jueves, 7 de julio de 2016

Valancy Stirling o El Castillo Azul

Título: Valancy Stirling o El castillo azul
Autora: Lucy Maud Montgomery
Editorial: d'Época Editorial
Páginas: 295

Sinopsis


El Castillo Azul cuenta la historia de Valancy Stirling, una joven «solterona» de veintinueve años que vive en un ambiente asfixiante marcado por el férreo control de su madre, la ausencia de los más tímidos placeres y los constantes desprecios y humillaciones a los que la somete su clan familiar por su condición de mujer soltera —esto es, mujer que ha fracasado en el objetivo de encontrar marido—, y que un buen día decide escapar a su monótona existencia tras recibir una impactante noticia, en busca de su propia identidad y su despertar como mujer.  Afortunadamente, en ocasiones, para escapar de su monótona existencia, la desdichada Valancy se refugia en el castillo de sus sueños, su Castillo Azul, imaginándose como una hermosa dama muy querida y admirada, y feliz esposa de un romántico caballero.  Valancy se convierte entonces en una verdadera heroína, un brillante ejemplo de coraje y determinación frente a lo desconocido.

Opinión

Desde hace bastante tiempo vengo admirando las joyitas literarias que viene publicando d'Época editorial. Y son joyitas por dos motivos: el primero, porque es una editorial que se está dedicando a desempolvar obras de la literatura que son poco conocidas para el gran público, en el que me incluyo. Al menos a mí me resultan del todo desconocidas, a excepción de Julia Bride de Henry James o Persuasión de Jane Austen, el resto de sus publicaciones admito que no las conozco. Y, segundo, porque el cuidado que presenta cada una de sus ediciones muestra el absoluto respeto que la editorial siente por cada una de las obras literarias que edita. La calidad de cada uno de los libros es casi insuperable. Todos ellos están editados en pasta dura con sobrecubierta, asimismo destaca la calidad del papel, con una letra de tamaño ideal y unas ilustraciones que complementan la narración de manera perfecta. Como ya he dicho, verdaderas joyas literarias que hacen las delicias de cualquier amante de los libros, y confieso que estoy deseando adquirir varios ejemplares, como el de La señorita Mackenzie de la colección biblioteca Trollope o la edición conmemorativa de Persuasión de Jane Austen que viene acompañada de un DVD documental. Para más información pinchar aquí

Esta es una de las ilustraciones que acompañan a la narración de Valancy Stirling o El Castillo Azul

Pero centrándome ya en la novela que he tenido el placer de leer, Valancy Stirling o El Castillo Azul, es, como he dicho, una obra literaria poco conocida para el gran público. Su autora, Lucy Maud Montgomery, se hizo especialmente conocida por la serie de novelas de Ana de las tejas verdes. En mi caso, he de confesar, que si bien me sonaba esta serie de novelas, su autora, sin embargo, me resultaba totalmente conocida, por lo que esta novela me ha permitido conocerla un poquito.

El castillo azul, como fue originalmente titulada, tiene como protagonista absoluta a Valancy Stirling, de hecho el resto de personajes no son más que meros secundarios que apenas llegamos a conocer. Valancy es una joven que a sus veintinueve años no ha logrado casarse y que, por ello, tiene una existencia bastante miserable, especialmente dentro de su clan familiar, los "Stirling" de Deerwood (una pequeña comunidad de Canadá). Y es que su clan familiar actúa sobre ella de manera implacable, recordándole una y otra vez lo desafortunada de su situación, en especial su madre, quien la controla de una manera férrea, imponiendo una serie de absurdas normas de comportamiento. A todo ello se le suma el menosprecio propio, pues Valancy, fruto quizás de la presión con la que vive, es incapaz de valorarse a sí misma. Se siente poco atractiva, no especialmente inteligente, con demasiada insegurdad y miedo: Toda su vida había sentido miedo de algo, pensó con amargura. Miedo, principalmente, a salir de los convencionalismos impuestos al pertencer a una determinada clase social, pero, sobre todo, impuestos por ser mujer. Ante esta situación, Valancy siente que vive una "vida de segunda" y solo encuentra al felicidad en su imaginado Castillo Azul y en las lecturas de John Foster. Pero ¿Qué ocurre cuando desaparece ese miedo? Una carta con una noticia inesperada le dará la oportunidad a Valancy de deshacerse de ese miedo y enfrentarse a ese clan familiar que la desprecia y que odia. La ausencia de miedo hara que florezca y se haga fuerte, que abandone todo lo que conoce por una vida mucho más sencilla pero también más feliz y, sobre todo, que se de la oportunidad de conocer el amor. Valancy pasa de ser una chiquilla asustadiza a ser una mujer fuerte e independiente que toma las riendas de su vida.

Toda esta trama argumental, que atrapa al lector desde el primer momento, esconde además una crítica social que no pasa desapercibido para el lector. Me refiero, sobre todo, a esa crítica que subyace en la definición de la mujer según su estado civil. Valancy es, en cierta manera, menospreciada por su clan no por su comportamiento, básicamente porque su comportamiento es impoluto, sino por el hecho de ser soltera y de no haber sido nunca deseada por un hombre: No siempre se consigue dormir bien cuando se cumplen veintinueve años a la mañana siguiente sin estar casada, y en una familia y una comunidad en la que se considera que una muchacha soltera es simplemente una mujer que no ha logrado encontrar esposo, y nada más. El estado civil definía a la mujer hasta tal punto que cualquier acto de rebeldía o salidas de tono se achacaban precisamente a la falta de un marido, un hombre que la domesticara y le enseñara los buenos modales: Las solteronas suelen ser muy propensas a crisis como estas. Si se hubiera casado a su debido tiempo, nada de esto hubiera sucedido. Junto a esta crítica de la definición de la mujer en función de su estado civil encontramos, además, lo que yo considero una sutil crítica a la desigualdad de género, pues si bien la rebeldía de Valancy se considera propio de su condición de solterona, las salidas de tono en los hombres se perdona, pues, en definitva, son hombres: La prima Stickles pensó que el tío Benjamin se había mostrado un poco irrespetuoso. Olive también; pero, a fin de cuentas, era un hombre. 

Y aunque la crítica social en torno a la desigualdad de género parece ser importante en la novela, aunque no esté presente en toda la trama, encontramos otras críticas y reflexiones que a mí no me han pasado desapercibido. Por ejemplo, existe una especie de crítica sobre cómo las normas morales se aplican con diferente rigor en función de las clases sociales. Se observa, principalmente, en el personaje de la pobre Cissy, una joven de clase baja (con un padre que, para más inri, se niega a seguir los convencionalismos sociales y religiosos  y que se emborracha para olvidar), que se queda embarazada fuera del matrimonio. Las críticas vertidas sobre la propia Cissy son brutales y el rechazo es absoluto. No existe la misma rigurosidad cuando Valancy huye de casa para vivir en el bosque, existe, más bien, miedo al escándalo y ante eso lo que se trata es de enmendar el "error" de la joven Valancy que actúa llevada por la locura. Así, lo de una es inmoralidad, lo de la otra es locura. Asimismo, se puede hacer una reflexión sobre lo engañosas que pueden ser las apariencias y el daño que pueden provocar los comentarios malintencionados y los cotilleos; tal y como se observa en el personaje de Barney Snaith. En esta ocasión, me hubiera gustado que la autora hubiera sido algo más valiente y hubiera dado un final algo menos dulcificado.

En definitiva, Valancy Stirling o El castillo azul, me ha parecido una obra literaria que brilla por su simpleza argumental, escondiendo para aquellos que quieran verlo una serie de detalles y críticas interesantes. Se trata de una narración sencilla, que facilita una lectura ágil, donde las descripciones no son excesivamente pesadas y con diálogos abundantes pero no excesivos. Una narración que se disfruta de principio a fin. No puedo dejar de mencionar, además, el magnífico postfacio que encontramos al final de la misma y que está realizado por Carmén Forján (la conoceréis por ser la administradora del blog Carmen y amig@s: http://carmenyamigos.blogspot.co.uk/ mencionado en más de una ocasión en este blog). Un postfacio que permiten al lector conocer un poquito más sobre la autora y sobre su obra, un complemento ideal que demuestra que la editorial tiene un objetivo que va más allá del puro entretenimiento.

10 comentarios:

  1. La leí el año pasado y lo pasé realmente bien con este libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. hola! no nos encuentroentre los seguidores, conocenos porque morimos de amor con este libro que aun no lo leimos, magnifica portada y tus palabras bellisimas. saludos!

    ResponderEliminar
  3. No me importaría nada leerlo, y son tan preciosas las ediciones de esta editorial..que me los llevaría todos.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Qué reseña más completa guapa!!! La verdad es que me encantaría leerla. Las obras de esta editorial son pequeñas joyas y un acierto.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    A mí me tiene buena pinta, así que lo leeré seguro.
    Maravillosa reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar
  6. Tengo pendiente aun comprarme algún libro de esta editorial porque como tu dices son joyitas, este es uno de esos posibles. Creo que me encantaría por su historia.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo, esta editorial publica auténticos tesoros. Este libro que nos traes pinta interesante, primero por su autora (he leído toda la serie de Ana de las Tejas Verdes) y segundo por su mensaje. Encuentro interesantísimo como muchas literatura de la época, especialmente escrita por mujeres, hace crítica social. La mayor parte de las veces, adentrarse en alguna de estas historias es sumergirse en una descripción fidedigna de la vida de entonces.
    Un besin

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me ha llamado la atención, no conocía la editorial... Buscaré algo, y ya os contaré! Por ahora tengo muchos pendientes...

    Un saludo y te dejo mi blog por si quieres pasar, yo ya te sigo!

    https://comiendotealetras.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Fue una de mis lecturas favoritas de la adolescencia. La releí el año pasado y, surprise, surprise, me sigue gustando, aunque esta vez me fijé más en otros aspectos como descripciones de los paisajes.
    besos

    ResponderEliminar
  10. Son unas novelas maravillosamente editadas. Nos encantan. Un beso!

    ResponderEliminar