ansias de querer sobrevivir, pese a los múltiples obstáculos en su camino, se gana el respeto y la admiración del lector. En torno a ella, encontramos un elenco de personajes maravillosamente bien perfilados por la autora que ayudan a elaborar una historia perfectamente construida, que avanza con ritmo lento pero seguro y que va atrapando al lector poco a poco. La narración es sencilla, el lenguaje es claro y directo, no encontramos florituras en el lenguaje pues la historia es lo bastante intensa como para adornarla aún más. Pero, pese a la claridad y sencillez del lenguaje, en la narración se intercalan una serie de reflexiones sobre la vida y las decisiones que tomamos que no dejan indiferente al lector y que dan una profundidad aún mayor a aquello que se nos cuenta. 

Son varios los elementos que han hecho que esta lectura se convierta en una de las mejores que llevo en el año. El primero de ellos, la construcción de la historia que, pese a centrarse en Marta Ribas como protagonista, no ignora al resto de personajes que la acompañan, pues la autora se ha esforzado en darle a cada uno su lugar y el lector puede conocer la evolución de los mismos. Algunos, por ejemplo, se sumen en la más absoluta oscuridad como le ocurre al marido de Marta, Antonio, con un final que no deja indiferente; otros parecen redimirse, como le ocurre a Basilio, e incluso, a Rafael; de otros me hubiera gustado un final más duro, más vengativo, como por ejemplo Virtudes, que se me hizo antipática de principio a fin. Y otros personajes me han parecido absolutamente fascinantes, por ejemplo Roberta, una mujer extranjera que supone un contraste interesante. El segundo, es el contexto de posguerra que, como el de la Segunda Guerra Mundial, no deja de estar algo trillado pero por el que siento cierta debilidad (de hecho, Las tres bodas de Manolita, también una novela de posguerra, fue de las mejores lecturas de 2015). En esta novela, aunque no lo parezca, el contexto tiene especial relevancia pues, de alguna manera, marca el destino de ambas familias y también configura la vida de las mujeres. Y, por último, el aspecto que más me ha gustado de la novela es el protagonismo femenino y la importancia que tienen las mujeres en la historia. Todos y cada uno de los personajes femeninos que aparecen en ella son diferentes, y es interesante ver el contraste entre las mismas, entre aquellas que vivían acorde a los preceptos de la época (la de la mujer que debía ser esposa, madre, cumplidora de las normas morales y profundamente religiosa, tal y como lo es Virtudes) y aquellas que, pesen vivir de acuerdo a esos preceptos, se rebelaban internamente (hacerlo externamente era peligroso) y trataban de buscar una vía de escape. En esa rebelión se encuentra Marta y estoy segura que hubo muchas mujeres como ella en la época, a quienes la dictadura les puso una losa encima que les impidió seguir adelante. Como lectora femenina confieso que me ha indignando en muchas ocasiones lo injusto de la posición de la mujer en la época, y he sufrido con la absoluta vulnerabilidad de la misma en una sociedad en la que todo, absolutamente todo, estaba a favor del hombre.

Ya, para ir concluyendo, no me queda más que decir que La sonata del silencio es una novela que he disfrutado de principio a fin. Quizás, la única pega que podría ponerle es que parece estar demasiado dirigida a un público lector especialmente femenino, sobre todo para aquellas que han disfrutado de otras novelas como El tiempo entre costuras o Habitaciones cerradas, pero creo que también podría disfrutarlo el público masculino. A mi parecer La sonata del silencio es de esas novelas que tardas en olvidar. 

Adaptación

Ya lo decía al principio de esta reseñar, La sonata del silencio cuenta con una adaptación televisiva que creo que se estrenará en septiembre (no estoy segura). Contará con 9 capítulos y tiene un repato muy atractivo: Marta Etura, Daniel Grao, Eduardo Noriega, Claudia Traisac, etc. Yo no pienso perdermela, ya que tras ver Habitaciones cerradas, creo que la primera habrá hecho un gran trabajo. 


miércoles, 20 de julio de 2016

The age of innocence

Título: The age of innocence
Autora: Edith Wharton
Editorial: Virago Modern Classic
Páginas: 303

Sinopsis


Al amable mundo de convenciones sociales estrictas en el que se mueve, aparentemente sin roces ni contrariedades, la alta sociedad de Nueva York de finales del siglo pasado, regresa de Europa la inquietante condesa Olenska. Independiente, osada, «diferente», Ellen involucrará muy pronto en su misterio a su joven primo Newland Archer y perturbará sin poder evitarlo el encanto de una vida social que ignora de manera voluntaria su inminente fin.




Opinión

Llevaba ya tiempo queriendo estrenarme con Edith Wharton, especialmente desde que me uní al grupo literario de Facebook de Carmen y amigos. En él no paraba de ver y leer reseñas de algunas de las obras de esta autora, ya que algunos de los miembros han estado participando en el reto Wharton-James. Mi curiosidad, por tanto, fue incrementándose poco a poco y dado que no había leído nada de esta autora y su bibliografía es inmensa, entre novelas, nouvelles, relatos cortos, poesía, etc., decidí dejarme llevar por la recomendación de una conocida y me estrené con la que es, muy propablemente, su novela más conocida: The age of innocence, con la que ganó el premio Pulitzer en 1920. 

A grandes rasgos, la novela de Wharton podría resumirse en una frase: es un magnífico retrato de la clase alta neoyorkina de finales del siglo XIX. De hecho, en un principio, cuando estaba escribiendo el borrador de esta reseña, en lugar de clase alta yo había escrito sociedad, pero la verdad, eso sería exagerar un poco ese retrato que hace la autora, pues su novela se centra fundamentalmente en una serie de personajes que componen el entramado familiar de la clase pudiente de dicha ciudad. Y lo cierto es que Wharton se maneja como pez en el agua, pues ella misma había nacido en el seno de una de esas familias y conocía a la perfección todo el entramado que narra en esta novela donde encontramos a los Mignotts, los Archers, los Wellands, los Beauforts, etc. Así, por tanto, Wharton no ha hecho más que plasmar en papel esa microsociedad en la que había nacido y crecido. No obstante, que no se engañe el lector, no se trata de una descripción amable ni mucho menos, pues en ocasiones me ha dado la sensación de que la autora emplea un tono ciertamente satírico en su narración, e incluso, puede sentirse cierto desprecio (en no pocas ocasiones la autora deja caer que esa clase alta neoyorkina es profundamente ignorante). 

A través de este retrato, que ya digo que no es amable, se aprecian además varias críticas. La más sutil, quizás, es el reproche constante hacia esa sociedad hipócrita, compuesta en su totalidad de familia adinerada pero de origen humilde. En este caso, el mejor ejemplo lo encontramos en la señora Mignott, esa matriarca que desde el sillón de su casa juzga a todos los que la rodean. Una matricarca que había tenido un ascenso en sociedad poco sencillo, pues no había nacido en ella sino que había escalado hasta alcanzarla: Unkind people said that, she had won her way to success by strenght of will and hardness of heart, and a kind of haughty effrontery that was somehow justified by the extreme decency and dignity of her private life. Ninguno de sus miembros, por supuesto, reconocen la dificultad o la forma en la que alcanzan la cima, sino que se comportan de manera hipócrita como si siempre hubieran estado ahí. Además, Wharton se detiene a describir de forma absolutamente detallada cada uno de los personajes con los que trata, por lo que el lector conoce a cada uno de ellos y sabe qué papel juegan ese microunivero que es la aristocracia neoyorkina.

Wharton, qué decir cabe, se muestra absolutamente implacable con esta familias y lo que representan. Crítica duramente el encorsetamiento en el que viven, que les ha llevado a crear una serie de normas no escritas, que todos conocen y por las que todos se rigen. Unas normas que de alguna manera rompían con el individualismo, pues el individuo es lo que es en función del papel que juega en la sociedad y como tal debe vivir por y para esa sociedad, sacrificarse si es necesario: The indiviual, in such cases, is nearly always sacrified to what is supposed to be the collective interest... Cualquier escándalo o "unpleasand business" (osea, asunto desagradable), se esconde, se ignora, o bien se actúa con absoluta frialdad y rechazo hacia quien no puede ignorarlo. Y sí, esas familias podían respaldar a un individuo en apuros, pero también podían ser los peores jueces capaces de condenar al exilio a aquel individuo bajo escándalo. La autora, por tanto, nos presenta a una ciudad que en teoría debía ser vista como la cuna de la libertad, abierta a nuevos aires por eso de ser un nuevo continente (De hecho uno de los personajes se pregunta si Colón había descubierto este nuevo continente para hacer una copia del que ya se conocía). Y New York no es que sea solo una copia, sino que es un lugar absolutamente rancio, gobernado por viejos carcas que imponen su viejas ideas: New York society is a very small world [...]. And it's ruled, in spite of appearences, by a few people with, well, rather old fashion ideas".

A ese pequeño mundo llega la Condesa Olenska, quien representa todo lo opuesto a lo dicho anteriormente. Es una mujer criada en la alta sociedad europea, una sociedad mucho más culta, con una mentalidad algo más abierta y algo más multicultural, y llega  New York creyendo que llega a su hogar, huyendo de un marido que, por lo poco que se dice, es un verdadero bestia y vividor. Y llega, además, buscando su libertad, planteando la idea de divorcio ¡Escándalo! ¿Para qué un divorcio si ya se ha separado? Olenska, por tanto, pondrá a prueba a la sociedad a la que llega y también los convencionalismos de su familia quien la apoyará a la vez que le darán la espalda. Olenska es, a mí parecer, el personaje más fascinante de la novela. Y no solo porque representa todo lo opuesto de una sociedad absolutamente rancia, sino por su dignidad y respeto a sí misma. La llegada de este personaje también pone a prueba al protagonista de la novela, Newland Archer. Y he aquí otras de las virtudes de esta novela, porque Warthon opta por un protagonista masculino, en lugar de femenino, algo no muy común en la literatura clásica femenina (ruego me corrijan si me equivoco). Newland se presenta como un caballero que vive de acuerdo a esas normas no escritas y no solo es que viva de acuerdo a ellas sino que las considera esenciales. Es un hombre dedicado a la abogacía, a punto de casarse con una muchacha que representa todo lo que una buena esposa debe ser, bella, de clase alta (nieta de la matriarca), y de inteligencia media. Archer vive por y para las normas, es más, una de sus frases lapidarias es one can't make over society. Sin embargo, su encuentro con Olenska hará que todo su mundo se tambalee. Experimentará un viaje iniciático tras el cual abrirá los ojos y verá la sociedad como lo que en realidad es. Obviamente, en el transcurso de este viaje Olenska y Newland acabarán enamorándose el uno del otro, pero tendrán que decidir entre dejarse llevar por ese encorsetamiento o romper con él. En cualquier caso, en mi opinión, la historia de amor no es más que una excusapara que Newland experimiente ese cambio fundamental.

En definitiva, The age of innocence me ha parecido una buena opción para estrenarme con esta autora, de la que seguro leeré más novelas. La he disfrutado muchísimo, sin que tampoco por ello me haya maravillado. Me ha gustado ese tono satírico que parece intuirse en la forma en la que la autora retrata a esas grandes familias neoyorkinas, reduciéndolas casi a meras caricaturas. Un retrato en el que puede notarse ese deprecio que la autora acabó sintiendo por la sociedad en la que había nacido y criado, de hecho al final acabó trasladándose a Europa donde moriría. En la introducción del ejemplar que he leído se nos dice lo siguiente: Edith Wharton criticised the society for its dread of innovation, its conformity, it philistinism and, perhaps most tellingly of all, for its lack of civic responsability. Y la verdad es que parte de eso puede encontrarse en la novela. Asimismo, me ha parecido sumamente interesante la manera en la que la autora hace que Newland vaya dándose cuenta de cómo es esa sociedad que le rodea, que cuestione los pilares en los que había sostenido su vida. En resumen, una lectura absolutamente recomendable que no decepcionará a los lectores de este género. 

Adaptación

Es muy posible que esta novela de Wharton sea más conocida por su adaptación cinematográfica, que por la novela en sí. La dirigió el grandísimo  Martin Scorsese allá por el año 1994 y la protagonizaban unos actores y actrices de lujo:  Daniel Day-Lewis, Michelle Pfeiffer, Winona Ryder, Geraldine Chaplin, Michael Gough, Miriam Margolyes, etc. y llegó a estar nominada a 5 oscar, aunque solo se llevó uno por Mejor Vestuario. Yo no la he visto y, siendo sincera, dudo que la vea porque no soy fan ni de Pfeiffer ni de Ryder, y porque en general no me atrae, pero aquí os dejo el tráiler.



lunes, 18 de julio de 2016

La maniobra de la tortuga

Título: La maniobra de la tortuga
Autor: Benito Olmo
Editorial: Suma de Letras
Páginas: 360

Sinopsis
Empujado por el infortunio, el irreverente inspector Manuel Bianquetti se ve obligado a aceptar un traslado forzoso a la comisaría de Cádiz, un destino previsiblemente tranquilo que se verá alterado con el hallazgo del cadáver de una joven de dieciséis años. Una muerte violenta que le traerá reminiscencias de un pasado del que no logra desprenderse. 


A pesar de la oposición de sus superiores, el inspector Bianquetti emprenderá una cruzada solitaria para atrapar al culpable siguiendo el rastro de unas evidencias que podrían no existir más allá de su imaginación. La realidad se va oscureciendo en la medida en la que el lector va devorando páginas al tiempo que participa junto al protagonista en la investigación de un caso cada vez más turbio y escabroso. 

Opinión
Llevo mucho tiempo sin que una novela logre engancharme en su lectura, razón por la que mis reseñas en el blog se espacian cada vez más, pero la incursión de Benito Olmo en el panorama literario nacional ha logrado romper esa mala racha.

Con un ritmo fluido y rápido —que se reflejan en capítulos cortos que dejan con ganas de más y, por tanto, obligan a leer—, Benito se ha adentrado en el Cádiz más oscuro. El de los bajos fondos en una ciudad en la que nunca pasa nada pero que puede esconder mucho y que el inspector Bianquetti parece dispuesto a descubrirnos. Y como lector, le acompañas en ese descubrimiento. Paso a paso, y con alguna trampa literaria, Benito va dando las pistas para que llegues a la conclusión final y el propio juego que propone te lleva a querer seguir leyendo para conocer que se esconde tras el asesinato de la chica. Quizá esa sea la mayor virtud de La maniobra de la tortuga: el autor te presenta un juego, con personajes que pasan casi inadvertidos (excepción hecha de Bianquetti y Cristina, que si nos permiten conocer algo más de ellos), pero esa falta de profundidad en los personajes no puede considerarse un defecto, más bien se trata de una virtud al centrar el enfoque en la investigación y en ese juego que hace que la lectura, además de rápida y afable, sea divertida al ir descubriendo las piezas que componen el puzzle completo. 

Pero no todo van a ser parabienes. Si hay que sacarle un defecto lo tendría claro: la línea argumental de Cristina. Sin ella la novela no pierde su poder de atracción, no influye en el "juego", no afecta a la trama. Quizá sea un intento de dotar de mayor humanidad a Bianquetti; quizá Benito quiso tratar un tema de actualidad (lo entenderán cuando lo lean), pero para mí es una trama que parece forzada y que llega a romper el ritmo de una novela que es, sin duda, de las mejores que podrán leer este verano. 

Uno de esos libros escritos con tino, con esmero, y que hacen disfrutar de una buena historia policiaca.



viernes, 15 de julio de 2016

Nominación Best Blog





Por normal general no soy de publicar este tipo de entradas, pero dado que ya son varios los blogueros y blogueras que me nominan a este tipo de cosas me he decido publicar al menos una. En esta ocasión quiero dar las gracias a Juan Carlos Galán, de El blog de Juan Carlos, por su nominación. Siempre es un placer que se reconozca la labor que llevo a cabo en este blog. Así que ¡Muchas gracias!

11 cosas sobre mí

1. Junto con este blog también escribo un blog de historia que tengo algo paradillo (en la columna de la derecha podéis encontrarlo).
2. Soy Doctora en Historia aunque actualmente estudio para ejercer de profesora.
3. Soy de Cádiz pero llevo 5 años viviendo entre Birmingham (Inglaterra) y Cádiz.
4. Soy fan de Jane Austen pero me provoca rechazo su excesiva popularidad entre la comunidad bloguera porque creo que no se entiende o no se capta la esencia de la literatura de Austen.
5. He visitado la casa de Jane Austen en Chawton y la de Charlotte Brönte en Haworth.
6. Este año me he convertido en adicta de la serie de Outlander y vivo totalmente obsesionada.
7. Mi pintor favorito es Van Gogh, aunque admito que al leer su biografía empecé a odiarlo como persona.
8. Cuando era adolescente quería ser egiptologa y vivir en Egipto, pero al final no pudo ser ni una cosa ni la otra y ni siquiera he ido aún a Egipto.
9. Mi color favorito es el morado.
10. Mi país favorito es Italia.
11. El amor de mi vida (con perdón de mi pareja) es Colin Firth

11 preguntas

1. ¿Por qué motivo mantienes abierto y activo un blog literario?
El blog surgió de una idea que tuvimos mi amigo Javi y yo de compartir nuestras opiniones sobre las lecturas que íbamos haciendo. Durante un tiempo lo tuvimos bastante paradillo, pues ambos estábamos inmersos en nuestras respectivas tesis y también el trabajo y, en los últimos tiempo, yo lo he ido manteniendo más activo pues me gusta muchísimo la comunidad bloguera y me gusta compartir mi opinión. También es un ejercicio de escritura, ya que me permite ir mejorando mi forma de escribir y mi forma de expresarme. Cuando escribo una reseña trato que sea lo más completa posible y siempre la escribo a mano primero y luego la paso al ordenador.

2. ¿Trabajas en tu blog todos los días? ¿En qué momento de la jornada prefieres hacerlo?
No, no trabajo todos los días en él. Básicamente trabajo en él cuando voy a publicar una reseña. Sí que leo blogs todos los días, trato de mantenerme al día en eso. Y no, no leo todos los blogs todos los días, normalmente leo las reseñas de libros que me interesan o que pueden interesarme. 

3. ¿Solo hablas de literatura en tu blog o lo tienes abierto a otras manifestaciones culturales? 
Básicamente solo publico reseñas o bien lecturas conjuntas y, si el libro tiene alguna adaptación, también hago referencia a las mismas.

4. ¿Consideras que el blog es para ti una especie de sucedáneo de creación literaria?
No, mi blog únicamente es un sitio donde comparto mis opiniones, sí que lo veo como una especie de actividad con la que mejorar mi escritura o mantenerla activa, pero no es para mí una creación literaria.

5. ¿Consideras que en ocasiones el blog te impide leer tanto como quisieras?
Para nada, por desgracia tengo otras cosas que me impiden leer tanto como quisiera y a veces la culpable soy yo que me entretengo con nada.

6. ¿Que momento del día es para tí el ideal para leer?
Topicazo: antes de acostarme. Pero puedo leer cualquier momento del día, siempre que tenga tiempo o se me apetezca.

7. ¿Cuáles son tus géneros literarios favoritos?
Me gusta mucho la literatura clásica y me encanta conocer autores nuevos de este género, por ejemplo, Wilkie Collins o Edith Wharton. Me gusta la fantasía, al estilo Harry Potter, o la novela contemporánea al estilo Amelia Noguera. Sí que no me gustan las novelas de terror o thrillers.

8. ¿Qué piensas sobre las películas basadas en libros? ¿Cuál ha sido la mejor adaptación que has visto? ¿Y la peor?
Disfruto mucho de las buenas adaptaciones, es más, si una película está basada en un libro seguramente la vea. Me gustó mucho, por ejemplo, "Criadas y señoras" porque creo que respetaba muy bien la esencia del libro, aunque se tomara sus libertadas. Y a veces me ha pasado que como haya visto la película primera y me haya encantado, luego no disfruto el libro igual, por ejemplo con El velo pintado. No sabría decirte cuál sería la mejor adaptación pero sí me gustó mucho "Siempre el mismo día", porque recogía muy bien la esencía del libro; la de "Orgullo y Prejuicio" de 2005 aunque se tomaba sus libertades me parece una preciosidad tanto por la fotografía, la BSO, como la interpretación de los actores. Y también me gustó muchísimo la serie de "El tiempo entre costuras". La peor adaptación,.. umm... es complicada porque no recuerdo ninguna que me indginara especialmente, pero sí que no me gustó mucho la última adaptación de Jane Eyre (la BBC había hecho una miniserie que era mejor) y tampoco me pareció que estuvo a la altura la adaptación de "La palabra más hermosa" que tenía otro título en español.

9. ¿Qué libro estás leyendo en este momento?
Pues tenía muchas ganas de conocer a Edith Wharton y me recomendarion "The age of inocence" y eso es lo que estoy leyendo ahora.

10. ¿Prefieres el e-book o el formato papel de toda la vida? 
Pues soy de esas personas que le gustan tanto leer que le da igual el formato, así que lo mismo leo en papel que en e-book. Sí que por cuestión de espacio compro más libros electrónicos que en papel, pero me da igual leerlos en un formato que en otro.

11. ¿De qué irá tu próxima reseña?
Será mi opinión sobre "The age of innocent" que, por el momento, me está gustando bastante. 


Y eso es todo, sé que tendría que nominar a otros 11 blogs pero esta parte me la voy a saltar ya que casi todos los blogs que conozco ya han sido nominados y los que no, no son de publicar este tipo de entradas. Espero que os haya gustado y nos seguimos leyendo. 

martes, 12 de julio de 2016

Tristán e Iseo

Título: Tristán e Iseo
Autor: Existen varios autores pero he leído la version de Alicia Yllera
Editorial: Alianza Editorial
Páginas: 196

Sinopsis

Paradigma de la historia de una pasión amorosa enfrentada a un destino trágico, Tristán e Iseo gozó desde sus primeras versiones medievales de una gran celebridad. A partir del siglo xii fueron numerosas las variantes de esta leyenda, vinculada más tarde a las hazañas de los caballeros de la corte artúrica y cuyos ecos llegaron hasta el siglo xix, sirviendo de motivo inspirador de la poesía de Arnold y Tennyson y de una ópera de Wagner. Para la presente edición, Alicia Yllera ha reconstruido el texto a partir de los fragmentos conservados de los poemas franceses del siglo xii de Thomas y Béroul, apoyándose en las versiones de Eilhart y de Gottfried y en las adaptaciones al francés moderno elaboradas por A. Mary y J. Bédier.

Opinión

Señores, ¿os agradaría oír un hermoso cuento de amor y de muerte? Se trata de la historia de Tristán y de Iseo, la reina. Escuchad cómo, entre grandes alegrías y penas, se amaron y murieron el mismo día, él por ella y ella por él. El relato de sus amores se extendió por la verde Erín, desde el muro de Adriano hasta la punta del Lagarto, halló sus ecos en los bordes del Sena, del Danubio y del Rhin, encantó a Inglaterra, Normandía, Francia, Italia, España, Alemania, Bohemia, Dinamarca y Noruega. Su memoria durará mientras exista el mundo.

Con este maravilloso párrafo, que recuerda de alguna manera a la introducción de Romeo y Julieta (No sé si Shakespeare encontraría inspiración en algunas de las versiones de la leyena de Tristán e Isolda), Alicia Yllera nos adentra en la trágica historia de amor del caballero Tristán y la reina Iseo. Se trata, en esta ocasión, de una relectura de un clásico que leí hace bastantes años y que se me apetecía recordar ahora. Para ello me decanté por la edición que ya tenía en mis manos, la de Alianza Editorial, perteneciente a la Biblioteca artúrica. No se trata de una edición especialmente nueva, pero tampoco excesivamente antigua (es de 2009) y vuelvo a repetir con ella porque me parece muy completa. Incluye una introducción en la que Alicia Yllera hace un breve estudio de la obra, explicando su argumento y los cambios en el mismo en las diferentes versiones existentes, nos habla precisamente de todas ellas (al menos las conocidas) y cómo se han ido alimentando las unas de las otras; explica, además, los posibles orígenes de la historia de Tristán e Iseo y nos da a conocer las diferentes versiones que ella ha utilizado para reconstruir el relato. Como ya he dicho, una introducción breve pero muy completita y, en mi opinión, lo suficientemente sencilla para aquellos que no están acostumbrado a leer estudios literarios.

Para aquellos que no conozcan la historia de Tristán e Iseo les cuento, a grandes rasgos, de qué trata. Es, como ya he dicho al principio, una trágica historia de amor. Trágica por como se desarrolla y trágica por como termina (y no, no hago ningún spoiler porque ya en el primer párrafo se desvela el final). Los protagonistas son Tristán, un caballero galés, hijo y sobrino de reyes, e Iseo, princesa de Irlanda. El destino de los dos se une cuando Tristán logra "ganar" a Iseo en un duelo para llevársela a su tío, el rey Marcos, para que se case con ella y así firmar la paz entre Cornualla e Irlanda. Pero el destino, siempre caprichoso, hará que los dos jóvenes beban un filtro de amor que en realidad estaba destinado para Iseo y su futuro esposo. El filtro hará que los dos jóvenes se amen de forma pasional durante tres años, para luego suavizarse y convertirse en un amor más maduro. Mientras están bajo el poder del filtro los amantes no pueden separarse y hará que vivan verdaderas aventuras mientras tratan de ocultar su amor al rey Marcos, esposo de Iseo. 

Una de las cosas que más me gusta de esta versión de Alicia Yllera es la narración, pues se asemeja muchísimo a las novelas de caballerías que tuvieron una inmensa popularidad allá por el siglo XVI. Me da la sensación de que Alicia ha querido respetar la esencia de la historia y ha optado por no adaptar el lenguaje medieval al actual, lo que en mi opinión es un verdadero acierto. Sin embargo, no se trata únicamente del lenguaje, sino también de los elementos que componen las novelas de caballerías. En este caso encontramos muchos de ellos, por ejemplo, el protagonista es un caballero (Tristán), hábil con las armas pero también cultivado pues sabe tocar el arma y recitar lays, que deberá superar una y mil aventuras; y junto a él encontramos a una dama de belleza inigualable y entre ellos va a surgir el amor. Asimismo, la historia se desarrolla en un pasado remoto, no sé sabe cuál es, se podría decir que es la Edad Media, pero una Edad Media ficticia en la que vive el Rey Arturo. Además, encontramos en ella la presencia de gigantes, enanos felones, dragones, etc. Sin duda alguno, el centro de esta novela es el amor, pero lejos de ser un amor "natural", que surge del encuentro de los personajes, se trata de un amor causado por un filtro de amor que condenará a nuestros protagonistas a un destino trágico: De esta manera, Tristán e Iseo, por un error de la fiel Brangel, tomaron en el mar, la víspera de San Juan, el brebaje fatal que tantas penas y alegrías les había de acarrear y entraron la rota que nunca podrían abandonar. La bebida les pareció suave y dulce ¡Nunca dulzura fue pagada a tan alto precio! En este párrafo se puede apreciar ese tono poético, propio de este tipo de narrativas (mar, fatal, acarrear, abandonar, etc. son palabras que riman). Además el filtro tiene un efecto inmediato y así se describe la manera en la que afecta al joven Tristán: Parecía a Tristán que una zarza vivaz, de agudas espinas y flores olorosas, echaba raíces en la sangre de su corazón y con fuertes lazos unía su cuerpo, su pensamiento y su deseo al bello cuerpo de Iseo. Pero, a pesar de que ese amor se describe de manera absolutamente pasional, no es en absolutoa un amor placentero, que traiga felicidad a los protagonistas, sino más bien un castigo del que no pueden librarse: Siempre pensé que el amor sería dulce, ahora comprendo que es amargo. Es un amor que no pueden controlar y que les llevará a renuciar todo lo que tienen. 

No obstante, pese a que esta forma de narrar puede ser considerada por algunos lectores la principal virtud de esta versión, también puede ser el motivo por el que muchos decidan dejar pasar esta lectura, básicamente porque el lector en general no está acostumbrado a este tipo de narrativa, a las descripciones llenas de simbolismo y el tono poético. Nada que reprochar, obviamente, cada lector sabe lo que le gusta y lo que no, además, como bien explicaba un amigo mío en su blog, las obras clásicas fueron escritas para otro tipo de público, acostumbrado a otro tipo de narrativas, e incluso, en algunas ocasiones, para que éstas fueran recitadas (de hecho, en el párrafo inicial de esta novela se dice "oir", "escuchar", lo que da a entender que la historia de Tristán e Iseo fue más bien recitada que leída). Leer un clásico de este estilo exige un esfuerzo por parte del lector y no todos están dispuestos a hacerlo. Además, si he de ser sincera del todo, tampoco ayuda la falta de empatía que podamos sentir hacia nuestros protagonistas. En mi caso, por ejemplo, en más de una ocasión dejé de ver a los protagonistas como meras víctimas de una equivocación, a verlos culpables de una verdadera traición. No existe en ningún momento arrepentimiento por parte de los mismos, ni una pizca de culpabilidad (bueno, miento, sí en un momento Tristán llega a sentirse culpable), pero lo cierto es que mienten una y otra vez para ocultar un amor del todo ilícito. Que sí, que mediréis que de eso va precisamente la historia, pero no puedo evitar sentir cierta antipatía por los amantes. Además, se quejan una y otra vez del destino que les ha tocado, pero tampoco es que ellos deseen cambiarlo. Pero, como digo, es una narrativa medieval y mis concepciones son puramente contemporáneas.

Así, para ir concluyendo, considero que Tristán e Iseo no es una lectura para todos los públicos. En mi caso he disfrutado enormemente con la forma en la que está narrada, quizás porque desarrollé cierta inclinación por las novelas de caballerías cuando estaba trabajando en mi tesis (llegué a leer bastantes novelas), pero admito que es un tipo de narrativa que no gusta a todo el mundo. Me ha echado para atrás, eso sí, la antipatía que llegué a sentir por los protagonistas, cuyo destino me parece más que merecido. Aún así, es una lectura que considero fundamental y no solo porque sea un clásico, sino porque creo que puede ser interesante para aquellos lectores que desean expadir sus horizontes literarios y experimentar con un tipo de narración diferente al que estamos acostumbrados. 

Adaptación

Para quien no lo sepa, la historia de Tristán e Isolda fue llevada a la gran pantalla en el 2006 por parte del director Kevin Reynolds y estaba protagonizada por James Franco y Sophia Myles. Recuerdo que la vi hace miles de años (bueno, tanto no, pero casi) y no me pareció mala del todo, a excepción de la carita de triste de James Franco que me ponía enferma. En cualquier caso os dejo el tráiler:




jueves, 7 de julio de 2016

Valancy Stirling o El Castillo Azul

Título: Valancy Stirling o El castillo azul
Autora: Lucy Maud Montgomery
Editorial: d'Época Editorial
Páginas: 295

Sinopsis


El Castillo Azul cuenta la historia de Valancy Stirling, una joven «solterona» de veintinueve años que vive en un ambiente asfixiante marcado por el férreo control de su madre, la ausencia de los más tímidos placeres y los constantes desprecios y humillaciones a los que la somete su clan familiar por su condición de mujer soltera —esto es, mujer que ha fracasado en el objetivo de encontrar marido—, y que un buen día decide escapar a su monótona existencia tras recibir una impactante noticia, en busca de su propia identidad y su despertar como mujer.  Afortunadamente, en ocasiones, para escapar de su monótona existencia, la desdichada Valancy se refugia en el castillo de sus sueños, su Castillo Azul, imaginándose como una hermosa dama muy querida y admirada, y feliz esposa de un romántico caballero.  Valancy se convierte entonces en una verdadera heroína, un brillante ejemplo de coraje y determinación frente a lo desconocido.

Opinión

Desde hace bastante tiempo vengo admirando las joyitas literarias que viene publicando d'Época editorial. Y son joyitas por dos motivos: el primero, porque es una editorial que se está dedicando a desempolvar obras de la literatura que son poco conocidas para el gran público, en el que me incluyo. Al menos a mí me resultan del todo desconocidas, a excepción de Julia Bride de Henry James o Persuasión de Jane Austen, el resto de sus publicaciones admito que no las conozco. Y, segundo, porque el cuidado que presenta cada una de sus ediciones muestra el absoluto respeto que la editorial siente por cada una de las obras literarias que edita. La calidad de cada uno de los libros es casi insuperable. Todos ellos están editados en pasta dura con sobrecubierta, asimismo destaca la calidad del papel, con una letra de tamaño ideal y unas ilustraciones que complementan la narración de manera perfecta. Como ya he dicho, verdaderas joyas literarias que hacen las delicias de cualquier amante de los libros, y confieso que estoy deseando adquirir varios ejemplares, como el de La señorita Mackenzie de la colección biblioteca Trollope o la edición conmemorativa de Persuasión de Jane Austen que viene acompañada de un DVD documental. Para más información pinchar aquí

Esta es una de las ilustraciones que acompañan a la narración de Valancy Stirling o El Castillo Azul

Pero centrándome ya en la novela que he tenido el placer de leer, Valancy Stirling o El Castillo Azul, es, como he dicho, una obra literaria poco conocida para el gran público. Su autora, Lucy Maud Montgomery, se hizo especialmente conocida por la serie de novelas de Ana de las tejas verdes. En mi caso, he de confesar, que si bien me sonaba esta serie de novelas, su autora, sin embargo, me resultaba totalmente conocida, por lo que esta novela me ha permitido conocerla un poquito.

El castillo azul, como fue originalmente titulada, tiene como protagonista absoluta a Valancy Stirling, de hecho el resto de personajes no son más que meros secundarios que apenas llegamos a conocer. Valancy es una joven que a sus veintinueve años no ha logrado casarse y que, por ello, tiene una existencia bastante miserable, especialmente dentro de su clan familiar, los "Stirling" de Deerwood (una pequeña comunidad de Canadá). Y es que su clan familiar actúa sobre ella de manera implacable, recordándole una y otra vez lo desafortunada de su situación, en especial su madre, quien la controla de una manera férrea, imponiendo una serie de absurdas normas de comportamiento. A todo ello se le suma el menosprecio propio, pues Valancy, fruto quizás de la presión con la que vive, es incapaz de valorarse a sí misma. Se siente poco atractiva, no especialmente inteligente, con demasiada insegurdad y miedo: Toda su vida había sentido miedo de algo, pensó con amargura. Miedo, principalmente, a salir de los convencionalismos impuestos al pertencer a una determinada clase social, pero, sobre todo, impuestos por ser mujer. Ante esta situación, Valancy siente que vive una "vida de segunda" y solo encuentra al felicidad en su imaginado Castillo Azul y en las lecturas de John Foster. Pero ¿Qué ocurre cuando desaparece ese miedo? Una carta con una noticia inesperada le dará la oportunidad a Valancy de deshacerse de ese miedo y enfrentarse a ese clan familiar que la desprecia y que odia. La ausencia de miedo hara que florezca y se haga fuerte, que abandone todo lo que conoce por una vida mucho más sencilla pero también más feliz y, sobre todo, que se de la oportunidad de conocer el amor. Valancy pasa de ser una chiquilla asustadiza a ser una mujer fuerte e independiente que toma las riendas de su vida.

Toda esta trama argumental, que atrapa al lector desde el primer momento, esconde además una crítica social que no pasa desapercibido para el lector. Me refiero, sobre todo, a esa crítica que subyace en la definición de la mujer según su estado civil. Valancy es, en cierta manera, menospreciada por su clan no por su comportamiento, básicamente porque su comportamiento es impoluto, sino por el hecho de ser soltera y de no haber sido nunca deseada por un hombre: No siempre se consigue dormir bien cuando se cumplen veintinueve años a la mañana siguiente sin estar casada, y en una familia y una comunidad en la que se considera que una muchacha soltera es simplemente una mujer que no ha logrado encontrar esposo, y nada más. El estado civil definía a la mujer hasta tal punto que cualquier acto de rebeldía o salidas de tono se achacaban precisamente a la falta de un marido, un hombre que la domesticara y le enseñara los buenos modales: Las solteronas suelen ser muy propensas a crisis como estas. Si se hubiera casado a su debido tiempo, nada de esto hubiera sucedido. Junto a esta crítica de la definición de la mujer en función de su estado civil encontramos, además, lo que yo considero una sutil crítica a la desigualdad de género, pues si bien la rebeldía de Valancy se considera propio de su condición de solterona, las salidas de tono en los hombres se perdona, pues, en definitva, son hombres: La prima Stickles pensó que el tío Benjamin se había mostrado un poco irrespetuoso. Olive también; pero, a fin de cuentas, era un hombre. 

Y aunque la crítica social en torno a la desigualdad de género parece ser importante en la novela, aunque no esté presente en toda la trama, encontramos otras críticas y reflexiones que a mí no me han pasado desapercibido. Por ejemplo, existe una especie de crítica sobre cómo las normas morales se aplican con diferente rigor en función de las clases sociales. Se observa, principalmente, en el personaje de la pobre Cissy, una joven de clase baja (con un padre que, para más inri, se niega a seguir los convencionalismos sociales y religiosos  y que se emborracha para olvidar), que se queda embarazada fuera del matrimonio. Las críticas vertidas sobre la propia Cissy son brutales y el rechazo es absoluto. No existe la misma rigurosidad cuando Valancy huye de casa para vivir en el bosque, existe, más bien, miedo al escándalo y ante eso lo que se trata es de enmendar el "error" de la joven Valancy que actúa llevada por la locura. Así, lo de una es inmoralidad, lo de la otra es locura. Asimismo, se puede hacer una reflexión sobre lo engañosas que pueden ser las apariencias y el daño que pueden provocar los comentarios malintencionados y los cotilleos; tal y como se observa en el personaje de Barney Snaith. En esta ocasión, me hubiera gustado que la autora hubiera sido algo más valiente y hubiera dado un final algo menos dulcificado.

En definitiva, Valancy Stirling o El castillo azul, me ha parecido una obra literaria que brilla por su simpleza argumental, escondiendo para aquellos que quieran verlo una serie de detalles y críticas interesantes. Se trata de una narración sencilla, que facilita una lectura ágil, donde las descripciones no son excesivamente pesadas y con diálogos abundantes pero no excesivos. Una narración que se disfruta de principio a fin. No puedo dejar de mencionar, además, el magnífico postfacio que encontramos al final de la misma y que está realizado por Carmén Forján (la conoceréis por ser la administradora del blog Carmen y amig@s: http://carmenyamigos.blogspot.co.uk/ mencionado en más de una ocasión en este blog). Un postfacio que permiten al lector conocer un poquito más sobre la autora y sobre su obra, un complemento ideal que demuestra que la editorial tiene un objetivo que va más allá del puro entretenimiento.

domingo, 3 de julio de 2016

La lengua de los secretos

Título: La lengua de los secretos
Autor: Martín Abrisketa
Editorial: Roca Editorial (leída en versión Kindle)
Páginas: 528

Sinopsis


Martintxo nació en un queso: su Arrigorriaga natal estaba perforada por las minas que llevaron a tanta gente a trabajar a una tierra donde sus habitantes aún cuidaban vacas y hablaban «la lengua de los secretos». Siendo aún niño, ve también cómo la guerra perfora su pueblo con las bombas de los pilotos alemanes. Tras separarse de sus padres, debe ponerse al frente de sus tres hermanos y huir de la devastación; primero a Santander y más adelante a un pueblecito de los Alpes franceses, ya como «niños de guerra»





Opinión

Hasta hace no relativamente mucho, mi abuela me contaba muchas historias de su juventud animada por mi entusiasmo al escucharla. Me contaba, por ejemplo, cómo a los quince años se había enamorado de un basurero de quien se había quedado embarazada, de cómo la pobreza y la desesperación le había llevado a formar parte del mecado negro en Cádiz, o de cómo había visto cuerpos totalmente desmembrados en la playa de Cádiz tras la explosión del 18 de agosto de 1947 (aunque me abuela estaba más triste por los boniatos que no había podido comerse ese día, que de los cuerpos desmembrados. La pobreza es lo que tiene). Son historias que morirán conmigo probablemente, o en mis hijos si alguna vez me da por contárselas. El autor de la novela que hoy reseño, La lengua de los secretos, sin embargo, no quiso que las historias que le contaba su padre quedarán simplemente en el recuerdo y decidió publicarlas y compartirlas con aquellos lectores que desearan conocer las aventuras de un niño, Martintxo, y sus hermanos durante la Guerra Civil española. Y puedo decir que el autor acertó al creer que habría lectores interesados, porque lo que ha hecho con esta novela no es solo dar a conocer la increíble aventura (Sí, me niego a utilizar otro término que no sea aventura) de su padre como "niño de la guerra", sino que también ha dado a conocer una de las muchas consecuencias de los conflictos bélicos, sean cuales sean, en la infancia. Y estamos en uno de esos momentos que nos viene bien recordar la marca invisible que dejan las guerras, tanto en niños como en adultos, por lo que la lectura de esta novela se presenta hoy más que nunca como necesaria.

Y más allá de la necesariedad de la lectura de esta novela (u otras muchas). La lengua de los secretos es una novela que atrae al lector desde prácticamente el principio y eso se debe a una de las peculiaridades más llamativas de la misma: la forma en la que está narrada. Martín ha decidido contar las aventuras de su padre en forma casi de cuento. El protagonista absoluto es Martintxo,  a ratos un soldado, a ratos Peter Pan, que nos va llevando de la mano por sus múltiples aventuras, desde antes que estaralla el conflicto bélico, pasando por los bombardeos en Arrigorriaga, hasta el paso del frente por Bilbao, etc. y lo hace cargado de una imaginación que solo un niño podría tener, una imaginación que en cierta medida le ayuda a procesar todos los hechos horribles que tiene la desgracia de presenciar: la caída de las bombas, la marcha de su amigo Juan al frente, la evacuación de sus amigos a Inglaterra, la separación de sus padres, el viaje a Nunca Jamás (Tenay, Francia), etc. Así, por tanto, la cruda realidad de un conflicto bélico, como lo fue la Guerra Civil, se nos presenta de una manera diferente a como el lector está acostumbrado, no es un relato depresivo, pero eso no quiere decir que los hechos estén dulcificados, nada más lejos de la realidad, pues esta manera de ver el conflicto a través de un niño, que no llega a procesar todo lo malo que le está pasando, hace que sentamos aún más lástima y una profunda impotencia y, añadiría también, indignación. Y es que el lector se convierte, sin quererlo, en testigo de unos hechos que llevan a Martintxo y sus hermanos hacia un destino incierto. Porque no nos engañemos, pese a que todo lo que leemos lo hacemos desde la perspectivas de un niño y cargada de inocencia, los hechos son de un horror inimaginable para los que hemos tenido la suerte de nacer en un país en paz.

Obviamente esta forma de narrar puede caer en el peligro de que el lector deje de creer lo que está leyendo, es decir, que pierda cierta credibilidad. Al fin y el cabo, Martintxo imagina que uno de los bombaderos alemanes es su amigo, que el flautista de Hamelín es el gran enemigo, que tiene un don especial para volar, que su amigo Juan está en la luna y que gana una batalla naval contra el capitán Garfio. Como he dicho, esta forma de narrar los hechos de una guerra brutal se aleja de lo que hasta ahora había leído, pero caeríamos en un error si restáramos credibilidad a lo que leemos, y pese a la preocupación del autor (Me preocupa que los acontecimientos recogidos en esta novela se atribuyan a la imaginación de Martintxo, o a la mía), la forma de narrarlos, en mi opinión, no resta credibilidad sino que hace que el horror sea aún mayor. La forma en la que un niño tiene de absorber los horrores que está viviendo es diferente a la que tiene un adulto, de hecho, ese niño seguirá recordando todo lo que le ha pasado como si de un cuento se tratara. El propio Martintxo lo recuerda así, o ha querido recordarlo así, quizás porque lo que vivió fue demasiado dramático como para recordarlo de otra manera: Martintxo se eleva sobre el miedo porque imagina, porque sueña, porque confunde, porque decide confudir, creer en Nunca Jamás.

Otra de las peculiaridades de esta novela, que la hace aún más interesante, es lo que el autor llama "capítulos bises", que no son más que las reflexiones del propio autor mientras escribía la novela. Estos capítulos dan un toque intimista a la historia, además de cerrarla completamente. Asimismo, la convierte en una especie de terapia para el autor, lo que convierte al lector en una especie de terapeuta. Al leer los miedos del autor al enfrenterase a una historia tan personal, no podemos más que unirnos a él. Además, como ya he dicho, esos capítulos bises cierran la historia de Martintxo y sus hermanos, pero, sobre todo, cierra la historia de Martín y su padre. 

En definitiva, La lengua de los secretos me ha parecido una novela realmente emotiva, otra manera de leer uno de los muchos capítulos dramáticos que componen esta Guerra Civil que no terminamos de superar. Es, a mi parecer, el mejor homenaje que un hijo puede hacer a su padre, pues esta novela no trata únicamente de cómo Martintxo y sus hermanos sobrevivieron a los horrores de la guerra, sino también de las relaciones parternofiliales, en especial, la relación del autor con su padre, de cómo escribir esta historia le ha ayudado a conocerlo mejor y a reconocer todo el amor que siente por él. Una lectura, por tanto, recomendadísima. Termino con una frase que me ha gustado muchísimo: La humanidad se encuentra siempre donde menos se la espera. Está ahí si se la quiere ver. 


Vista previa

2/5