jueves, 28 de julio de 2016

La sonata del silencio

Título: La sonata del silencio
Autora: Paloma Sánchez-Garnica
Editorial: Planeta
Páginas: 854


Sinopsis

Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo. La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Es la historia de una España de posguerra, de castañeras y carboneros, de cócteles en Chicote y de medias de nailon de estraperlo. Es un edificio cualquiera donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso solo están separados por un tabique.

Opinión

Hace unos meses se anunció que Televisión española estaba preparando la adaptación televisiva de la novela de Paloma Sánchez-Garnica, La sonata del silencio, una novela que ha encumbrado al éxito a su autora pese a que cuenta con varias novelas en su haber. Confieso que ya había leído reseñas muy positivas sobre la misma, pero por una cosa u otra, o simplemente porque no era el momento adecuado, no me había animado a leerla y mentiría si no dijera que ha sido el inminente estreno de su adaptación lo que ha hecho que me pusiera con ella, ya que no quería ver la serie sin haber leído el libro primero, después me habría dado pereza y habría acabado por no leerla. Y, la verdad, menos mal que lo he hecho porque su lectura ha sido todo un viaje de emociones. 

Si tuviera que elegir una única palabra para describir lo que he sentido leyendo esta novela, ésta sería, sin duda alguna, indignación. Una profunda indignación. Y no porque la novela esté mal narrada, todo lo contrario, sino porque todos y cada unos de los hechos que se cuentan en ella alcanzaban tal nivel de injusticia que en más de una ocasión me he visto forzada a parar de leer con el fin de reponerme. Y, la verdad, no es algo que me pase muy a menudo. Y es que la novela es la historia de dos familias que viven casi puerta con puerta, en un edificio de clase media de Madrid, cuyos habitantes se componen de señoronas de la época, dedicadas al rezo y al cotilleo por igual, viviendo en la apariencia de aquellos que se rigen por la moralidad impuesta y de señores que cumplen y hacen cumplir a sus señoras, de manera implacable, dichas normas, jueces oficiosos de una sociedad donde el hombre lo era todo. Estas dos familias, los Figeroa y Montejano, se hayan unidas y separadas al mismo tiempo debido a los secretos y traiciones que comparten varios miembros de las mismas. Secretos y traiciones que han hundido a los Montejano en la más absoluta miseria, en parte por el orgullo de su cabeza de familia, Antonio, en parte por la mala suerte que ha hecho que sus miembros dependan en todo de los Figueroa. 

En medio de este conflicto familiar sobresalen varios personales, en especial destaca una mujer que se ahoga, Marta Ribas, esposa de Antonio. Una mujer de una fortaleza increíble, que no ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad por haber tenido una educación muy superior al de su marido y el resto de mujeres que le rodean, y por haber sido criada en un ambiente de mentalidad abierta y dedicada a la cultura. Es una mujer cargada de deseos de vivir, de ser libre y esa libertad se encuentra en la música. Es una mujer que con sus ansias de querer sobrevivir, pese a los múltiples obstáculos en su camino, se gana el respeto y la admiración del lector. En torno a ella, encontramos un elenco de personajes maravillosamente bien perfilados por la autora que ayudan a elaborar una historia perfectamente construida, que avanza con ritmo lento pero seguro y que va atrapando al lector poco a poco. La narración es sencilla, el lenguaje es claro y directo, no encontramos florituras en el lenguaje pues la historia es lo bastante intensa como para adornarla aún más. Pero, pese a la claridad y sencillez del lenguaje, en la narración se intercalan una serie de reflexiones sobre la vida y las decisiones que tomamos que no dejan indiferente al lector y que dan una profundidad aún mayor a aquello que se nos cuenta. 

Son varios los elementos que han hecho que esta lectura se convierta en una de las mejores que llevo en el año. El primero de ellos, la construcción de la historia que, pese a centrarse en Marta Ribas como protagonista, no ignora al resto de personajes que la acompañan, pues la autora se ha esforzado en darle a cada uno su lugar y el lector puede conocer la evolución de los mismos. Algunos, por ejemplo, se sumen en la más absoluta oscuridad como le ocurre al marido de Marta, Antonio, con un final que no deja indiferente; otros parecen redimirse, como le ocurre a Basilio, e incluso, a Rafael; de otros me hubiera gustado un final más duro, más vengativo, como por ejemplo Virtudes, que se me hizo antipática de principio a fin. Y otros personajes me han parecido absolutamente fascinantes, por ejemplo Roberta, una mujer extranjera que supone un contraste interesante. El segundo, es el contexto de posguerra que, como el de la Segunda Guerra Mundial, no deja de estar algo trillado pero por el que siento cierta debilidad (de hecho, Las tres bodas de Manolita, también una novela de posguerra, fue de las mejores lecturas de 2015). En esta novela, aunque no lo parezca, el contexto tiene especial relevancia pues, de alguna manera, marca el destino de ambas familias y también configura la vida de las mujeres. Y, por último, el aspecto que más me ha gustado de la novela es el protagonismo femenino y la importancia que tienen las mujeres en la historia. Todos y cada uno de los personajes femeninos que aparecen en ella son diferentes, y es interesante ver el contraste entre las mismas, entre aquellas que vivían acorde a los preceptos de la época (la de la mujer que debía ser esposa, madre, cumplidora de las normas morales y profundamente religiosa, tal y como lo es Virtudes) y aquellas que, pesen vivir de acuerdo a esos preceptos, se rebelaban internamente (hacerlo externamente era peligroso) y trataban de buscar una vía de escape. En esa rebelión se encuentra Marta y estoy segura que hubo muchas mujeres como ella en la época, a quienes la dictadura les puso una losa encima que les impidió seguir adelante. Como lectora femenina confieso que me ha indignando en muchas ocasiones lo injusto de la posición de la mujer en la época, y he sufrido con la absoluta vulnerabilidad de la misma en una sociedad en la que todo, absolutamente todo, estaba a favor del hombre.

Ya, para ir concluyendo, no me queda más que decir que La sonata del silencio es una novela que he disfrutado de principio a fin. Quizás, la única pega que podría ponerle es que parece estar demasiado dirigida a un público lector especialmente femenino, sobre todo para aquellas que han disfrutado de otras novelas como El tiempo entre costuras o Habitaciones cerradas, pero creo que también podría disfrutarlo el público masculino. A mi parecer La sonata del silencio es de esas novelas que tardas en olvidar. 

Adaptación

Ya lo decía al principio de esta reseñar, La sonata del silencio cuenta con una adaptación televisiva que creo que se estrenará en septiembre (no estoy segura). Contará con 9 capítulos y tiene un repato muy atractivo: Marta Etura, Daniel Grao, Eduardo Noriega, Claudia Traisac, etc. Yo no pienso perdermela, ya que tras ver Habitaciones cerradas, creo que la primera habrá hecho un gran trabajo. 


12 comentarios:

  1. No me llama mucho la atención, pero me alegra que hayas disfrutado de esta lectura ^^

    ResponderEliminar
  2. También me gustó mucho! Esta autora escribe muy bien! Te recomindo leer el último de la autora, es magnífico también.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ya no me va a dar tiempo de leerlo, así que veré esa adaptación que se estrena en breve. Quizás lea su nueva publicación, que está teniendo muy buenas críticas. Besos

    ResponderEliminar
  4. Ya no me va a dar tiempo de leerlo, así que veré esa adaptación que se estrena en breve. Quizás lea su nueva publicación, que está teniendo muy buenas críticas. Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco la he leído y tenía intención de hacerlo en agosto. A ver si me da tiempo. Tus impresiones son las que me causó Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido. Es que escribe genial esta mujer.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. He terminado hace nada el ultimo libro de esta autora y he quedado totalmente enamorada de su estilo,así es que aunque en principio me llama más "Las tres heridas" que me propongo leer este invierno,este también lo tengo en mente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me encantó este libro. Uno de mis preferidos. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Aun no lo he leído, pero también quiero hacerlo antes de ver la adaptación. Por todo lo que cuentas creo que me encantará, además hace tiempo que no leo nada así.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Por el momento, lo dejaré pasar, pues no es lo que más me apetece ahora mismo. Pero me quedo con tu valoración por si en un futuro se cruza en mi camino.
    Una reseña sensacional.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://cielodepalabrasperdidas.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  12. He leído el último libro de la autora, "Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido" que me pareció una telenovela en lo referente a su trama contemporánea que, de esta manera, quita el valor a lo que dice del pasado. Voy a intentar leer algo más de de Sánchez-Garnica porque no niego que escriba muy bien, a lo mejor me atrevo con esta novela.
    besos

    ResponderEliminar